FELIZ NAVIDAD BLOGUERA

FELIZ NAVIDAD BLOGUERA

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

jueves, 12 de agosto de 2021

CADA JUEVES UN RELATO: OJOS QUE NOS VEN

 De la mano de Dorotea me sumo a un nuevo encuentro juevero que un cuento bastante turbio, jeje. Pasen a leer todos los relatos, dando clic aquí.

 


RATAS

Aquí otra vez, fuera de mi refugio. Intento acomodar mis ojos a esta luz cegadora que contrasta tanto con la amable penumbra a la que estoy acostumbrado. Por suerte la monocromía sigue dando desahogo a mi visión inquieta y logro desenvolverme con comodidad recorriendo los rincones de este descuidado cuartucho de hotel perdido en el medio de la nada. Doy uno o dos pasos sin dejar de observar todo a mi alrededor y aguardo con prudencia. No suele haber predadores bajo techo, pero uno nunca sabe. Más vale ser precavido. Al viejo Rati lo atrapó una vez un gato en un desván de dos por dos y no pudo contarla. En nuestro caso, la experiencia de uno vale para todos, y si es mala, más todavía: se transmite de generación en generación para que los nuevos no caigan en las mismas trampas en que cayeron sus mayores. Vamos evolucionando, lento, pero aprovechamos el aprendizaje. En eso no somos como los humanos que suelen tropezar dos veces con la misma piedra. Su especie es individualista y engreída. Creen que la experiencia ajena no vale de nada y que cada cuento en el que se embarcan empieza desde cero, sin considerar lo que ha habido detrás ni lo que vendrá luego. No asumen las consecuencias de sus propios errores y siguen empeñados en hacer su vida tal como ellos creen merecerla, cueste lo que cueste. No saben adaptarse. Quieren seguir comiendo rico y variado aún en época de sequía. Desperdician agua y alimentos en temporada de bonanza y después, cuando los recursos menguan, no se resignan a comer cualquier cosa. Nos miran torcido si andamos hurgando entre los restos de sus propias inmundicias, como si fuésemos nosotros quienes las hubiésemos producido… como ahora este fulano: me mira con asco y desprecio. Intenta arrojarme con impotencia uno de sus mugrosos zapatos aun sabiendo que ya le queda poco. Suena incomprensible esa reacción considerando que ha sido él mismo quien hace un par de horas se ha abierto las venas con un cuchillo de cocina y lentamente ve transcurrir lo que queda de su vida frente a él mientras su sangre tiñe la despeluchada alfombra que tapa la entrada a mi guarida. ¿Qué se creía? ¿Qué matarse aquí tendría algo de encanto y poesía? Pareciera que así lo ha pensado por los garabatos que ha dejado sobre un papel a modo de despedida. Habla de un amor despechado y de la incomprensión a la que fue sometido su corazón enamorado. Allá él, si no pensó que hubiera sido mejor elegir un medio más rápido y definitivo para acabar con su vida. Hubiese sido más certero pegarse un tiro. Aunque fuere más obvio y brusco, la muerte le llegaría de inmediato si afinaba la puntería. Ahora ya es tarde. Intenta desesperado –ya casi sin poder moverse- que su olor no nos atraiga a su alrededor con la inmediatez a la que la falta de alimento nos obliga: la colonia ha aumentado y los recursos escasean. Las crías están hambrientas y rápidamente todos salimos de nuestros escondrijos ansiosos por comer. ¡No puede pretender que las panzas vacías vayan a aguardar a que finalmente él termine de morir para recién entonces comenzar a desguazar sus partes blandas!


22 comentarios:

José Luis Asensi dijo...

Los humanos cometemos errores, uno detrás de otro, pero no suele servir para nada, porque volvemos a caer en la misma trampa. Hasta para suicidarse delante de los roedores, lo ha convertido en todo un patético carnaval y ellos que están hambrientos van a esperar a qué, a que se vuelva a levantar en un último acto de arrepentimiento, o a que se acabe de morir?
Un relato inesperado en su final y algo truculento, sobre las miserias humanas, a través de los ojos ratoniles.
Buen relato,con un desarrollo crítico y con inesperado desenlace.
Abrazos.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Agradezco tu pormenorizado análisis, José Luis. Muchas gracias x leer con atención. Un abrazo

Albada Dos dijo...

Durímo pero brillante. Es que las ratas han de velar por la suprevivencia, es lógico.

Muy bueno y original. Un abrazo

Mari Carmen Polo dijo...

Creo, Mónica, que cuando el hombre desaparezca de la faz de la tierra (y no queda mucho para eso, estoy convencida, visto el grado de estupidez que tenemos) quedarán ellas. Ellas y las cucarachas.
Es cierto que el hombre comete muchos errores, miles, millones, pero también es cierto que gracias a esos errores algo se ha avanzado. Si no fuera por el ensayo y error, ya sabes, aún estaríamos vagando por los campos, palo en mano, a la espera de cazar algo que llevarse a la boca, sin importar lo que fuera.
Somos extraños, los seres humanos. Muy raros. Muy inteligentes y muy imbéciles. Lo tenemos todo. Por eso mismo, nos extinguiremos a nosotros mismos. Por idiotas, sin reparar en gastos.
Las ratas no me gustan, nada más que en dibujos animados, pero tu relato invita a la reflexión y eso es muy bueno.
Un abrazo y feliz viernes :)

Gabiliante dijo...

Tontooo,¿Que se creía? ¿Que las ratas no conocen el placer de comer caliente?
Parecía una descripción de la cotidianeidad de las ratas , pero poco a poco, casi sin darnos cuenta nos introduces en un drama, que debe ser terrible, de intentar dar marcha atrás,cuando ya no se puede.
Las ratas son la excusa para ntroducirnos en un relato mayor.
Me ha encantado
Besosss monica

Jose Casagrande dijo...

Un relato aterrador sumamente inquietante, que situacion mas intensa uno esta suicidandoce y llegan estos roedores a molestar, por dios no se puede estar mas de malas. Je je, un relato muy ingenioso que me ha puesto los pelos de punta.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

A veces nos olvidamos que cada especie vela por sus propios intereses. gracias Albada por leer y comentar. Un abrazo

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Si, Maricarmen. Son animales que suelen resultarnos repugnantes. Pero hay que intentar comprender que actúan por su propio instinto y según el interés de sobrevivencia de su propia especia. Un abrazo y muchas gracias por pasar y leer con detenimiento

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Me alegra que te haya resultado válida la forma de abordar una historia macabra con inicios de inocente cotidianidad. Era mi intención. Muchas gracias Gabiliante por tu atenta lectura. Un abrazo

Neogeminis Mónica Frau dijo...

La idea surgió a partir de una película bastante truculenta. Después intenté encararlo desde una óptica más inocente narrada desde el punto de vista de los animalitos jeje. Un abrazo y muchas gracias por leer y comentar, José

Berta Martín de la Parte dijo...

Desde luego tu relato me ha "tocado".
Para los humanos, las ratas son unos animales asquerosos, detestables, peligrosos. Se nos olvida que ellas también son unos supervivientes en la Tierra. Sólo que a su manera.

Un relato muy, muy , para pensar.

Bravo...💚

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Jeje me alegro que te haya gustado Berta. Quise darle una vuelta de tuerca al tema de los animales y la forma en que "nos miramos" mutuamente. Gracias por pasar y leer con atención. Un abrazo

rodolfo dijo...

parece una premonición. Ellas están con nosotros desde el principio y es probable que subsistan cuando nosotros como especie nos exterminemos. ratas. Una vez leí una novela de Delibes " las ratas "...
el relato que una de ellas narra de nosotros no nos deja en buen lugar, puede que como animales inteligentes, piensen así Solo un esperanza, TODAVIA las podemos mantener a raya...
Un abrazo

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Jaja todavía!!... mañana tal vez todo cambie! Muchas gracias por acompañarme siempre Rodolfo, leyendo y reflexionando. Un abrazo

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Implacables observaciones de una especie, con experiencia en sobrevir. Y que no esperará que al suicida le llegue la muerte.
Bien contado.
Un abrazoo.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Me alegra que te haya parecido bien contado. Me gusta siempre dar un giro inesperado al final. Gracias por leer con atención. Un abrazo Demi

Esther dijo...

Al principio me pareció una rata de biblioteca pero conforme fue avanzando el relato, ¡madre mía! ¡cómo ha afilado los dientes! Al final la superpoblación de las ratas me ha hecho pensar en una posible superpoblación de nuestra especie y me he preguntado si acaso seremos entonces nosotros las ratas. Espeluznante y magnífico tu relato.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Interesante la comparación qué haces en cuanto a la superpoblación de distintas especies. Tal vez seamos nosotros los que estamos de más. Muy cierto. Me alegra que te gustara el relato, Esther, muchas gracias

Jorge Donato dijo...

Nosotros estamos aquí de prestado. Hay especies cuya adaptación es idónea para hacerles partícipes del final de todo. Como siempre un relato acorde con la destreza literaria que posees.
Un abrazo.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Te agradezco lo de destreza literaria. Suena a mucho jeje. Gracias también por leer con atención. Qué tengas una buena semana, Jorge. Un abrazo

J.P. Alexander dijo...

Buen relato, me gusto como manejaste la trama . Te mando un beso

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Me alegra. Muchas gracias x pasar y leer J.P

Archivo del blog

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000