NAVIDAD BLOGUERA

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

miércoles, 17 de abril de 2024

CADA JUEVES UN RELATO: CELEBRACIÓN O CONFLICTO EN EL MARA VERSO

 Me sumo con este divague a la convocatoria juevera de esta semana que nos deja el amigo Demiurgo desde su blog. Dar clic aquí para leer todos los aportes. 



Celebración y conflicto en el cumpleaños de Mara Laira


La tarde culminaba con una idílica puesta de sol. Desde el estudio del Historietista la vista resultaba ser magnífica y haberlo elegido como lugar del evento resultó un acierto. Fiel a su costumbre, el anfitrión llegaba transpirando trayendo con él la torta que había encargado apenas esa misma mañana. Por suerte, los otros detalles habían estado a cargo de Ulises y Atalanta, mucho más expeditivos para esos menesteres. La decoración estaba lista y los snacks se mostraban tentadores sobre la mesa de dibujo vestida para la ocasión. Variadas bebidas aguardaban en la heladera y otras tantas se exhibían sobre la mesada de la pequeña kitchenette.

Los invitados habían llegado justo a tiempo y ya habían decidido dónde esconderse para sorprender a la agasajada cuando llegara al estudio, convocada con una falsa excusa para evitar sospechas. Justo a la hora señalada el ascensor anunció que la homenajeada había llegado. Aunque los característicos tacos aguja que solían anunciar su llegada no repicaron esta vez en el palier, todos los asistentes tuvieron la certeza que se trataba de ella cuando la puerta se abrió con firmeza.

-Gracias chicos por la delicadeza de organizar este festejo- espetó Mara aún en medio de la oscuridad y sin demostrar sorpresa -pero ya que también es el Día de los Derechos de las Personas Virtuales, quisiera aprovechar que están todos reunidos para plantearles un asunto muy importante para todas nosotras-

En ese preciso instante, al encenderse las luces, la totalidad del staff femenino del Maraverso, salió de su posición de complicidad festiva para colocarse detrás de la que resultaba ser vocera destacada de aquellas ninfas nacidas de la creatividad del Historietista o de la materialización del pensamiento de El Demiurgo.

-Si bien entendemos que la virtualidad de los mundos en que nos desenvolvemos requiere de ciertas concesiones y aceptando que se nos muestre como voluptuosos objetos del deseo exagerando nuestras curvaturas desde los ángulos más inverosímiles, la realidad es que consideramos que nuestra comodidad es un derecho por el que estamos dispuestas a luchar -por este motivo y reivindicando la lógica dentro de los montajes escénicos de encuentros violentos, de ahora en más, reclamamos ser dibujadas con ropa y calzado adecuados para esos enfrentamientos, negándonos a llevarlos a cabo enfundadas en diminutos bikinis, ajustadísimos e incómodos trajes de fiesta o altísimos tacos aguja que no resultan nada apropiados ni para la lucha ni para la huida-

La argumentación debió resultar convincente porque el silencio entre los invitados no fue quebrado por ningún cuestionamiento. Sólo el estrépito de un champán al ser descorchado remarcó la aceptación general al planteo de las féminas, dando a la vez oficialmente iniciado el festejo cumpleañero.

 


domingo, 14 de abril de 2024

CIERRE DE CONVOCATORIA

 


Hola juever@s!

Llegado el domingo y agradeciendo a tod@s por los variados aportes literarios recibidos, doy por culminado otro encuentro exitoso y cumplo en dar el pase a nuestro siguiente anfitrión, el Demiurgo de Hurlingham, quien será el encargado de conducir esta semana la nueva propuesta juevera. 

Tengan tod@s una muy buena semana.

viernes, 12 de abril de 2024

CADA JUEVES, UN RELATO: 1 ENTRE 1000 (mi aporte)

 



LA SOLEDAD DE UNO


UNO piensa que es un paria, un extraño,

un raro, un espécimen roto dentro de una multitud de ajenos

que se mueven codificados entre ellos,

andando -expertos-

dentro de un mundo que les es propio

y en el que UNO –asume- jamás logrará acomodarse.

UNO intenta, aunque sea

simular estar junto a ellos,

pero se cohíbe.

Siente que será impiadosamente juzgado al hacerlo,

 corriendo el riesgo de ser expulsado

de una realidad en la que no se siente

contenido ni entendido.

A veces teme comprobar

que si por algún designio de la vida,

de improviso desapareciera,

dentro de aquella inmensa masa de NO semejantes,

nadie lo llegarían a notar.

Se angustia, UNO,

encerrado en su laberinto de soledad e incertidumbre.

Se aísla y piensa que es único

en su necesidad de integración y comprensión.

Se concentra en esos momentos

en su propio mundo de sueños,

imaginándose que es un ave,

un leopardo, un pez, una libélula,

andando de aquí para allá

libre de sus miedos, libre de sus pudores,

fuerte en sus decisiones, firme en su voluntad.

Muchas veces UNO se da por vencido y llora

atrapado en su propia red de prejuicios,

fustigándose a sí mismo por todo lo que se reclama

hasta con profunda maldad.

UNO no imagina,

sumergido en su pozo de tristezas,

que los OTROS

(otros UNOS tan dubitativos

y llenos de miedos y complejos como él mismo)

al final del día también se reclaman

por la forma incierta

en que intentaron andar.



Pasar por el post anterior para leer todos los aportes jueveros

domingo, 7 de abril de 2024

CIERRE DE CONVOCATORIA... Y APERTURA DE LA PRÓXIMA

 


Agradeciendo la numerosa y entusiasta concurrencia (recomiendo revisar la lista ya que hubo varias historias que se agregaron a último momento) y habiendo llegado el domingo, doy por finalizado el evento juevero de la semana recién culminada. A la vez, (como también me corresponde anfitrionar el jueves próximo) les invito esta vez a escribir un texto reflexionando sobre la singularidad dentro de la multitud. Cada quien lo interpretará y abordará con el estilo y forma que sienta más atinado, y decidirá si narra una anécdota, una reflexión genérica o una ficción para intentar abordar la problemática de ser 1 ENTRE 1000.

Les dejo entonces el título y la imagen para encabezar sus aportes:

CADA JUEVES, UN RELATO: 1 ENTRE 1000


Respetando como siempre las normas jueveras, pueden ir publicando a partir del miércoles, me avisan dejando sus respectivos links y el jueves comenzaré a armar la lista de participantes. Tengan en cuenta que la invitación se extiende a quien quiera sumarse, debiendo hacer mención a la convocatoria y enlazando el blog convocante (en este caso, el mío) en sus publicaciones. Recuerden mantener la reciprocidad de comentarios y lecturas entre todos quienes se sumen.

Para más información sobre nuestros encuentros, pasar por aquí.

Tengan una muy buena semana.

jueves, 4 de abril de 2024

CADA JUEVES, UN RELATO: INCOMODIDADES - MI APORTE

 Con un relato algo más extenso de lo sugerido, me sumo a mi propia convocatoria. Para leer todos los aportes, pasar por el post anterior.



INCOMODIDADES

El perro del vecino la despertó temprano, aún antes que sonara la alarma de su despertador. Intentando aprovechar esos últimos minutos que aún le quedaban para levantarse, se concentró en la cálida tersura que suele brindar la almohada justo en el momento en que uno debe iniciar su rutina obligada. El caprichoso arrullo de una paloma en su ventana insistió en arruinarle el instante de placer que buscaba regalarse y terminó, malhumorada, por levantarse antes de lo programado. Su cara habitual de despertares resignados la recibió casi con sorna desde el espejo. Nada nuevo que decirse para enfrentar ese otro día. Sólo apuro por transitar lo que no amerita ni incógnitas ni festejos.

Luego de la ducha, el café. En realidad, descafeinado. Y sin azúcar, para más datos. Todo sea por el bien de su salud, según escuchó en la oficina y confirmó en internet. Trámite rápido, sin sobresaltos. Nada de radio ni televisión, para no amargarse desde temprano. Después frente al placard se dedicó unos minutos a combinar colores: una opción formal que se adaptara a su estatus laboral pero que no planteara a gritos su soltería plena, esa que intentaba de vez en cuando matizar con una salida entre amigas, como la de esa noche. Después de la oficina saldrían a tomar algo, y quizás en buena compañía, por lo que la opción de estrenar sus nuevos zapatos se le presentó como inmejorable. Altos, seductores, esbeltos. Un lujo. No aptos para estar mucho tiempo de pie, pero se las arreglaría. Justo antes de salir, en el whatsapp del edificio avisaban que uno de los dos ascensores de la torre estaba fuera de servicio. -Sonamos- pensó -En la peor hora- Aguantar a sus vecinos apretujados en una caja justo cuando su capacidad para socializar está en su punto más bajo. Paciencia. Bajar los quince pisos por escalera no era opción, y menos con sus zapatos de feme fatal.

Momento de larga espera en su palier, ansiando evitar a la de al lado, que habla hasta por los codos. Y al del C que hasta recién bañado huele a sopa de cebollines. No hubo suerte. Llegan los dos justo antes que se cierre la puerta y comienza el descenso tan temido. Después de la salutación obligada y la verborrágica entrega de las últimas novedades del edificio, el barrio y el país, la de al lado fue alcanzada por los efluvios cebollescos del otro integrante de la terna y optó por cerrar el pico. Breve tregua. En el décimo subió una regordeta con sus dos chicos. Uno de ellos bebé, llorón para más datos. Y el otro con tos, repartiendo gérmenes para los cuatro puntos cardinales. Disimulando detrás de sus papeles, la femme fatal no logra a la vez esquivar los virus, taparse los oídos, la nariz y preservar a la vez intactos sus zapatos. Todo sin evidenciar demasiado su incomodidad y desagrado. Al llegar al cuarto el ascensor se detuvo otra vez. Subió un señor bajito, de lentes, que por suerte no ocupaba mucho espacio y miraba para el suelo como estrategia antisocial consolidada.

De repente, el horror. El ascensor se detuvo en seco entre el tercero y el segundo y se quedaron varados. Los chicos aullando y saltando, la madre llorando, la de al lado insultando, el del C sudando a mares y al señor bajito se le escapó un chillido histérico, como de rata. Todo mientras ella, ya perdida la compostura, arrinconada en el extremo más protegido del cubículo, entre el espejo y la botonera, gritaba desaforadamente para que no le pisaran sus zapatos.

Al fin, después de un lapso indefinido que resultó tan interminable como una visita guiada al mismo infierno, la gente de mantenimiento logró destrabar el ascensor y liberarlos. Ninguna honra salió indemne. Cada quien mostró en ese trance lo peor de sí, y es sabido que de la vergüenza compartida no se vuelve… aunque por forzada urbanidad se intente disimularlo.

sábado, 30 de marzo de 2024

ENCUENTRO JUEVERO 4/4/2024



Hola gente!

Nuevamente tengo la responsabilidad y el placer de conducir otro Encuentro Juevero y se me ha ocurrido proponerles hablar de INCOMODIDADES, esas situaciones inesperadas -o no- en las que, por distintas razones, no nos hallamos a gusto frente al mundo.

Si bien los especialistas dicen que la incomodidad –por más que no nos guste sentirla ni profundizar en ella– nos activa y moviliza, todos sabemos que esos momentos resultan ser complicados y muchas veces, hasta ridículos.  

A veces circunstancias desagradables nos descolocan provocando algún momento vergonzoso que debemos transitar con estoicismo y otras, con la mayor diplomacia de la que seamos capaces para no evidenciar el mal momento que transitan otros.

Así entonces, ya sea en sentido figurado o literal y en cualquiera de sus acepciones (molestia, engorro, trastorno, inconveniente, estorbo, fastidio, cansancio, aburrimiento, extravío) los invito a narrar alguna historia en la que una situación incómoda constituya el nudo del asunto, tratando –como es habitual- de no superar las 350 palabras. A partir del miércoles pueden ir publicando y el jueves armaré la lista de participantes con los enlaces que me vayan dejando.

Recuerden que la invitación está abierta a todo bloguero que quiera participar y se sume respetando las normativas aquí explicadas.

P.d

Quien quiera proponerse para anfitrionar algún futuro encuentro, verificar las fechas libres disponibles aquí.

miércoles, 27 de marzo de 2024

CADA JUEVES, UN RELATO: BAJO EL MAR

A partir de un cuento ya editado, cambiando varios elementos y el final (que nada tiene que ver con el original), me sumo con este relato a la convocatoria juevera de esta semana que Mag nos deja desde su Trastienda. Dar clic aquí para leer la consigna y todos los aportes.


BAJO EL MAR

En el fondo del mar, entre las ruinas de su vieja ciudad olvidada y sumergida, la estatua de un bello Poseidón ve transcurrir los siglos semienterrada en su ostracismo de arena barrosa. Las glorias de otros siglos yacen olvidadas junto a él y a su templo abandonado.

Arriba, en el viejo muelle de un pueblo de pescadores, amarrado desde hace meses, un velero añoso descansa su destartalado esqueleto de madera y cuerdas. El viejo bergantín presiente que el fin de sus días se acerca y quizás por eso, la silueta de su mascarón de proa luce resquebrajada y somnolienta. Pese a todo, la talla de sirena conserva aún la gracia de sus formas, el encanto de las curvas de sus cabellos ensortijados extendiendo su libertad a los cuatro vientos y el recuerdo de incontables aventuras latiendo frescos aún en su corazón.

Vientos furiosos del oeste anuncian tormenta. Rayos y truenos hacen estremecer el cielo e iluminan los oscuros nubarrones. Como si el destino la impulsara, una fuerte descarga eléctrica atraviesa de cuajo el bauprés, haciendo caer al agua la bella sirena tallada. La grácil figura se precipita al mar con un quejido seco, conteniendo su dolor al tiempo que intenta equilibrarse en su caída. Su cuerpo de madera labrada se hunde lentamente arrastrada hacia el fondo del mar bravío.

Al fin, siente su cola escamada enterrarse en el barro arenoso del suelo marino. La oscuridad es tan grande como el silencio que la rodea. Por suerte. a los pocos minutos la tormenta en la superficie se disipa y unos rayos de sol diluido logran llegar hasta las profundidades.

Grande resulta ser la sorpresa de la sirena al ver que no está sola en aquel cementerio de barcos y rocas: una deidad pétrea la contempla entre algas y corales. El Poseidón de mármol la escudriña obnubilado mientras comienza a despertar de su letargo infinito. Algo en él renace después de tantos siglos dormido. Con majestuosidad inaudita el dios sumergido comienza a moverse hacia ella extendiendo su tridente con gesto magno.

La sirena, temblorosa, ansía que la belleza de sus tallas logre conmover al gigante y la impregne con algo de la vitalidad que en él se halla. De repente, un destello abrasador es lanzado hacia su figura, pulverizándola por completo.

Con gesto displicente y mucho de soberbia el Poseidón quisquilloso masculló para sus adentros: -¡por qué no habrá sido un Adonis!-


jueves, 21 de marzo de 2024

CADA JUEVES, UN RELATO: LA PRIMA VERA

 Esta semana anfitriona Tracy, desde su blog, proponiéndonos el tema de la llegada de la primavera tratando de ampliar la perspectiva. Pasar por aquí para leer todos los aportes.

(imagen tomada de la red)


LA PRIMA VERA

Vera era su prima lejana por parte de madre y solía caer sin aviso apenas terminaba el invierno. Allí entre picos rocosos y cabras caprichosas, los lujos eran escasos y la vida, rutinaria y sin sobresaltos. Pero cuando la prima Vera llegaba con su risa cristalina llenando los rincones, su sola presencia parecía cambiarlo todo y aún el sitio más sombrío mostraba su lado mágico.

Sin dudas la actitud de Vera lograba ese milagro. Su actitud… y la magia de sus ojos, que eran bellos y verdes como jamás él había visto antes por aquellos senderos escarpados. Solía traer como obsequio ramilletes de flores de su jardín y algún perfume de azahares o lavandas impregnados en pañuelos que ella misma bordaba.

La llegada de esa prima lograba transformarlo. En la boca del estómago sentía cosquilleos aún antes de saber la fecha justa de su arribo. No había dudas de que su persistente jovialidad estaba relacionada con la prima Vera y su anual visita, por lo que se sentía muy vulnerable ante una eventual ausencia.

Ese año el invierno duró más de lo usual. Los caminos que cruzaban las montañas seguían cubiertos de nieve y resultaba muy difícil pensar que la prima Vera lograría arribar vital y fragante como siempre. Lejos de deprimirse, él se dedicó a aprontar su cabaña para  recibirla. Limpió los vidrios de las ventanas, aireó los colchones y las sábanas, sacudió los muebles y dispuso los jarrones para las flores que la prima Vera sin dudas traería de regalo.

Sus amigos, de sienes canas y quejas constantes, se burlaban de él criticándolo por su tenaz entusiasmo, diciéndole que era absurdo que a su edad actuara como un adolescente enamorado: ya iba siendo hora de que madurara y dejara de corretear por el campo con su prima como si aún fueran niños.

Pasaron varios días y nadie en el pueblo volvió a verlo. Decidieron al fin pasar por su cabaña para comprobar si efectivamente la prima Vera había llegado. Recorrieron el lugar y encontraron todo limpio y fragante, con bellos arreglos florales en los jarrones y aroma a pan tostado impregnando el ambiente. La maleta de Vera recién desempacada ocupaba la habitación de huéspedes, por lo que supusieron que ambos habían retomado su ritual de disfrute y aventuras.

Después de tres meses de días luminosos y brisas perfumadas, un aldeano halló el cuerpo del hombre tendido, como durmiendo, sobre un prado de margaritas. Lucía una sonrisa serena dibujada en su rostro y un ramito de nomeolvides entre sus manos. Homenaje póstumo que sin dudas su amada prima le dejó antes de partir para siempre.


miércoles, 13 de marzo de 2024

CADA JUEVES, UN RELATO: MIEDOS

 Luego de una breve ausencia, retomo mi rutina juevera aportando un texto (ya publicado) a la convocatoria que esta semana nos deja Nuria desde su blog. Pasar por alli para leer todos los relatos.



LOS MIEDOS

Los de él solían ser gigantes, oscuros, pesados, inverosímiles, funestos, impredecibles en sus consecuencias. Buscaba armarse de valor, enfrentarlos, resguardarse tras alguna cábala, pero nunca lograba ganarles la batalla.

Aparecían cuando algo inesperado amenazaba con romper el capullo de protección que se había construido con rutina y previsibilidad, pero la vida es más que acomodaticia planificación del resguardo y tarde o temprano ellos se dejaban ver.

Se daba cuanta que su mente, más allá de los razonamientos lógicos que quisiera esgrimir en un primer momento, llegaba a intentar justificarse con excusas indignas. Recurría a la mentira, a la postergación, a la autocomplacencia, al desprecio, a la simulación, a la hipocresía, a cualquier cosa en la que refugiarse con tal de no enfrentar el monstruo de los miedos que devastaba su vida.

Llegó a creer que sólo él padecía aquellos tormentos a la hora de salir a la calle, de tener que tomar decisiones, de disponerse a viajar o a atravesar situaciones inusuales. Sentía pánico frente a los lugares abiertos, a las alturas, a las aglomeraciones, a la velocidad, al agua profunda, a las tormentas, a quedarse solo, a cruzar un puente, a las entrevistas, a sufrir un robo, un ataque al corazón, una situación violenta, nada sentía seguro a su alrededor, nada más allá de aquel pozo que crecía en su interior y que amenazaba con tragarlo.

Un buen día pensó que quizás escribir le ayudaría a poner frente a sí todo lo que le atemorizaba y que eso ayudaría a exorcizar sus demonios. Sin demasiada convicción se lanzó ante el desafío de una hoja en blanco y sin comprender bien por qué, lo primero que nació fue una trama de terror muy bien estructurada escrita de un tirón, y que al releerla, satisfizo con creces sus expectativas literarias. La prueba de fuego fue dársela a leer a otros, logrando vencer sus pudores de escritor novato. Las respuestas fueron elogiosas y muy positivas. Eso lo alentó para seguir explorando y una tras otra fueron surgiendo originales historias en donde el misterio y el suspenso eran los principales protagonistas. Comprendió que por tanto tiempo padeciéndolo, había llegado a ser un experto en el tema de los miedos, reconociendo los detalles que brotan en quien se reconoce vulnerable y no encuentra cómo vencer lo que entiende como indestructible.

Hoy no puede decir que los ha vencido completamente, pero de alguna manera se han vuelto socios. Ha hallado la forma de distraerse frente a ellos cuando se presentan, buscando argumentos ingeniosos para hacerles frente dentro y fuera de sus propias novelas.


miércoles, 21 de febrero de 2024

CADA JUEVES, UN RELATO: ONÍRICOS - Los sueños del más allá

 Me sumo con este aporte a la convocatoria juevera de esta semana. Dar clic aquí para pasar por el blog de Mag, que nos anfitriona. 




¿Qué sueña Frida en su jaula de almohadas?

¿Hacia dónde se eleva entre arneses dormida?

 

Sueña con soles, y lirios blancos muy perfumados             

fantasmas y estrellas rojas entre nubes arreboladas.

                              Impiadosa, ella se escruta, sin ternura se retrata.

                                            Resume belleza y dolor y a su modo se va plasmando.

 

Busca en su memoria niña, que registra desolada,

más fiebres que alegrías vivas en esos días truncados.

Se yergue con osadía ante un mundo que la destrata

sueña con niños que juegan y en el cielo va dibujando.

 

Mientras su entraña yerma cruje, ya reseca y agrietada

descubre colores nuevos, porta un ave en sus peinados.

Cambia el duelo en libertad, se alza su alma liberada.

Frida se vuelve hada y flor y entre hierbas se está soñando.





Archivo del blog

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000