FELIZ NAVIDAD BLOGUERA

FELIZ NAVIDAD BLOGUERA

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

miércoles, 14 de abril de 2021

CADA JUEVES, UN RELATO: ANACRONÍAS

 Esta semana me sumo con el siguiente texto a la propuesta que Mag nos hace desde su blog. (Espero haber respondido bien a la consigna jeje).  

Para leer todos los relatos participantes, dar clic aquí.



ANACRONÍAS

Hoy, sin que supiera cómo, de repente el perfume sutil de aquellos mismos jazmines reapareció en mi mente inundando nuevamente todo a mi alrededor y otra vez te sentí, por unos instantes, presente y sin nostalgia.

-No es época- dijiste al entrar, pero pese al calendario que te daba la razón, mi certeza de percibirlo me hizo dudar entonces de la consistencia del tiempo y el espacio, llegando a pensar que confabulando al jardín con la felicidad del momento, el otoño incipiente buscaba camuflarse en un noviembre de jazmines y magia. No supe aquella vez el origen real de la fragancia. Lo comprendí mucho después, cuando te fuiste. Y contigo, el aroma persistente de aquellos jazmines irreales desapareció para siempre de nuestra casa, junto con mi niñez enterrada en tu añoranza.

Sigue marcando otoño el calendario y sin que haya más razón que tu recuerdo, hoy como ayer -por tu gracia- percibo indudable ese aroma a vos que me retrotrae, como en mi infancia,  a aquellas dulces flores blancas.


jueves, 8 de abril de 2021

CADA JUEVES, UN RELATO: VEJEZ

 Sumándome a la propuesta de Dorotea, mi relato. 



VEJEZ

Como todas las mañanas, el rumor del sol la sacó de su ensueño anestesiado. Le pesaban los párpados, sentía entumecidos los músculos. La boca reseca reclamaba algo de líquido para humedecer garganta y comisuras: se sació como pudo con lo que quedaba de agua en el vaso sobre su mesita de luz. Se incorporó con fatiga sobre las almohadas húmedas. La brisa que entraba por la ventana aún no alcanzaba a renovar el aire pesado de la habitación. Sus ojos se fueron acostumbrando a la luz del nuevo día, mientras un dolor agudo en la cintura le hizo sobarse infructuosamente con sus manos aún dormidas, luchando contra el hormigueo incesante que le subía por el brazo derecho desde la punta de los dedos hasta el codo. La curva de su espalda se acentuó sin contemplaciones mientras sus piernas se acomodaban sobre el lateral de su cama buscando instintivamente `las pantuflas. Logró pararse con esfuerzo y con inercia se observó en el espejo: se confirmó inocultablemente vieja.

Con crudeza sintió que su reflejo no era el de la persona que ella aún insistía ser, aquella que en los momentos de mayor enjundia, todavía se sentía capaz de defender imposibles y construir puentes en donde otros se empeñaban en destruir fortalezas. Esa que la miraba entregada desde la frialdad del vidrio plateado, no podía ser ella. ¿A dónde se había ido su añorada juventud? ¿En qué momento sus años habían logrado socavar la que alguna vez se sintió atractiva, con la carne firme y las curvas puestas en los lugares apropiados? Al ver que nada de aquella gastada figura se disipaba con el paso de los minutos, se sintió abatida y desconsolada. Sintió que sus dolores la atravesaban con impiedad por dentro y por fuera. Con matinal angustia, se sintió infeliz.

………………

A medida que transcurre su día, las rutinas cotidianas van diluyendo sus quejas y por momentos vuelve a sentirse positiva y ágil. Los pensamientos se van acomodando junto con sus quehaceres y logra repasar con balance a favor cada una de las etapas de vida que logra evocar. A medida que recuerda sus manos ávidas van construyendo un mundo de sabores improvisados y colores vivos equilibrados con gusto y armonía: el almuerzo para su familia ya está preparado y los platos dispuestos esperando sus destinatarios: cada uno de sus amores representados en el alimento que les aguarda.

……….

Luego de una siesta y una ducha reparadora el mundo se ve algo menos inquietante. Hasta las arrugas llegan a verse menos agresivas si uno se dispone irreverente frente a ellas. Se sienta frente al teclado con el aroma a limpio de su espíritu que se yergue ante la vida con cierta inspiración, y renovada en su fe, muy suelta de cuerpo y alma, escribe… ahora rejuvenece… 


(pasar por aquí para leer el resto de las historias jueveras)


domingo, 4 de abril de 2021

CIERRE DE CONVOCATORIA


Agradeciendo la entusiasta concurrencia y deseándoles a tod@s, amig@s bloguer@s, unas muy FELICES PASCUAS, cumplo en cerrar este jueves dándole el pase a la querida Dorotea, quien desde su blog, será la encargada de conducir el nuevo encuentro juevero de la próxima semana.








jueves, 1 de abril de 2021

CADA JUEVES UN RELATO: EXPRESIONES IDIOMÁTICAS (Mi aporte)

 



Incorporando todas las frases de la lista, éste es mi aporte:

MÁS CLARO, ÉCHALE AGUA!


Nunca, jamás de los jamases imaginé que la aparición de una mojigata me vendría como anillo al dedo, pero así fue. Es que la suerte, cada dos por tres nos sorprende y lejos de hacer llover sobre mojado -como en un principio amenaza- tuerce las cosas y se nos presenta con viento a favor. Te lo cuento ahora, antes que se me olviden los detalles porque a veces tengo memoria de pez y aunque algunos digan que hablo hasta por los codos, sabrás tú que no es tan así, que simplemente no tengo pelos en la lengua y digo las cosas con suma franqueza, aunque sin pasarme de la raya, eso sí. A estas alturas, sin ser vieja –porque como dice mi abuela, viejos son los trapos- he superado hace rato la edad del pavo y no voy a dejar pasar lo que me afecta. No soy como otras, que andan por la vida muertas de miedo, sin pena ni gloria, calladitas la boca sin comprometerse ni ponerse las pilas a la hora de decir lo que piensan… pero bueno, allá ellas. Yo soy como soy y no me arrepiento. Y a renglón seguido paso a contarte cómo se dio el asunto, que ya me estaba yendo por las ramas y aquella escena fue para alquilar balcones… y tú te lo perdiste, pese a haber dado en el clavo el otro día, cuando dijiste que debía echar más leña al fuego para que la semilla de los celos se plantara y el susodicho se sintiera entre la espada y la pared a la hora de decidirse: era ella o yo, así de simple, y al ver como la loca se revolcaba frente a todos en el pueblo asida de los pelos de la otra estúpida, él por fin comprendió que a esa chiflada le falta un tornillo, que tenerla como mujer era como andar siempre con una soga al cuello, celosa enfermiza que lo persigue a más no poder: no lo deja solo ni a sol ni a sombra y le hace pasar vergüenza. Te lo aseguro yo, que para verlo tenía que ingeniármelas buscando una nueva excusa cada vez, disimulando ante ella con la argucia que me caracteriza, ya me conoces. Pero como sé con qué bueyes aro, no voy a dormirme en los laureles. Dejaré que pasen unos días y después atacaré de frente. Le exigiré a mi media naranja que aclare de una vez por todas nuestra situación ante su familia y se defina… aunque -el pícaro-  cada vez que dice “voy a aclarar”… más bien oscurece.


* Para leer todos los aportes, pasar por el post anterior

domingo, 28 de marzo de 2021

CONVOCATORIA JUEVERA PARA LA PRÓXIMA SEMANA

Nuevamente tengo el gusto de coordinar otro encuentro juevero y se me ha ocurrido jugar con distintas expresiones idiomáticas que solemos utilizar comúnmente en sentido figurado. La propuesta es simple, debemos elegir cuatro o cinco expresiones de la lista que les dejo para utilizarlas en la redacción de un relato de temática y género libre que resulte coherente y literariamente interesante y que en lo posible, no supere las 350 palabras. Por supuesto se permite ajustar las formas verbales si fuera necesario. A partir del miércoles me van dejando los enlaces de sus entradas, el jueves armo la lista de participantes. Espero les entusiasme la idea. L@s espero.

 



EXPRESIONES IDIOMÁTICAS A UTILIZAR EN EL RELATO

·        jamás de los jamases
·        como anillo al dedo
·        para alquilar balcones
·        la edad del pavo
·        memoria de pez
·        sin pelos en la lengua
·        (su, tu, mi) media naranja
·        hablar por los codos
·        llueve sobre mojado
·        ponerse las pilas
·        a renglón seguido
·        pasarse de la raya
·        no aclares que oscurece
·        viejos son los trapos
·        cada dos por tres
·        dar en el clavo
·        con la soga al cuello
·        le falta un tornillo
·        dormirse en los laureles
·        entre la espada y la pared
·        sin pena ni gloria
·        echar leña al fuego

miércoles, 24 de marzo de 2021

CADA JUEVES, UN RELATO: CHISMES

Esta vez es la querida San quien desde su blog, nos propone un sugerente tema para nuestros relatos: Chismes. Para leer todos los aportes, dar clic aquí.



MI APORTE

De la noche anterior sólo le había quedado la resaca. Agria, incongruente, impropia. Nada que ver con su habitual imagen medida y conspicua. Varios recuerdos discontinuos brotaban en su memoria como segmentos recortados de una realidad borrosa que no sabía si quería recordar. La excusa de juntarse para despedir al contador fue motivo para que muchos, como ella, se animaran a descomprimir la tensión del trabajo acumulado. De ahí que se excediera en el baile, la bebida, la comida y la charla… ¡la charla!

Como un latigazo le vino a la memoria el momento de solaz distensión que alcanzó con la flaca de contaduría, la chismosa más filosa de toda la empresa, con quien nunca tuvo más cercanía personal que un eventual hola y adiós de obligada cortesía. Pero en la fiesta, alentadas por el alcohol que corrió sin pausa, estuvieron intercambiando confidencias sin que recordara muy bien qué se habían contado. En realidad lo único que le preocupaba era saber qué corchos le había contado ella a semejante indiscreta, famosa en la oficina por difundir los detalles más ínfimos a la hora de criticar vestimentas, miradas insinuantes, alientos y descuidos personales.

Logró recordar que habían estado hablando de trabajo, viajes y mascotas, también de moda y gustos varios. Después el parloteo derivó para lo más obvio: hombres. ¡Por Dios! ¿Le habría contado lo que tenía con su jefe? Nunca habían llegado a nada serio pero el jugueteo estaba presente y los dos sabían que lo que fuera aquello jamás tenía que salir de aquella oficina. Era algo sutil y secreto que nadie tenía que sospechar. ¡Dios Santo! ¿Y si en un descuido se lo había contado a la flaca? ¿Podría el alcohol haberle hecho nublar la razón de tal forma? De ser así, estaba perdida. ¡Hundida literalmente en el barro del escarnio! Aquella chismosa estaría desparramando ahora mismo sus infidencias por cada rincón de la empresa, haciéndolo ver como algo mucho más indecente de lo que en realidad era: un jugueteo, simple y lúdico sin mayor significado, pero aquella arpía lo estaría transformando en algo mucho más sucio y vil… ¡Dios Santo! ¡Cómo pudo ser tan boca floja e irresponsable! ¡Su jefe nunca se lo perdonará! ¡Seguro que la echa! Además de la honra iba a perder el empleo, eso era seguro, y ninguna queja podía presentar… ¿qué iba a decir, si la culpa era toda de ella?… ¡y del alcohol que la mareó hasta hacerle perder la cordura! Nada había ahora que pudiera detener la rueda del chismerío.

Entró a la oficina como un condenado va a la horca, sabiendo que eran pocas las horas de dignidad que le quedaban. Detrás de unos oscuros anteojos para sol, sus ojos enrojecidos por la resaca y la vergüenza buscaban pasar desapercibidos ante todo el personal que ahora parecía mirarla con sorna y malicia: la flaca les contó, era obvio. ¡Cómo podía perdérselo, si se alimenta de chismes y puterío! ¡Es una incontinente verbal, nada se le pasa y lo de ella daba para hacer dulce! ¡Qué estúpida fue! ¡Qué insensata y bocona!

De repente la ve salir de contaduría. Con la sonrisita socarrona con que preanuncia sus confidencias, se le arrima, pegajosamente confianzuda y le recuerda lo bien que lo pasaron en la fiesta y le cuenta -en sincera confesión- que de todo lo que hablaron esa noche poco y nada escuchó, ya que entre saltos y festejos había perdido su audífono –al parecer es totalmente sorda y nadie lo sabe- por lo que en confianza le pide que le guarde el secreto… ¡es que allí en la oficina son una manga de chismosos!


miércoles, 17 de marzo de 2021

CADA JUEVES UN RELATO: AL OTRO LADO DE LA PUERTA

Me sumo con este texto al homenaje a Edgar Allan Poe que esta semana nos deja Mag desde su blog, propuesta juevera a la que espero haber respondido con acierto (aunque con exceso de palabras... me disculpo). 


Mientras se concentraba en definir los pasos a seguir en su escalada de ascenso social, iba recorriendo con ávida frialdad las notas sociales del periódico en donde se resaltaban tanto los negocios como los eventos de lo más granado de la Ciudad Luz. En su calculado papel de viuda joven recién llegada desde el exterior, su aparente virtuosismo era fundamental a la hora de buscar nuevo esposo. –más de tres difuntos tenía en su haber y ningún rastro que delatara sus turbias muertes-

En la columna de nuevos empresarios, un personaje de aspecto casi insignificante se mostraba como prometedor candidato para su nuevo proyecto: un floreciente importador, soltero y novel dentro de la sociedad parisina, necesitado de una esposa que lo complementara en su papel de nuevo rico. Luego de un aparente casual encuentro en el lugar indicado, las consecuencias buscadas llegaron sin levantar sospechas. La sobria boda se publicitó lo indispensable para dar a conocer el feliz acontecimiento, pero sin despertar sospechas sobre los reales propósitos de la “respetable” novia. La nueva viudez le sobrevino a los pocos meses, sin que el entorno o el muerto llegaran a sospechar la intencionalidad. La suerte seguía estando de su lado.

Una noche de tormenta, mientras sin remordimientos jugueteaba con el fuego de la chimenea, la campanilla de la puerta sonó con insistencia. Con imprudencia, abrió sin observar por la mirilla. Su grito de espanto coincidió con el relámpago imprevisto que iluminó el porche: su recientemente fallecido marido estaba ante ella, mirándola sin decir una palabra. Su reacción instintiva fue golpearlo con el atizador de chimenea que aún llevaba entre las manos. Cinco o seis estacazos dieron en el blanco haciéndolo doblegar. El próximo relámpago le brindó nuevamente la luz suficiente para comprobar que en realidad el ahora muerto, no era su muerto. Se trataba de un desconocido que había llegado para entregarle ciertos papeles. Fiel a su estilo, su pragmatismo y frialdad no se hicieron esperar: debía ocultar el cadáver rápidamente borrando toda huella que indicara que había estado allí.

Observó que el entablonado del piso era fácil de desarmar y bajo él había un hueco lo suficientemente amplio como para acomodar un cuerpo. Las recientes remodelaciones de la casa le proveerían la cal necesaria para retrasar el proceso de descomposición, al menos lo suficiente como para ordenar sus asuntos antes de partir nuevamente. Así lo planeó y así lo hizo. Ningún rastro de aquel desgraciado quedó a la vista de propios o extraños mientras ella se dedicaba a buscar un nuevo destino para su raid de herencias provocadas.

La noche siguiente, el silencio de sus pensamientos fue interrumpido por un rítmico sonido que no lograba identificar, primero casi imperceptible, marcando luego un crescendo imposible de ignorar. Se trataba de un latido. Mientras más atención ponía en su ritmo constante, más segura estaba de ello. Un corazón insistiendo en pulsar desde la oscuridad de su encierro bajo el piso, señalándole sus muchas culpas.  

Aterrada, buscó refugio en la planta alta de la casa. Pese a la distancia, el pulso acusador se escuchaba con más fuerza, atormentándola más y más al punto de hacerle ver con claridad los rostros de todas sus víctimas. Era obvio. Desde el más allá sus muertos se habían complotado atosigándola con el martilleo de sus vidas segadas. Un grito agudo brotó de su garganta en el momento en que su mente al fin colapsó haciéndola arrojar por la ventana.

A la mañana siguiente la mucama -espantada- halló el cuerpo ensartado en la verja del frente de la casa. Lloró desconsolada al comprobar los estragos que el desconsuelo por su reciente viudez había provocado en la respetable dama.  

 

Obras de referencia del dibujo:

  • El Gato Negro
  • Los Crímenes de la calle Morgue
  • El Cuervo
  • El Corazón Delator


Archivo del blog

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000