NAVIDAD BLOGUERA

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

miércoles, 17 de noviembre de 2021

CADA JUEVES UN RELATO: Cambio de sexo (en el relator)

 Sumándome a la propuesta de Dorotea y sin haber podido acortar más el texto, dejo mi aporte con dos posibles títulos. Para leer todos los relatos dar clic aquí.



ADIOS NONINO O LOS HOMBRES SÍ LLORAN

Llegar otra vez. Después de tanto tiempo. A una tierra a la que me negué y me devuelve al pisarla, como nuevos, tantos recuerdos. Llegar para despedirte, abuelo, como tu figura patriarcal se lo merece.

Nacido en otros paisajes -aquellos que decías añorar cuando me marché- supiste hacerte aquí tu lugar, tu refugio, tu familia, tus menudos proyectos. Yo en cambio, decidí irme apenas sentí que mis alas estaban listas para alzarme en fuga y creí que llegaría lejos. Más lejos de lo que llegaste vos -me acuerdo que pensé al partir- despreciando, quizás por mi imberbe juventud, la lentitud de tu paso y el medio vuelo con el que asumiste tu vida rodeada de nietos.

“Nada para destacar” se me ocurrió que -de tenerlo- tu diario marcaría en negro cada jornada de tu grisáceo trayecto. En cambio yo -alardeaba- resaltaría en colores cada uno de mis días en cuanto pusiera un pie en el avión, lejos de esta monotonía tonta que me resultaba la vida por aquí, con personas chatas y rutinas sosas. Me creía un vivo. Un superado que sabría avanzar a fuerza de creerme el cuento que a mí mismo me vendía. Me sentía un macho. Un ganador. Alguien que tenía claro el tipo de vida que quería. Y no la tendría aquí. Eso era obvio. La buscaría afuera. Sin ataduras ni dudas que me anulen o me juzguen. A nadie llevaría. A nadie rendiría cuentas. A nadie necesitaba. Me las sabía todas y nunca volvería. Después de todo -pensaba- ¿para qué sirven los lazos cuando a la nada misma atan, cuando el peso de las raíces no sirve para allanar caminos ni abren puertas más allá de lo que guardan?

¡Qué equivocado estaba! ¡Cuánta soberbia y cuánta ignorancia! A mi autosuficiencia hueca de macho todopoderoso y a mi desprecio por tu legado de sensibilidad y decencia, la realidad los fue matando sin anestesia y de un hondazo.

Me sentí solo. Sin viejas historias para evocar, sin hombros para llorar, ni abrazos esperando a la distancia. Apurado como estaba, no vi la importancia de lo que dejaba atrás. Y ahora que vuelvo -tan viejo como estabas vos cuando me fui- me doy cuenta que hay cosas que merecen paladearse sin vergüenza en su momento.

Tenías razón aquella última vez que te vi, cuando sin disimular tus lágrimas me decías que no era verdad aquello -tan absurdo que yo solía ventilar con ostentación- de que “los hombres no lloran”.


30 comentarios:

Campirela_ dijo...

Un buen alegato a esa frase hecha. Los hombres como las mujeres están forjados de sentimientos y sensibilidad, y no es menos hombre aquel que demuestra sus emociones y sensibilidad. Me gusto como o trataste el tema.
Aún siendo el macho Alfa, no carecía de emotividad después de haber andado la vida por otros lares.
Un fuerte abrazo y muy feliz semana.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Intenté encarar el tema de narrar en primera persona masculina a partir de la excusa de un hecho emotivo, como puede ser el del regreso o una pérdida. Espero haberlo conseguido. Un abrazo y muchas gracias por leer, Campi.

Noelia Cano dijo...

Me encanta que hayas aprovechado el reclamo de hoy para romper estereotipos, mi texto va también un poco sobre los roles.
Un abrazo.

Albada Dos dijo...

Muy bueno. Ese reuerdo de abuelo, esas renuncias a entender, para acabar sabiendo que el hoy de los abuelos es un plato exquisito. Es un manjar indudable

Un abrazo, y feliz día

Ester dijo...

Te has revestido con otra piel y desde esa mirada la historia logra convencernos, Me gusta que demuestras que somos iguales, que los sentimientos no tienen sexo. Magnifico y leerás esta palabra en mas comentarios. Abrazos

José Luis Asensi dijo...

Un relato en el que muestras dos cosas importantes. Que los hombres saben llorar tanto como cualquier ser humano y que el orgullo, la vanidad, la prepotencia de creer que lejos de las raíces se puede vivir sin ataduras y con el olvido a cuestas ,no es posible. Esos lazos son muy fuertes y necesarios.
Buen relato.
Un abrazo.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Me alegra que coincidamos en el cariz de los relatos. Muchas gracias por leer con atención. Abrazos

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Me alegra que te gustara el relato, Albada. A veces comprender el valor de las cosas, nos lleva mucho tiempo. Un abrazo y muchas gracias por leer con atención

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Intenté mirar la realidad y el pasado desde el punto de vista de alguien que asume su fracaso y equivocación después de mucho. Me alegra que te. Un abrazo Ester. muchas gracias

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Valoro y agradezco tu pormenorizado análisis, José Luis. Justamente eso intenté narrar. me alegra que te gustara. Un abrazo y muchas gracias

Mağ ~ Mağade Qamar dijo...

Hoy ya no es igual pero antes, culturalmente, nos educaban en unos mitos que se acababan convirtiendo en leyenda. Los hombres no lloran, como bien dices, las chicas han de cuidar de los padres... esas cosas. Le has dado una buena vuelta de rosca donde lo más sencillo es lo más importante, donde las emociones y los sentimientos han de ser libres y no etiquetados en dogmas arcaicos. Has plasmado un vínculo que le da serenidad y raciocinio a un sentimiento profundo.
Un beso enorme, Moni.

Charly dijo...

Opino parecido a Mag, la educación marca muchas veces la manera de sentir o de demostrar hombría en este caso, aventurarse, decisión, riesgo, haciendo de menos al amor y los sentimientos.
Un placer leerte
Beso

Jose Casagrande dijo...

Y es triste que muchas experiencias y sabiduría de una generación no es transladable a la siguiente.

Pero veo que a la final el hombre también entro en razón debido a la experiencia y el tiempo transcurrido.

Me identifico con el narrador..... y me sirve de aviso, ya que aun voy por la mitad del camino

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Me alegra que te gustara, MAG. Muchas gracias por compartir tu reflexión. Un fuerte abrazo

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Muy amable Charly. Me alegra que te haya gustado mí relato, que, obviamente no pretende ser crítico en forma genérica, sino bien puntual. Un abrazo y muchas gracias

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Creo que a muchos les (nos) pasa. Al inicio de nuestro camino, muchas veces vemos cómo escasos los logros de nuestros mayores, después con el peso de nuestra propia experiencia, los valoramos con más empatía. Un abrazo, José, y muchas gracias por leer con atención

Berta Martín de la Parte dijo...

Lo de los hombres no lloran, es solamente un bulo. Yo me alejaría inmediatamente de un hombre, incapaz de mostrar sus emociones, como la de llorar en público.

Me ha gustado mucho como nos lo cuentas.

Un abrazo.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Comparto, Berta. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo y muchas gracias por leer con atención

Dakota dijo...

Me gusta mucho como lo has planteado, los hombres también sienten, se emocionan, lloran.
Felicidades Mónica, lo has bordado.

Un abrazo.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Muchísimas gracias Dakota. Me alegra que te haya gustado. Un abrazo

Mari Carmen Polo Soler dijo...

Ay, esa juventud que cree que todo lo puede y, sin embargo, la realidad nos da de bofetadas en cuanto nos descuidamos.
Un hermoso y real relato, Mónica. Creo que todos nos hemos sentido así en algún momento de nuestra vida, queriendo alcanzar el cielo, y después... después descendemos a la tierra.
Un abrazo y feliz viernes.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Muy cierto Maricarmen, todos, quien más, quien menos, se ha creído más sagaz y más astuto que sus mayores pensando que sería capaz de superarlos en el camino de alcanzar los sueños con velocidad y sin sufrimiento. Me alegra que te gustara. Un fuerte abrazo y muchas gracias por pasar y leer

Esther dijo...

Qué relato más emotivo, es precioso el lamento del hombre que vuelve en busca de la raíz que algún día abandonó creyendo no le allanaría caminos ni le abriría puertas. Repito y saboreo esa imagen porque me ha encantado. Un abrazo y feliz fin de semana, Mónica.

Gabiliante dijo...

Me gusta mucho como has enfocado el reto, alejado de sexualidad y centrado en las actitudes. No creo que te hayas salido del estereotipo, como han comentado más arriba, porque se trataba de explotar el estereotipo. Excepciones siempre hay. La primera perdona dificulta más aún el reto, pero es la que a ti te gusta. Si me permites , no una critica, sino un "nomegusta". Para mí, la palabra "macho", sobraba, porque queda sobradamente reflejada en su pensamiento y actitud. Parece como una llamada de atención al lector que resta sutilidad.
Por lo das , genial, y recalcó lo de la dificultad del reto de esta semana
Besosss

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Muchas gracias Esther, me alegra mucho que te resultará emotivo el relato. Un abrazo y muchas gracias por tu atenta lectura

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Entiendo tu punto de vista Gabiliante y valoro tu honestidad. Tal vez la palabrita buscaba poner el acento en cierta característica del personaje que tenía en mente y que, por estos lares suele apuntalarse con expresiones como esa buscando remarcar la carencia de sensiblería. Un abrazo y muchas gracias por todo

Gustab dijo...

Si, hay que llorar no es cuestión de genero, es cuestión de ganas y motivos, aunque no acostumbro a hacerlo, ja.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Tal cual Gustab. Eso quise enfatizar. Un abrazo y muchas gracias por leer

rodolfo dijo...

puede que los hombres nos sea más fácil hacer un hatillo y ponernos a caminar sin mirar atrás, el hecho en si es posible pero con nosotros siempre va como tu personaje deja claro nuestros recuerdos y seres queridos.
Más o menos repito el comentario, por que cuando lo escribí por primera vez no debi dar "enter " Un abrazo y mis disculpas

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Jaja a todos nos ha pasado alguna vez, extendernos en un comentario esmerando nos en dejar clara nuestra intención, y después, por alguna razón involuntaria, no dar entre y perder la pequeña joya recién desperdiciada! Jaja. Vale doble el reintento, Rodolfo! 😄

Archivo del blog

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000