FELIZ NAVIDAD BLOGUERA

FELIZ NAVIDAD BLOGUERA

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

viernes, 18 de octubre de 2019

JUEVES DE AVIONES Y TERROR

Sumándome a la propuesta juevera de esta semana que conduce Roxana desde su blog.


                                                             



EL ÚLTIMO VUELO

Apenas llegar al aeropuerto la vi en la fila de embarque del que sería mi último vuelo. Se destacaba de entre el resto de la gente por un extraño halo que parecía envolverla, una especie de irreal resplandor que se desprendía de su rostro pálido mientras observaba a todos con sus ojos turbios y la frialdad de quien se sabe más allá de lo aparente. Pero más que sus ojos indescriptiblemente intimidantes, lo que más desasosiego logró despertarme en aquel momento fue su sonrisa: una perpetua sonrisa incomprensible dibujada secamente sobre su rostro a modo de estudiado camuflaje.

Me impresionó desde el principio, pero al poco rato busqué diluir mi inquietud ocupándome de los rutinarios trámites de embarque. Sólo después de instalado en mi asiento, resignadamente dispuesto a sobrellevar las veinte horas de vuelo de la mejor manera posible, volví a pensar en su inquietante sonrisa cuando por casualidad, entre la multitud del pasaje, la vi ubicándose en primera clase. Un nudo de angustia se me instaló en el estómago desde ese momento y nada de lo que intenté hacer después para distenderme consiguió sacármela de la cabeza.

No logré tragar bocado ni distraerme con juegos, lecturas o películas. Sólo conseguí al fin evadirme gracias al fuerte somnífero al que recurro cuando los nervios me ganan la pulseada en circunstancias difíciles. Sumergido en el grato murmullo que el resto de los pasajeros me regalaban como canción de cuna, me dejé llevar por el sueño buscando espantar los temores que se empeñaban en asomar en mi cabeza. No sé bien cuánto tiempo dormí. No recuerdo nada que me sirva como referencia de lo que pudiera haber pasado. Sólo sé que desperté sobresaltado con el mismo nudo apretándome el estómago y un extraño sabor amargo inundándome la boca.

Al mirar a mi alrededor sólo logré ver butacas vacías. Me puse de pie para conseguir una mayor perspectiva de la cabina y a nadie conseguí divisar entre la penumbra, ningún otro pasajero, ninguna azafata atendiendo algún pedido, todo estaba quieto y silencioso. Avancé aturdido por el pasillo y el mismo panorama desolador se presentó ante mis ojos en la sección de primera clase, ningún ser viviente quedaba a la vista, sólo los inequívocos rastros de que en algún momento sí habían estado allí, sentados y entretenidos en sus cosas: abrigos, bolsos, teléfonos celulares, bebidas aún calientes servidas en las bandejas, pero nadie a quien recurrir para intentar aclarar lo qué pasaba.

Sentí cómo mi sangre se heló en el momento en que la recordé y supe, sin dudarlo, que ella era la causante de todo aquello. Al centrar mi atención en el zumbido de los motores del avión que inexplicablemente aún seguía en vuelo, tuve la firme convicción que la encontraría piloteando la nave. Haciendo un esfuerzo sobrehumano para vencer el terror que se apoderó de mí en aquel instante, me dirigí hacia la cabina de mando y abrí la puerta. Para mi sorpresa, los puestos de los pilotos estaban también vacíos. Los pocillos de café humeantes, las chaquetas colgadas prolijamente sobre los respaldos de los asientos, nada que pudiese indicar alguna lucha o alguna circunstancia fuera de lo habitual, simplemente nadie más que yo quedaba en aquel Boeing que seguía su rumbo entre las nubes de la noche.

De repente el “clic” de la puerta de la cabina de mando delató que alguien la accionaba desde el pasillo. No alcancé a darme vuelta, sobresaltado, y la vi. Otra vez el filo de su mirada parecía observar todo desde un mundo distante, mientras, con su sonrisa incomprensible desafiaba mis interrogantes despertando mis miedos más profundos. Disfrutaba de mi terror y gozaba haciéndomelo saber. No cabían dudas.

Paralizado ante su presencia no atiné a pronunciar ni un grito, menos, una palabra.  Después, acercando su rostro hacia el mío y dejando entrever unos dientes oscuros y filosos balbuceó:
-sólo faltas tú-

28 comentarios:

Ester dijo...

Que miedo, espero que el pasajero siguiera dormido y todo fuera un sueño. Abrazos

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Jeje ese recurso ya está muy visto Ester jaja. Te agradezco por pasar y leer con atención. Un fuerte abrazo

Albada Dos dijo...

La parca se sube aun avión. Cuando hacen recuento de las vçictimas delñ accidente, siempre hay una señora de nombre impronunciable, cuyos restos no se hallaron.

Muy bueno. Un abrazo

Juan L. Trujillo dijo...

Intuía desde el principio quién era la extraña pasajera, pero tu manera de describir me ha hecho llegar hasta el final, dudando de la manera que se resolvería la situación.
Aclarando: que tu entrada me ha enganchado.
Besos

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Muchas gracias Albada por pasar y leer. Un abrazo

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Me alegra que te gustara Juan. Muchísimas gracias por tu visita. Un abrazo

Myriam dijo...

¿Pesadilla o realidad? Es de terror.... ¡Qué muedo debe sentirse al ser último y saber que ahora le toca a él! , espero que sepa tocar el arpa :-)

Besos

Myriam dijo...

(Y que la Parca no le haya clavado esos feos y filosos dientes, claro)

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Siempre me han gustado los relatos donde el terror es sugerido y no tan explícito,quedando los detalles a cargo de la imaginación del propio lector. Me alegra tu comentario Myriam. Un abrazo y muchas gracias.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

😁😁

Myriam dijo...

¡Excelente relato para un noche de tormenta, cerca de la chimenea encendida! 😘 😘

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Me gratifican mucho tus palabras 😚

Poetas Vivos dijo...

Me has puesto los pelos de punta, desde el principio intuí la presencia de la parca, pero ese:Ya solo faltas tu. Magistral tu relato. Un abrazo.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Muchísimas gracias Poetas por tu generoso comentario. Un abrazo y muchas gracias por pasar y leer con atención

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Noto que ambos nos fuimos por lo sobrenatural, con una presencia inquietante en un avión.

Algo inquietante es que el protagonista presentía que algo podría pasar. Y acalló ese presentimiento, lo que fue letal para los pasajeros, los pilotos y las azafatas.
Más inquietante es la revelación de que conocía a esa mujer sobrenatural, tal vez incluso su naturaleza. Y que esa masacre parece una venganza muy personal contra él. ¿Cual habrá sido la ofensa castigada en forma tan extrema? Un secreto que el protagonista no tendrá tiempo de revelar.
Que buen relato.
Un abrazo.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Muy cierto Demiurgo, nuestros relatos tienen varios puntos de contacto, aunque el tema de la venganza o castigo pendiente en cuanto al protagonista no se me había ocurrido. Se me ocurre que ese tipo de entidades malvadas no necesitan de justificaciones para hacer daño. Lo hacen por placer, se me ocurre jeje. Te agradezco mucho por tu detallado comentario. Me alegra que te gustara. Un abrazo

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Uhhh releyendo mi respuesta veo q se me "ocurren" muchas cosas jajah

Neogeminis Mónica Frau dijo...

😁

Charo dijo...

Me ha encantado Mónica, te felicito. Has conseguido que un escalofrío recorriera mi espalda cuando me he imaginado la escena, has mantenido la tensión y la intriga y me has sorprendido con el final. No se puede pedir más.
Un beso

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Que horror!! Me he quedado con los pelos de punta y descolocada. Magnifico relato de miedo de verdad. Besos.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Muy generoso tu comentario Charo. Muchas gracias. Por cierto, me alegra verte otra vez por aquí. Beso grande

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Jeje muchas gracias Moli. Me pone contenta el haber conseguido sorprenderte. Un abrazo y muchas gracias por pasar y leer

Roxana B. Rodriguez dijo...

¡Jo! Qué miedo estar en una situación así, ¡y en el aire! Que si fuera en tierra tienes más opciones ¿pero qué haces así? Imagino el piloto automático y la sensación de que se acerca el final a medida que vas viendo tanta gente que desapareció en tan poco ¡jo! No sé qué es peor, que haya visto a su verdugo y pasara por todo eso o que no hay escapatoria alguna.
Gracias por sumarte.
¡Un abrazo!

Campirela_ dijo...

Buenas NEO , mo se puede empezar la semana con el tembleque en el cuerpo y eso es lo que me has hecho sentir tu ajjajajja .. Muy buen relato de terror ..
Besos amiga ..feliz semana.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Fue un placer Roxana. Muchas gracias por la convocatoria. Un abrazo

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Jeje me disculpo por ese tembleque! Muchas gracias por pasar y leer Campi. Un abrazo

rodolfo dijo...

menos mal que no tengo previstos vuelos de inmediato... y el tiempo hará que pueda olvidar tu relato. Genial, como siempre

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Jaja gracias Rodolfo! Un abrazo

SÚMATE

Archivo del blog

RANKING DE ESTE BLOG SEGÚN WIKIO

Wikio – Top Blogs

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000