Feliz Navidad 2016!

Feliz Navidad 2016!
Dedicado a toda la comunidad bloguera

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

miércoles, 29 de octubre de 2014

2º RELATO PARA HALLOBLOGWEEN (más sutil y menos truculento que el primero)

Esta vez las musas me acompañaron y un segundo relato surgió para aportar a la convocatoria de Teresa Cameselle. Me disculpo si resulta algo extenso.


Imagen que ilustra este post, Laurent Seroussi




METAMORFOSIS (no como la de Kafka… o sí)

De forma inusual el sol la despertó al entrar por la hendija de la ventana de la habitación. Reaccionó ante la molestia apenas con un giro que la puso de espaldas a la luminosidad matinal. A los pocos segundos cayó en la cuenta que no debiera ser así, ya que hacia la derecha debía estar el placar y no la ventana de su dormitorio, cosa que se relacionaba con la premisa de su marido de dormir siempre del lado contrario a la puerta.

Se incorporó y se sentó al borde de la cama de inmediato, haciendo un esfuerzo supremo para aclarar la visión bajo las arenas del sueño que aún cubrían sus ojos. Parpadeó una y otra vez mientras apuraba el proceso frotando con sus manos los ojos hinchados, que no querían responder ante la insistencia de su cerebro clamando por averiguar la causa de aquella anomalía.

En un acto instintivo buscó sin mirar sus añejas pantuflas, siempre listas y alineadas como a ella le gustaba dejarlas cada noche antes de acostarse. No las halló. Ni tampoco la alfombra peluda que le regaló su tía y que debería estar cubriendo la desnudez del piso de su dormitorio. Aumentada su confusión buscó a su marido a sus espaldas y no lo halló. En su lugar, un desconocido de cabellos oscuros roncaba plácidamente cubierto con las mantas que antes la habían estado calentando a ella.

Saltó de la cama con la desesperación de quien no logra hilvanar dos ideas seguidas con calma y raciocinio. De espaldas a la pared miró aterrada todo a su alrededor y comprobó que nada le resultaba conocido. Ni el cuarto, ni la cama, ni su camisón, ni las cortinas, ni el espejo, ni el extraño que ahora se desperezaba y la miraba con ternura dándole con naturalidad los buenos días mientras se dirigía hacia el baño y le recordaba que esa mañana deberían pasar por lo del escribano luego que llevaran a Carlitos al dentista.

¿Carlitos...? ¿Qué Carlitos…? ¿Qué dentista, qué escribano…? ¡Por Dios…! ¡No reconocía nada y sin embargo tenía muy en claro quién era ella y cómo era su vida…! Por absurdo que le pareciera tuvo que repasar cada una las puntualidades de su vida para reafirmarse a sí misma que no estaba loca... Se llamaba Clara, y tenía un marido algo panzón y pelado, que se levantaba de mal humor por las mañanas y tenían una sola hija que se llamaba Inés y que ya cursaba la universidad, y también tenía un par de pantuflas viejas que siempre alineaba de su lado de la cama cada noche antes de dormirse, sobre la alfombra peluda que le había regalado su tía en la última Navidad…

Los gritos de espanto se quedaron sin salir de su garganta al mirarse al espejo y ver que en lugar de su reflejo, otra era la imagen que le devolvía el cristal biselado. Una mujer de cabellos claros con mirada verdosa y dos lunares en la mejilla izquierda, quizás con menos arrugas de las que solían poblar su frente y con labios mucho más finos que los suyos. Las manos, más blancas de las que solía tener, llevaban las uñas pulcras y cortas, bien cuidadas como a ella le gustaba, pero no eran las suyas… No las reconocía. 

Todo su cuerpo era otro, ni más ni menos joven, ni más ni menos grácil… Simplemente distinto. Era otro. Totalmente ajeno. Como le eran ajenas todos los cuartos de la casa que ahora recorría, todos los muebles, todos los rincones, el jardín, la chimenea, las puertas. Y ajeno ese niño pecoso que sumamente cariñoso le extendía los brazos esperando que su madre lo acogiera en su calidez dándole los buenos días. Su desconcierto se mezcló con un primer atisbo de instinto maternal que afloró en forma involuntaria, respondiendo tibiamente al filial saludo, al que no quiso lastimar.

Luego de dar como forzada excusa un fortísimo dolor de cabeza que nunca existió, se liberó del compromiso del escribano, del marido de cabello oscuro, del dentista y del pecoso Carlitos. Se quedó sola entre esas cuatro paredes desconocidas, con su aturdimiento, su identidad cambiada y ese espejo que la contemplaba con la misma incredulidad que ella sentía.

Hurgó entre las ropas de esa otra mujer que se suponía era ella misma, se vistió sin siquiera combinar los colores –como hubiera sido su costumbre- y salió a la calle esperando encontrar algo o alguien que la ayudara a vislumbrar una posible explicación a todo lo que le estaba pasando.

El resultado no fue el esperado. La ciudad no era su ciudad. Era otra, completamente distinta, ni más armoniosa ni menos cuidada, ni más vital ni menos populosa… Ni peor ni mejor, simplemente, diferente.

La gente, desde su anonimato, pasaba junto a ella como si todo estuviese bien, como si esa mañana no se hubiese dado vuelta el mundo. Y de repente pensó que quizás podría llamar a alguien que sí la conociera, alguien que la extrañara, alguien que la ayudara a re-ubicarse dentro de ese caos en la que se había trastocado su existencia. 

Se esforzó en recordar uno a uno los números de los teléfonos de sus allegados –desde que usaba teléfono móvil ya había perdido su habilidad para retenerlos con la facilidad que antes los recordaba-
Intentó desde una cabina hablar a su verdadera casa, cosa que le fue imposible. Marcó el número de su hermano, el de su mejor amiga, por último el de su trabajo. No tuvo éxito. Todos los números marcados correspondían a otros abonados. El terror la invadió ya por completo, reemplazando al elemental desconcierto original.

La posibilidad de haberse vuelto definitivamente  loca se le planteó más de una vez como la única explicación posible. Pero cada vez que estaba a punto de aceptarlo, otra vez la íntima convicción de saber perfectamente quién era y cuáles habían sido hasta el momento su lugar y su gente le reafirmaban su certeza de no estar demente. Debería ser otra la explicación, aunque cualquier otra opción implicaba la necesidad de alguna intervención no convencional, fantástica o sobrehumana.

Su sangre se heló al pensar que toda su anterior realidad se había diluido para siempre para pasar a ser sólo una sombra delineada en su memoria. Su nombre, su identidad, su vida, su familia, sus afectos, sus rutinas… Todo había sido reemplazado por otros, tan aparentemente normales como los suyos, pero distintos. Así, de repente, como si algo o alguien quisiera divertirse borrando de un plumazo lo que ella siempre creyó permanente e inalterable.

Estuvo deambulando largo rato sin saber qué hacer, absolutamente desorientada, intentando hallar un posible hueco en su razón por donde se le hubiese podido escapar la verdadera esencia de su ser, alguna causa más o menos lógica por la que terminara siendo otra persona totalmente distinta.

Recordó algo sobre aquellas teorías de universos paralelos que jamás terminó de comprender. Se le ocurrió que tal vez, por alguna circunstancia que no advirtiera, hubiese podido atravesar hacia otra dimensión de una forma impensada, imperceptible para la mente humana. Pero el hecho de que todo fuera tan similar a lo que era habitual en su propio mundo la desorientaba. No tendría sentido. Al menos ella no lo creía.

El nudo que sentía dentro de su garganta se soltó y un súbito llanto se derramó incontenible sobre sus mejillas.

Una extraña sensación de relax la invadió después en forma impensada. Algo dentro de su interior pareció terminar de acomodarse.

Cuando el sol estaba ya cayendo sobre el horizonte, se secó las últimas lágrimas y pensó en Carlitos y en ese marido de cabello oscuro regresando de sus actividades. No se le ocurrió pensar ya en aquella lejana hija universitaria ni en aquel otro marido panzón y pelado.

Pensó que ambos, el marido de cabello oscuro y el pecoso Carlitos, se preocuparían por ella al llegar a casa y no encontrarla. Decidió que sería mejor volver, para no inquietarlos.

Quizás podría preparar algo rico para agasajarlos después, en la cena. Se daría un buen baño y se cambiaría la ropa. Se pondría algún vestido lindo que combine con un par de chinelas cómodas. Quizás hasta tuviese ganas de leer un poco luego de lavar los platos. Al salir de la casa había alcanzado a ver un libro, junto a la lámpara del living, que parecía interesante. Antes de la medianoche se iría a la cama. Los sucesos del día habían sido complicados y seguramente esa noche su cuerpo le reclamaría por un buen descanso. Si no dormía lo suficiente, al otro día no podría cumplir con su rutina habitual.


23 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Tu relato tiene mucho de Philip Dick. Autor que tiene relatos donde un personaje despierta y descubre que la realidad ha cambiado.
Y soy un lector de Philip Dick.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

¡Otra vez nos cruzamos, Demiurgo! jajaja...gracias por ser siempre el primero en leer y comentar
=)

Tracy dijo...

Me ha producido más terror que los relatos de miedo al uso. me he metido en el personaje, no sabes cómo y lo he... , iba a decir disfrutado, pero cambio la palabra: lo he sufrido.

Juan L. Trujillo dijo...

El último que leo en la mañana y debo reconocer que es el que mas satisfecho me ha dejado.
No hacen falta ni muertos vivientes, ni calaveras, ni cadáveres despedazados, para conseguir en el lector esa sensación de desasosiego y pasmo, que tú has sabido trasmitir en este extraordinario relato.
Un abrazo.

Omar enletrasarte dijo...

ser otro al despertar tiene desventajas ¡la soledad! ser irreconocible, duele
.
más vale malo conocido que...
.
buenísimo el relato, saludos

Teresa Cameselle dijo...

Me ha encantado cómo lo has contado, la forma en que todo es parecido pero no igual, y la angustia tan real que siente tu protagonista. El final, redondo.
Gracias por participar en el HALLOBLOGWEEN (dos veces).

Mª Jesús Muñoz dijo...

Mónica, nos dejas un relato tremendo...Es fácil vivirlo y sentir la confusión y la desesperación...Quizá lo más inteligente era aceptar esa otra realidad y tratar de seguir adelante, como la protagonista hizo...Cuántas veces se nos presentan extrañas circunstancias, que nos prueban y al final aceptamos...Muy bueno, amiga...Mi felicitación y mi abrazo grande por tu maestría y tu temple.
M.Jesús

LAO Paunero dijo...

Hasta el sonido no se te pasó por alto. ¡De película tu relato Neo!

SUEÑOS DE SINCERIDAD dijo...

También me ha gustado este segudo relato. y lo veo muy abierto. Metamorifosis o locura??? Momento de lucidez cuando comprende que su vida es esa y su marido e hijo son esos.
Pues nada... lo he disfrutado mucho y me ha dado para pensar.
Un beso.

PEPE LASALA dijo...

Casi he percibido yo esa angustia Mónica, has hecho que me meta ah´´i dentro. Buen relato amiga. Un fuerte abrazo y buen fin de semana.
@Pepe_Lasala

G a b y* dijo...

Qué estupendo relato! Te diría Neo, que hasta con ganas de profundizar más en la historia me ha quedado. Me corre la intriga. Siento la desazón de esa mujer, el tener que enfrentarse a quien no es en verdad... o sí... un episodio extraño que quién sabe, si pueda ser parte de una vida paralela, un sueño o una confusa nueva realidad.
Valió la extensión, y repito, hasta ganas de más has despertado! Celebro este segundo aporte que nos entregas.
Besos!
Gaby*

Pedro Ojeda Escudero dijo...

¿Y si fuera verdad lo de los universos paralelos? ¿Cuál de ellos sería el nuestro?
Inquietante.
Besos.

Sindel dijo...

Excelente relato Moni! Confusión, dudas, y esa sensación angustiante a medida que se va leyendo.
Me encantó, por su originalidad y desenlace! Un placer leerte!
Besitos.

Yessy kan dijo...

Espeluznante relato, con un desenlace de impacto. =)

RöB Dangal dijo...

Hola Neo!
Un relato muy bien construido, que atrapa de principio a fin...
Un abrazo!


RoB

Laura Nuño dijo...

Qué mal rato he pasado. ¡Gracias, gracias, gracias!
Me descubro ante ti.
Soberbio relato.
Un besin,
lala

Alicia Uriarte dijo...

Mónica, me ha encantado este relato. Has conseguido que me fuese poniendo en el lugar de esa mujer. Qué angustia. Al final, también hay una sabia decisión entre las alternativas que se iban abriendo con la lectura, adaptación al medio o naufragar en la locura. Sin dudarlo, adaptación al medio. Un final abierto para que nosotros sigamos dándole vueltas a cómo le iría en esta nueva vida.

Un abrazo.

San dijo...

Un nuevo relato y un magníca forma de envolver al lector Neo, haciendo sentir la angustia de la protagonista. ¿Otros mundos, otras vidas? inquientante.
Besos.

Esther Planelles dijo...

Un relato de supervivencia. Una metáfora sutil sobre la vida que cambia hasta el punto de no reconocernos en el espejo. Una escalofriante pesadilla que gira en espiral hasta volverse plácida, y por ello, más terrorífica, porque tu protagonista se rinde sin luchar.

Un abrazo.

Inma Cerezo dijo...

Ay! qué angustia, solo de pensarlo... Y con que conformidad asume su nueva identidad o quizá no fue nunca la anterior persona que ella recordaba...
Muy bueno.
Abrazo!

rosa_desastre dijo...

Angustioso despertar en el espejo de la cordura. Aterradora experiencia esa de no ser quien creíamos ser.
Un besazo

Mad El Mago dijo...

Me gusta la idea despertar siendo otra persona....muy bien narrada las sensaciones de angustia de tu personaje. Un placer leerte. Besos.

Charo dijo...

Qué angustia por Dios! Has conseguido que me ponga en el lugar de la mujer y sufra con esa situación tan espeluznante. Es un episodio de locura? Cuál es su verdadera identidad? Es posible que existan los universos paralelos? En cualquier caso, lo mejor que hizo fue adaptarse a la situación y aceptarla, aunque no sé si yo hubiera hecho lo mismo.
Me ha parecido excelente tu relato. Enhorabuena!
Un beso

SÚMATE

Archivo del blog

RANKING DE ESTE BLOG SEGÚN WIKIO

Wikio – Top Blogs

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000