Feliz Navidad 2016!

Feliz Navidad 2016!
Dedicado a toda la comunidad bloguera

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

jueves, 6 de septiembre de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO: CON EL PIE IZQUIERDO

Esta semana Mujer Virtual nos propone escribir sobre esos días nefastos en que todo parece salir mal. Mi relato es ficcional, como casi siempre y esta vez me excedí bastante, por lo que pido disculpas, pero no lo pude acortar sin que se perdiera esencia. Para leer todos los relatos participantes, pasar por aquí.


Resultado de imagen para muchacho patineta

(imagen tomada de la red)



UN DÍA NEFASTO

Esa mañana todo parecía verse mal, más oscuro, más descascarado. Si bien desde siempre la casa en que nació y creció fue tal cual la percibía en ese momento, fue justo ese día en que tomó conciencia que vivía en un lugar lúgubre y maloliente. Pero sus prioridades eran otras y tratando de no darle demasiada importancia a la confusa sensación que presintió apenas abrir sus ojos, desperezándose  sin apuro se lanzó a la incertidumbre diaria de buscar sustento. No eran muchas las opciones que podían presentársele a un muchacho como él, sin ninguna preparación, sin más destreza que su ingenio, siempre al borde de lo marginal, rodeado más de delincuentes que de gente trabajadora.

Raspando lo que quedaba en el tarro de yerba se preparó media taza de mate cocido y enseguida se montó en su vieja patineta, esa que una vez encontró abandonada junto a un contenedor de basura en  un barrio del centro y que a estas alturas dominaba con lujos y agilidad. A toda velocidad, esquivando las delgadas chapas que cubrían el pozo profundo que quedó con los hierros a medio asomar después que su vecino -don Lázaro- suspendiera la construcción, se fue por el barrio buscando alguna changa. Nada de lo que se le ocurría tuvo buen resultado.

Escuchando sus tripas sonar, decidió terminar la tarde con algo que pudiera manotear por la zona de quintas. Con su patineta bajo el brazo, tuvo la intención de robarse alguna mandarina, cuando de repente un ruido fulminante lo detuvo en seco. Pensó que un disparo era demasiado para intimidar a un potencial ladrón de frutas, por lo que enseguida supuso que el tiro no era para él. 

Tal como lo pensaba fue de otro el pecho atravesado por la bala aunque si resultó ser el propio quintero el disparador. El cretino se tomó todo su tiempo en vaciarle los bolsillos al fulano antes de tirarlo al aljibe, seguro y confiado de que ningún testigo habría de aquel asesinato. Pero se equivocaba, había uno, y era él… el mismo al que se le erizaban los pelos de la nuca al darse cuenta que el asesino lo había visto y ahora avanzaba decidido, buscando hacerse de un segundo muerto.

Durante los primeros cien metros de su carrera se sintió seguro, pensando que su juventud le daría ventaja, pero la ilusión no tardó en esfumarse cuando vio que la persecución seria en camioneta. Los tendones de sus piernas parecían rompérsele por el supremo esfuerzo mientras sentía su corazón agitado sobresaliéndole del pecho. Cuando al fin pudo llegar al pavimento, sintió que era una fortuna conservar todavía bajo el brazo su patineta, por lo que sin casi detenerse saltó con desesperación sobre ella y comenzó a impulsarse con toda la habilidad que mil años de andar por la calle le habían dado. 

No tenía en claro hacia dónde dirigirse, su mente se dividía en intentar buscar un refugio seguro y saltear con rapidez todos los obstáculos que se le iban presentando. Ninguna de las maniobras que intentó para perder a su cazador dieron resultado: cuando no pudo ya seguir en camioneta, comenzó a correrlo a pie ¡Y era rápido el desgraciado!

De repente se encontró frente a su propia casa. Se le ocurrió entrar, escapar por los fondos saltando hacia la otra calle y después perderse por la estación de tren. Muchas veces lo había hecho y sabía el camino de memoria. La oscuridad total del lugar jugaría a su favor. Sin tiempo para decidir o mirar atrás, atravesó a mil por hora el pasillo de entrada sintiendo que su perseguidor lo seguía cada vez más de cerca. Con la destreza irreflexiva de quien no tiene qué perder, saltó los casi dos metros de chapas flojas como si volara, maniobra ésta que seguro fue un inútil alarde a los ojos de su perseguidor.

Un minuto después, chasquido y grito fueron al unísono. Aterradores ambos, por la velocidad con que los curiosos aparecieron luego que se corriera la voz que un desconocido armado con pistola terminara atravesado por los hierros -esos que quedaron después que don Lázaro suspendiera la construcción-

De la destreza suprema del muchacho de la patineta, esa noche nadie habló.

jueves, 30 de agosto de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO, Un lugar mágico

Sumándome a la propuesta juevera que esta semana nos hace Inma, desde su blog MOLI DEL CANYER. Para leer todos los relatos participantes, dar clic aquí.




UN LUGAR MÁGICO

Los ojos absortos en el verde primaveral de las hojas nuevas. La tenue brisa fresca trayendo perfume de lejanas tierras que su espíritu ansioso desea pronto recorrer. El rumor del agua que baja sin apuro hacia los valles inferiores. Los prados inmensos salpicados del rojo de las leves florecillas que parecen danzar invitándolo a su festejo. Se sumerge allí decidido y con placer, embelesado en ese íntimo instante percibiéndose uno con la fecundidad de la tierra y la naturaleza.  Se siente feliz, leve, ilimitado y poderoso, libre en el más amplio sentido de la palabra.

La inmensidad de su éxtasis es sólo comparable con la secreta satisfacción que le produce lograr sentirse así más allá del dolor y la desesperanza que le rodea: rotas las cadenas de su prisión a pura fuerza de voluntad, trascendiendo el encierro de esos muros húmedos y malolientes que lo hunden en la oscuridad perpetua, sumergido entre sus propias heces y la de otros tantos desahuciados sin futuro y sin nombre, el prisionero  decide seguir peleando con el único poder que aún lo sostiene: la libertad que alcanza su espíritu gracias a la fuerza de su imaginación.

jueves, 23 de agosto de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO: De corbatas y pañuelos

Esta semana la amiga Rhodea conduce nuestro encuentro juevero y nos propone escribir un relato libre, cuya única condición es que en él aparezca una corbata o un pañuelo. 
Para leer todas las contribuciones, pasar por su blog.


Mi aporte: 



CORBATA

Odiaba sus trajes oscuros, sus camisas inmaculadas ostentando pulcritud y opulencia. Sus pañuelos al tono asomándose en tres picos cuidadosamente ubicados en aquel bolsillo inútil que atildaba a cada rato, sobre ese lugar preciso en el que debiera haber corazón y en cambio sólo portaba, de vista a la sociedad, una formalidad heredada que constantemente aggiornaba para asimilarse a los usos de su selecto entorno, ese gentío vacuo en el que registraba su identidad buscando ser respetado.

Pero de todos aquellos atributos de sobriedad reforzada, lo que ella más detestaba eran sus infinitas corbatas. Decenas, muchas, iguales, aunque -por detalles- diferentes: a rayas, lisas o con pintitas, de seda o rayón, rasadas o con más brilloso acabado. Allí estaba su tarjeta de presentación, su símbolo de jerarquía, su sello, su reafirmada hipocresía. Además de su cuello, las corbatas llevaban atado siempre el rastro de su perfume, ese vaho acre y persistente que sobrevolaba los ambientes por los que transitaba aún bastante después de haberse retirado.

Junto a su voz impostada,  aquellos lazos de tela decorada eran lo que más reflejaba su falsa corrección. Con cuidadosos gestos estudiados solía reubicar de memoria el nudo, centrándolo rigurosamente en virtud del botón del cuello de la camisa, a la vez que aprovechaba la oportunidad para mostrar -como quien no quiere- los brillos del costoso anillo con piedra negra que llevaba en su anular. 

Días y días contemplando gratuitamente sus ceremonias fatuas, su falsa modestia, su decidido e inocultable desgano al tratar a sus subalternos. A esas alturas ella, tipeando sin parar en el rincón más oculto de la oficina -observándolo siempre sin ser notada- ya le conocía cada una de sus mañas a la hora de inventar evasivas, mientras -con descaro- él simulaba sentidas excusas para escapar de lo que consideraba intrascendente en su carrera desembozada de especulación y ascenso.

Siempre había podido adivinar con mucha anticipación sus reacciones, sus escurridizas salidas, sus mentiras obscenas. Pero esa última vez logro sorprenderla. Tenía que reconocerlo.

Jamás hubiese sospechado aquel desenlace. La posibilidad que algún día -abrumado por las consecuencias de su espuria vida- el tipejo tuviera que huir cobardemente, siempre había estado dentro de sus consideraciones… pero el hecho que decidiera matarse ahorcándose en su oficina con la más cara de sus corbatas, jamás llegó a cruzar por su cabeza.

domingo, 19 de agosto de 2018

CIERRE CONVOCATORIA JUEVERA DE ESTA SEMANA



Agradeciendo la numerosa y entusiasta convocatoria que tuvo mi propuesta, cumplo con dar el cierre formal al encuentro juevero que me tocó dirigir. A la vez le paso la posta a la compañera Rhodea, quien propondrá el nuevo tema juevero. 

Que terminen bien su domingo!

jueves, 16 de agosto de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO, CINCO ELEMENTOS (mi aporte)





CINCO ELEMENTOS (violinista, angelito, hojas otoñales, antigua casa, atardecer)

Aquel violinista nunca fue apegado a los ritos o a los rezos. Pese a ello le gustaba visitar la ruinosa ermita que se levantaba sobre la colina cercana a la antigua casona familiar. Allí lograba calibrar su espíritu insatisfecho en proceso paralelo al exorcismo que -con su violín- completaba cada atardecer luego de una larga caminata sobre la hojarasca húmeda que se amontonaba sobre el paraje mustio.

Su larga historia de carencias afectivas había hecho eclosión tras seis décadas y lo que antes había sido visto como apacible melancolía, terminó por convertirse en amarga y resignada desesperanza que se colaba cada día más entre las cuerdas de su violín.

Una tarde muy gris, el solitario violinista tropezó con una gruesa raíz que pasaba inadvertida bajo el espeso colchón de hojas. El traspié lo tomó por sorpresa haciéndolo rodar torpemente colina abajo, hasta que con brusquedad fue a dar contra los restos de una ruinosa construcción. Mientras se incorporaba sacudiéndose la ropa, junto a sus pies advirtió lo que a simple vista parecían ser unas alas de terracota.

Sin grandes dificultades logró desenterrar la escultura y con sorpresa comprobó que se trataba de un antiguo angelito de considerables dimensiones, probablemente parte de la antigua ornamentación de la ermita. La vieja figura conservaba intacta la belleza de sus facciones. Con la gracia enigmática de su angelical sonrisa y una inconmensurable piedad en su mirada, el alado infante conquistó inmediatamente el alma del magullado violinista, quien rápidamente la limpió para evaluarla con tranquilidad.

Con paciencia y dedicación el improvisado restaurador logró sacar a la luz los antiguos detalles de la figura, la que se encontraba en aceptable estado de conservación. Sin mayores dudas se dirigió a la ermita de la colina y acomodó al bello ángel a un costado del altar, en una saliente del muro.

Un breve haz de sol se filtró de repente por una hendija del techo, incidiendo justo sobre el rostro del querubín recién ubicado. En aquel instante, la figura pareció adquirir luz propia, haciendo que el violinista no pudiera dejar de contemplarlo con íntima emoción.

Desde ese momento mágico, ángel y violinista sintonizaron en armonía. Las melodías nacidas de su violín reencontraron su espíritu de inspiración, olvidándose para siempre del desasosiego y la desesperanza que supieron antes apagar sus cuerdas.


(para leer todos los relatos, ver la lista en la entrada anterior)

domingo, 12 de agosto de 2018

CONVOCATORIA ENCUENTRO JUEVERO 16 DE AGOSTO


Otra vez tengo el gusto y el honor de dirigir un nuevo encuentro juevero y como suelo hacer, intento proponer un tema que permita mayor libertad de la que implica acatar un título acotado y específico.

Esta vez la idea es escribir un relato utilizando los CINCO ELEMENTOS sugeridos en las imágenes (si no son todos, pueden ser algunos, al menos más de dos) buscando armar un relato con coherencia y creatividad.

Veremos si los relatos que surgen resultan ser sustancialmente diferentes entre sí, pese a tener esos elementos narrativos en común.

Espero que les guste la propuesta y la participación sea numerosa. Como siempre,  traten de no superar las 350 palabras. Les recuerdo que deberán avisarme cuando hayan subido sus respectivos textos como también leer y dejar comentario en todos los blogs que aparezcan en la lista que iré armando con sus enlaces.  

Que tengan una excelente semana.





ELEMENTOS A UTILIZAR EN SUS TEXTOS

hojas de otoño

un angelito

un atardecer

un violinista

una vieja casa




jueves, 9 de agosto de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO: Tatuajes

Me sumo a la propuesta de Gustavo con un breve texto. Para leer al resto de los participantes, pasar por su blog.




TATUAJES

Mirada fija en el horizonte, fuerza y determinación en cada uno de sus gestos. La gente la contemplaba desde lejos con algo de miedo y mucho más respeto.

No necesitaba grabarse nada sobre la piel para recordar, ni tampoco para afianzar en el presente su identidad o para invocar la protección futura de eventuales dioses o sortilegios.

 No necesitaba ni pensaba en nada de eso porque desde que tenía memoria, los tatuajes más dramáticos e imborrables los llevaba a sangre y fuego grabados por dentro.

SÚMATE

Archivo del blog

RANKING DE ESTE BLOG SEGÚN WIKIO

Wikio – Top Blogs

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000