Feliz Navidad 2016!

Feliz Navidad 2016!
Dedicado a toda la comunidad bloguera

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

jueves, 6 de septiembre de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO: CON EL PIE IZQUIERDO

Esta semana Mujer Virtual nos propone escribir sobre esos días nefastos en que todo parece salir mal. Mi relato es ficcional, como casi siempre y esta vez me excedí bastante, por lo que pido disculpas, pero no lo pude acortar sin que se perdiera esencia. Para leer todos los relatos participantes, pasar por aquí.


Resultado de imagen para muchacho patineta

(imagen tomada de la red)



UN DÍA NEFASTO

Esa mañana todo parecía verse mal, más oscuro, más descascarado. Si bien desde siempre la casa en que nació y creció fue tal cual la percibía en ese momento, fue justo ese día en que tomó conciencia que vivía en un lugar lúgubre y maloliente. Pero sus prioridades eran otras y tratando de no darle demasiada importancia a la confusa sensación que presintió apenas abrir sus ojos, desperezándose  sin apuro se lanzó a la incertidumbre diaria de buscar sustento. No eran muchas las opciones que podían presentársele a un muchacho como él, sin ninguna preparación, sin más destreza que su ingenio, siempre al borde de lo marginal, rodeado más de delincuentes que de gente trabajadora.

Raspando lo que quedaba en el tarro de yerba se preparó media taza de mate cocido y enseguida se montó en su vieja patineta, esa que una vez encontró abandonada junto a un contenedor de basura en  un barrio del centro y que a estas alturas dominaba con lujos y agilidad. A toda velocidad, esquivando las delgadas chapas que cubrían el pozo profundo que quedó con los hierros a medio asomar después que su vecino -don Lázaro- suspendiera la construcción, se fue por el barrio buscando alguna changa. Nada de lo que se le ocurría tuvo buen resultado.

Escuchando sus tripas sonar, decidió terminar la tarde con algo que pudiera manotear por la zona de quintas. Con su patineta bajo el brazo, tuvo la intención de robarse alguna mandarina, cuando de repente un ruido fulminante lo detuvo en seco. Pensó que un disparo era demasiado para intimidar a un potencial ladrón de frutas, por lo que enseguida supuso que el tiro no era para él. 

Tal como lo pensaba fue de otro el pecho atravesado por la bala aunque si resultó ser el propio quintero el disparador. El cretino se tomó todo su tiempo en vaciarle los bolsillos al fulano antes de tirarlo al aljibe, seguro y confiado de que ningún testigo habría de aquel asesinato. Pero se equivocaba, había uno, y era él… el mismo al que se le erizaban los pelos de la nuca al darse cuenta que el asesino lo había visto y ahora avanzaba decidido, buscando hacerse de un segundo muerto.

Durante los primeros cien metros de su carrera se sintió seguro, pensando que su juventud le daría ventaja, pero la ilusión no tardó en esfumarse cuando vio que la persecución seria en camioneta. Los tendones de sus piernas parecían rompérsele por el supremo esfuerzo mientras sentía su corazón agitado sobresaliéndole del pecho. Cuando al fin pudo llegar al pavimento, sintió que era una fortuna conservar todavía bajo el brazo su patineta, por lo que sin casi detenerse saltó con desesperación sobre ella y comenzó a impulsarse con toda la habilidad que mil años de andar por la calle le habían dado. 

No tenía en claro hacia dónde dirigirse, su mente se dividía en intentar buscar un refugio seguro y saltear con rapidez todos los obstáculos que se le iban presentando. Ninguna de las maniobras que intentó para perder a su cazador dieron resultado: cuando no pudo ya seguir en camioneta, comenzó a correrlo a pie ¡Y era rápido el desgraciado!

De repente se encontró frente a su propia casa. Se le ocurrió entrar, escapar por los fondos saltando hacia la otra calle y después perderse por la estación de tren. Muchas veces lo había hecho y sabía el camino de memoria. La oscuridad total del lugar jugaría a su favor. Sin tiempo para decidir o mirar atrás, atravesó a mil por hora el pasillo de entrada sintiendo que su perseguidor lo seguía cada vez más de cerca. Con la destreza irreflexiva de quien no tiene qué perder, saltó los casi dos metros de chapas flojas como si volara, maniobra ésta que seguro fue un inútil alarde a los ojos de su perseguidor.

Un minuto después, chasquido y grito fueron al unísono. Aterradores ambos, por la velocidad con que los curiosos aparecieron luego que se corriera la voz que un desconocido armado con pistola terminara atravesado por los hierros -esos que quedaron después que don Lázaro suspendiera la construcción-

De la destreza suprema del muchacho de la patineta, esa noche nadie habló.

jueves, 30 de agosto de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO, Un lugar mágico

Sumándome a la propuesta juevera que esta semana nos hace Inma, desde su blog MOLI DEL CANYER. Para leer todos los relatos participantes, dar clic aquí.




UN LUGAR MÁGICO

Los ojos absortos en el verde primaveral de las hojas nuevas. La tenue brisa fresca trayendo perfume de lejanas tierras que su espíritu ansioso desea pronto recorrer. El rumor del agua que baja sin apuro hacia los valles inferiores. Los prados inmensos salpicados del rojo de las leves florecillas que parecen danzar invitándolo a su festejo. Se sumerge allí decidido y con placer, embelesado en ese íntimo instante percibiéndose uno con la fecundidad de la tierra y la naturaleza.  Se siente feliz, leve, ilimitado y poderoso, libre en el más amplio sentido de la palabra.

La inmensidad de su éxtasis es sólo comparable con la secreta satisfacción que le produce lograr sentirse así más allá del dolor y la desesperanza que le rodea: rotas las cadenas de su prisión a pura fuerza de voluntad, trascendiendo el encierro de esos muros húmedos y malolientes que lo hunden en la oscuridad perpetua, sumergido entre sus propias heces y la de otros tantos desahuciados sin futuro y sin nombre, el prisionero  decide seguir peleando con el único poder que aún lo sostiene: la libertad que alcanza su espíritu gracias a la fuerza de su imaginación.

jueves, 23 de agosto de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO: De corbatas y pañuelos

Esta semana la amiga Rhodea conduce nuestro encuentro juevero y nos propone escribir un relato libre, cuya única condición es que en él aparezca una corbata o un pañuelo. 
Para leer todas las contribuciones, pasar por su blog.


Mi aporte: 



CORBATA

Odiaba sus trajes oscuros, sus camisas inmaculadas ostentando pulcritud y opulencia. Sus pañuelos al tono asomándose en tres picos cuidadosamente ubicados en aquel bolsillo inútil que atildaba a cada rato, sobre ese lugar preciso en el que debiera haber corazón y en cambio sólo portaba, de vista a la sociedad, una formalidad heredada que constantemente aggiornaba para asimilarse a los usos de su selecto entorno, ese gentío vacuo en el que registraba su identidad buscando ser respetado.

Pero de todos aquellos atributos de sobriedad reforzada, lo que ella más detestaba eran sus infinitas corbatas. Decenas, muchas, iguales, aunque -por detalles- diferentes: a rayas, lisas o con pintitas, de seda o rayón, rasadas o con más brilloso acabado. Allí estaba su tarjeta de presentación, su símbolo de jerarquía, su sello, su reafirmada hipocresía. Además de su cuello, las corbatas llevaban atado siempre el rastro de su perfume, ese vaho acre y persistente que sobrevolaba los ambientes por los que transitaba aún bastante después de haberse retirado.

Junto a su voz impostada,  aquellos lazos de tela decorada eran lo que más reflejaba su falsa corrección. Con cuidadosos gestos estudiados solía reubicar de memoria el nudo, centrándolo rigurosamente en virtud del botón del cuello de la camisa, a la vez que aprovechaba la oportunidad para mostrar -como quien no quiere- los brillos del costoso anillo con piedra negra que llevaba en su anular. 

Días y días contemplando gratuitamente sus ceremonias fatuas, su falsa modestia, su decidido e inocultable desgano al tratar a sus subalternos. A esas alturas ella, tipeando sin parar en el rincón más oculto de la oficina -observándolo siempre sin ser notada- ya le conocía cada una de sus mañas a la hora de inventar evasivas, mientras -con descaro- él simulaba sentidas excusas para escapar de lo que consideraba intrascendente en su carrera desembozada de especulación y ascenso.

Siempre había podido adivinar con mucha anticipación sus reacciones, sus escurridizas salidas, sus mentiras obscenas. Pero esa última vez logro sorprenderla. Tenía que reconocerlo.

Jamás hubiese sospechado aquel desenlace. La posibilidad que algún día -abrumado por las consecuencias de su espuria vida- el tipejo tuviera que huir cobardemente, siempre había estado dentro de sus consideraciones… pero el hecho que decidiera matarse ahorcándose en su oficina con la más cara de sus corbatas, jamás llegó a cruzar por su cabeza.

domingo, 19 de agosto de 2018

CIERRE CONVOCATORIA JUEVERA DE ESTA SEMANA



Agradeciendo la numerosa y entusiasta convocatoria que tuvo mi propuesta, cumplo con dar el cierre formal al encuentro juevero que me tocó dirigir. A la vez le paso la posta a la compañera Rhodea, quien propondrá el nuevo tema juevero. 

Que terminen bien su domingo!

jueves, 16 de agosto de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO, CINCO ELEMENTOS (mi aporte)





CINCO ELEMENTOS (violinista, angelito, hojas otoñales, antigua casa, atardecer)

Aquel violinista nunca fue apegado a los ritos o a los rezos. Pese a ello le gustaba visitar la ruinosa ermita que se levantaba sobre la colina cercana a la antigua casona familiar. Allí lograba calibrar su espíritu insatisfecho en proceso paralelo al exorcismo que -con su violín- completaba cada atardecer luego de una larga caminata sobre la hojarasca húmeda que se amontonaba sobre el paraje mustio.

Su larga historia de carencias afectivas había hecho eclosión tras seis décadas y lo que antes había sido visto como apacible melancolía, terminó por convertirse en amarga y resignada desesperanza que se colaba cada día más entre las cuerdas de su violín.

Una tarde muy gris, el solitario violinista tropezó con una gruesa raíz que pasaba inadvertida bajo el espeso colchón de hojas. El traspié lo tomó por sorpresa haciéndolo rodar torpemente colina abajo, hasta que con brusquedad fue a dar contra los restos de una ruinosa construcción. Mientras se incorporaba sacudiéndose la ropa, junto a sus pies advirtió lo que a simple vista parecían ser unas alas de terracota.

Sin grandes dificultades logró desenterrar la escultura y con sorpresa comprobó que se trataba de un antiguo angelito de considerables dimensiones, probablemente parte de la antigua ornamentación de la ermita. La vieja figura conservaba intacta la belleza de sus facciones. Con la gracia enigmática de su angelical sonrisa y una inconmensurable piedad en su mirada, el alado infante conquistó inmediatamente el alma del magullado violinista, quien rápidamente la limpió para evaluarla con tranquilidad.

Con paciencia y dedicación el improvisado restaurador logró sacar a la luz los antiguos detalles de la figura, la que se encontraba en aceptable estado de conservación. Sin mayores dudas se dirigió a la ermita de la colina y acomodó al bello ángel a un costado del altar, en una saliente del muro.

Un breve haz de sol se filtró de repente por una hendija del techo, incidiendo justo sobre el rostro del querubín recién ubicado. En aquel instante, la figura pareció adquirir luz propia, haciendo que el violinista no pudiera dejar de contemplarlo con íntima emoción.

Desde ese momento mágico, ángel y violinista sintonizaron en armonía. Las melodías nacidas de su violín reencontraron su espíritu de inspiración, olvidándose para siempre del desasosiego y la desesperanza que supieron antes apagar sus cuerdas.


(para leer todos los relatos, ver la lista en la entrada anterior)

domingo, 12 de agosto de 2018

CONVOCATORIA ENCUENTRO JUEVERO 16 DE AGOSTO


Otra vez tengo el gusto y el honor de dirigir un nuevo encuentro juevero y como suelo hacer, intento proponer un tema que permita mayor libertad de la que implica acatar un título acotado y específico.

Esta vez la idea es escribir un relato utilizando los CINCO ELEMENTOS sugeridos en las imágenes (si no son todos, pueden ser algunos, al menos más de dos) buscando armar un relato con coherencia y creatividad.

Veremos si los relatos que surgen resultan ser sustancialmente diferentes entre sí, pese a tener esos elementos narrativos en común.

Espero que les guste la propuesta y la participación sea numerosa. Como siempre,  traten de no superar las 350 palabras. Les recuerdo que deberán avisarme cuando hayan subido sus respectivos textos como también leer y dejar comentario en todos los blogs que aparezcan en la lista que iré armando con sus enlaces.  

Que tengan una excelente semana.





ELEMENTOS A UTILIZAR EN SUS TEXTOS

hojas de otoño

un angelito

un atardecer

un violinista

una vieja casa




jueves, 9 de agosto de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO: Tatuajes

Me sumo a la propuesta de Gustavo con un breve texto. Para leer al resto de los participantes, pasar por su blog.




TATUAJES

Mirada fija en el horizonte, fuerza y determinación en cada uno de sus gestos. La gente la contemplaba desde lejos con algo de miedo y mucho más respeto.

No necesitaba grabarse nada sobre la piel para recordar, ni tampoco para afianzar en el presente su identidad o para invocar la protección futura de eventuales dioses o sortilegios.

 No necesitaba ni pensaba en nada de eso porque desde que tenía memoria, los tatuajes más dramáticos e imborrables los llevaba a sangre y fuego grabados por dentro.

sábado, 28 de julio de 2018

ESTE JUEVES (CON MUCHO RETRASO) SOBRE LA SOLEDAD DEL ENFERMO MENTAL

Esta semana Molí nos propone hablar sobre la soledad del enfermo mental. Intenté varias veces elaborar alguna ficción sobre el tema y no lo conseguí, por lo que sólo aporto algunos versos que me surgieron. Para leer todos los textos participantes de la convocatoria, pasar por su blog.

marketing de contenidos

(imagen encontrada en la web)



DELIRIOS

Como quien intenta cruzar un abismo

andando en tortuoso equilibrio

por sobre una delgada cuerda floja,

así busca cada quien avanzar por la vida,

esquivando y contrarrestado

sus propias inseguridades,

miedos íntimos y frustraciones,

mientras -como puede-

se arriesga y expone al viento

las hilachas de antiguos sueños rotos.


Porque delgada es la línea 

que separa la supuesta cordura

de lo que tildamos con temor “locura”

y quizás, sólo sea ésta

una frágil construcción que 

en soledad y con nuestros delirios

inventamos sostener, como refugio.

jueves, 19 de julio de 2018

ESTE JUEVES, SOBRE EL LENGUAJE DE LA MÚSICA

Esta semana la consigna es dejarnos llevar por por lo que nos haga surgir algún tema musical del que no comprendamos la letra. Mi elección (relacionada con la cuarta propuesta que nos hace la anfitriona) es un tema escrito en dialecto siciliano que da marco a una serie italiana que tal vez conozcan: El joven Montalbano
Para leer todos los textos participantes, pasar por el blog de Dafne


SOBRE UNA CANCIÓN  Lu jornu ca cantavanu li manu, Olivia Sellerio (suena de fondo al abrir el blog)

Truena el mar, sopla el viento y oyen las piedras.
Los pájaros se elevan junto a la voz de otro tiempo que –incesante- retorna, no queriendo morir.
Espuma se hace el recuerdo junto con la arena que cubre la orilla entre los márgenes de nuestra historia.
Entrecierro los ojos y viejos colores se encienden bajo la bruma de lágrimas que me atraviesan rostro y alma.
Me aferro a antiguos pensamientos con la desesperación de quien sabe que -pronta e irremediable- llegará la noche definitiva y no hay forma de hacer que lo que hasta ayer fue, hoy permanezca.
Triste y roto el corazón se asoma desde mi pecho contemplando el oleaje, ese oleaje perpetuo que seguirá con su vaivén constante aun cuando todo lo demás ya no subsista.

jueves, 12 de julio de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO: NUESTRO NICK

Esta semana Mujer Virtual nos propone explicar el origen de nuestros propios nicks blogueros. Para leer todos los textos, pasar por su blog

(Esta imagen me representaba por mis inicios)


Mi seudónimo, Neogéminis, surgió durante mis primeras incursiones blogueras en la plataforma de Space Live: Espacio de Géminis (por obvias razones “horoscoperas”) y Espacio de Noe (por Noemí, mi segundo nombre). Aquellos dos primeros blogs en los que fui aprendiendo a conocerme y a expresarme, significaron mucho. Así que al cambiar de plataforma, decidí unificar aquellos los nombres primigenios y haciendo un pequeño enroque entre dos letras aludiendo al carácter nuevo del blog que en ese momento abría, surgió Neo – géminis. Después el resto de mi identidad fue surgiendo gracias al intercambio permanente con ustedes, gente linda.
=D

jueves, 5 de julio de 2018

ESTE JUEVES, PEQUEÑAS Y GRANDES INDEPENDENCIAS

Para leer todos los relatos participantes pasar por el blog de Dorotea



PEQUEÑAS INDEPENDENCIAS

Sí, ya que depende de la forma de ser y de las prioridades de cada uno. Sé que no para todos los casos las condicionantes son las mismas, que la disponibilidad del uso del tiempo dependerá de cuánto consideremos al otro y también de las capacidades propias de ese otro.

Sé que no se trata de una norma más allá de los valores que uno acepte considerar, pero –al menos en mi caso- es así. Y lo viene siendo desde hace años, desde que tengo mi propia familia y regularmente las recibo. Dirán que soy demasiado manipulable, o estricta o simplemente tonta… pero no puedo cambiar a estas alturas y asumo mi culpa en todo esto. Pero lo cierto es que cuando ocurren, se alteran mis rutinas. Me siento más y más limitada en mis decisiones y mi libertad de acción se ve cada vez más restringida a medida que pasan los días. Y si bien no depende en total medida de las condiciones del clima, sí que contribuye a sentir mayor la tiranía la falta de un sol brillando en lo alto, encendiendo los ánimos y regenerando con sus rayos la excusa afable del libre albedrío.

Sabrán disculparme la falta de vuelo, la excusa banal de “no llegaron las musas” pero esta vez no dispongo de un tiempo fecundo para elevar mis letras hacia donde quisiera. El tema de la independencia da para mucho -desde ya- incita a soltar las alas de la fantasía a la vez que con enjundia se apela a la nobleza intrínseca de la Libertad, así con mayúsculas… pero no es más que esto lo que esta vez voy aportar: me llegó pronto el jueves, esa es la verdad.

Apenas cinco minutos tuve ahora antes de ver qué cuernos tengo en la heladera y decidir qué preparo para el siguiente almuerzo, y es que la independencia diaria en el uso del tiempo, (la de las pequeñas cosas que menos valoramos cuando de ellas disponemos) se ve restringida, condicionada y tiránicamente recortada cuando somos atentos y cabales anfitriones y por más de tres días… en nuestra casa se instalan VISITAS!

jueves, 28 de junio de 2018

ESTE JUEVES, UN RELATO "Quema de libros"

Me sumo a la propuesta de Inma con un texto basado en una trilogía que publiqué hace bastante. La misma, titulada EL CÍRCULO DEL APOCALIPSIS se desarrolla en un futuro lejano en donde todo rastro de civilización ha sido destruido por la barbarie humana (incluso los libros que sucesivamente fueron quemados y prohibidos). En la historia, la última sobreviviente, motivada por una razón que no comprende, arriba luego de mucho esfuerzo, a unas ruinas milenarias donde se atesora algo que desconoce y está a punto de descubrir. Me vi obligada a extenderme más de lo aconsejado. Me disculpo por ello.  Para leer todos los textos participantes, pasar por aquí.





Alguna vez entre esos muros alguien cantó letanías a viejas deidades, otros escudriñaron desde lejos las estrellas, algunos quizás evocaron historias de sus ancestros volcando en tersos pergaminos sus señales de tinta. Muchos más hurgaron más tarde entre esas líneas, reencontrándose con los primeros, venciendo las cenizas del tiempo que, implacables, sellan el final de cualquier vida.

Saberse próxima a la puerta tácita de aquel poder inimaginable, desgastado por la sustancia de inacabables guerras y sus infinitos fantasmas, le hacía comprender que algo o alguien había dispuesto que así debía dejar su huella en el camino, ese que ya culminaba, ese que por los designios de la estupidez, los odios y la muerte no tenía más futuro.

Desde que los humanos comenzaron a erguirse frente al Todo animándose a plantearle los fundamentos de la que entendían su supremacía, pretendieron en su arrogancia ocupar por siempre el cenit de la creación. Esa soberbia los condenó. Esa vanidad terminó por arrasarlos.

Los pocos sobrevivientes, aullando allí fuera en las cercanías de esas ruinas legendarias, convertidos en criaturas deambulantes que nada sabían de preguntas o respuestas, se resignaban a despedazarse unos a otros en merecido castigo por su iniquidad.

Ella no sufrió el contagio. Por algún extraño designio había logrado preservarse de ese destino de bestialidad irreversible en los que los había trocado el último holocausto.

No quedaban ya sabios a los que consultar, se habían extinguido, como los amaneceres dorados, las aves, los sueños y los testimonios alguna vez atesorados.

No quedaban en pie monumentos, ni rastros de lo que fuera civilización avanzada. No quedaban tampoco credos, ni mitos ni esperanzas de redenciones prometidas.

En ese punto terminal de la historia humana, intentar elevar plegarias a la nada, a la oquedad sombría de los cielos y los tiempos, no resultaba siquiera una estrategia vana…consistía más bien en un insulto a la creación que intentó una y otra vez reconstruir lo destruido, sostener en vano lo que se insistía en ser derribado.

Aunque carente de afectos fuera de los que refiriera la propia supervivencia, los pocos semejantes que alcanzó a conocer alguna vez le hablaron de otras circunstancias, otras realidades que se dieron en el pasado. Hubo un tiempo en que la tierra era próspera y vitales las aguas. Los humanos eran muchos y poblaban los cuatro rincones del planeta. Se fueron enfrentando unos a otros y acabaron exterminando lo que antes abundaba y ella sólo conoció por referencias. 

Intentar soñar con aquellos lejanos tiempos en que ella ni existía había consistido hasta ahora en su principal sustento. Haber llegado desde tan lejos hasta esas ruinas, inspirada quién sabe por qué fuerzas, resultaba ser ya en sí mismo un triunfo, una hazaña tan increíble que todavía la hacía estremecer por dentro.  Y ahora que estaba allí, recorriendo la imponencia de aquellas reliquias volvía a sentirse desorientada, perdida…sin saber en realidad qué buscar, dónde indagar…

Ya acostumbrados a la oscuridad, sus ojos no tardaron en adiestrarse para andar en aquella penumbra inquietante. Afortunadamente alcanzó a ver varias teas sujetas a los muros laterales; las fue encendiendo una a una, por lo que la luminosidad se fue incrementando a medida que avanzaba. Al final del pasadizo se alzaba una gran puerta. Dos hojas de sólida madera engarzada con herrajes de hierro cedieron ante la presión de su mano temblorosa que no pudo resistirse a girar el aldabón.

Frente a ella, conservando rancio el aire que fuera fresco alguna vez, se hallaba lo que adivinó era una enorme biblioteca. Preservada del eco de violencias y tragedias, aquella enorme sala, subdividida en otras por arcadas curvas que sostenían el techo en magnificencia aún recordada, parecía estar dispuesta para ella, aguardando desde siempre su llegada. El relieve de una silueta humana con los brazos extendidos rodeada por un círculo flameante se destacaba en la parte superior de uno de los muros de la estancia.

Nada en toda su vida había logrado conmoverla tanto. Se hallaban ante sí los registros invaluables de tantos años ya olvidados, generosos escritos de glorias y sueños pasados, descripciones de realidades borradas ya de la faz de la tierra, geografías de antaño, ilustradas crónicas de viajes y aventuras. Un universo fascinante -como jamás su mente ansiosa se animó imaginar- a su entera disposición!

Alguna caprichosa mediación desconocida había hecho que sus pensamientos, sus deseos, su espíritu, se conjugaran para hallar el camino que la condujo hasta allí, frente a aquel único y colosal tesoro que, paradójicamente, ella no sabía dilucidar! Jamás quiso la suerte que alguno de aquellos pocos ilustrados que quedaban en ese entonces con vida, se cruzara en su camino para que le enseñara la extraña técnica de trazar e interpretar líneas de la que los antiguos llamaban escritura.

Profundamente conmovida por el inimaginable designio en el que el destino la había colocado, la sufrida mujer confió una vez más en sus instintos y tomando uno a uno los volúmenes que sabía no lograría nunca comprender, comenzó a recorrer aquellas magníficas páginas, algunas plagadas de coloridas ilustraciones, otras con regularidad de signos y prolijamente encuadernadas. Hasta las más añejas y menos conservadas se dejaban hojear con sumisión y entrega.

La compleja mezcla de sensaciones que atravesaban su mente y corazón la fue haciendo caer en un inusual sopor mientras acariciaba con impotencia y resignación las tapas magníficamente decoradas de un pequeño libro que encontró guardado dentro de una caja.

Con el precioso libro entre sus manos se dejó dominar por el sueño que la fue envolviendo. Recostada en el mesón que se hallaba en el centro del salón principal de la biblioteca, casi apoyando la cabeza sobre él, la mujer fue penetrando poco a poco, con delicadeza inaudita, dentro de la realidad que el libro guardaba.

Se dejó llevar, blandamente hacia un bosque frondoso donde el sol se filtraba cálido y curioso haciendo dorar con su oro las hojarascas que cubrían el suelo por donde ella iba pisando.

Lograba sentir la brisa, un sugestivo aroma a pinos y hierbas fragantes. Alcanzaba a ver a los pájaros en sus nidos, los polluelos temblorosos clamando a sus padres por alimento. Logró acariciar las flores extrañas y bellas que poblaban el sendero, se embriagó con el rumor del agua de un arroyo cristalino, se dejó llevar por la emoción al ver correr un zorro tras una liebre que casi rozó su pie en la huida. Fue mágico… pero real el andar por esas sendas contenidas todas dentro de aquel libro, real su alegría,  intenso y real el palpitar en su pecho al ver jugar unos niños felices, agitando sus manos al viento.

En medio de su ensoñación, sin haber salido aún de ese limbo, la mujer se preguntaba si el hechizo que estaba haciendo realidad lo que alguien alguna vez había descripto sería parte del delirio final de una enferma que, con ingenuidad, buscaba engañarse a sí misma.

Sin quererlo -más bien esforzándose por no hacerlo- la mujer despertó en medio de un leve resplandor. Con el libro aún entre sus brazos, acodada sobre el antiguo mesón de la biblioteca decidió que no debía esperar para comprobar el alcance del mágico embrujo que de ella se había apoderado.

Tomó otro libro, esta vez uno más voluminoso, con pequeñas figuras terribles y coloridas decorando los laterales del escrito. Se dejó llevar por la tersura de una bruma irisada y cayó nuevamente en la magia envolvente…”soy el alfa y la omega”…”el principio y el fin”… Escuchó claramente una voz intacta y primordial pronunciando esas palabras a la vez que algo que nunca había experimentado le confortaba por dentro. Tuvo esta vez la certeza que el destino le estaba regalando un presente infinito: por alguna razón que no comprendía –quizás por pura piedad ante su soledad inmensa – se le estaba dando la facultad de revivir y conocer lo conocido y vivido por otros muchos, todos seres como ella, que desde épocas inmemoriales, habían amado, habían construido, habían enunciado, habían descubierto…

Un universo paralelo existía a través de los testimonios dejados por sus semejantes, preservados en forma latente, vívida y palpable en cada volumen de aquella biblioteca.

Abrumada por la inmensidad de la maravillosa oportunidad que se le ofrecía llegó a pensar que quizás el poder que se le estaba otorgando no acabara allí. Quizás lo que tenía ante sí no fuera sólo un alimento para su infinita sed de conocimiento o un alivio para su propia realidad truncada. Quizás ante sus ojos tuviera la puerta de entrada hacia otra dimensión desde donde pudiera advertir a sus antepasados sobre el final hacia el que se estaban dirigiendo. Quizás tuviera la extraordinaria misión de intentar cambiar el rumbo de lo que terminó en destrucción. Un invaluable acceso hacia los márgenes del tiempo enlazados a través de los testimonios que la humanidad fuera dejándose a sí misma a lo largo de los siglos.

Conmovida a tal punto que llegaba a sentir la presencia de su propio espíritu, vertía con emoción las lágrimas que creía ya no tener. Volvió a escoger otro libro al azar… lo abrió, sin ver, en una página cualquiera y rogó a los dioses que hasta allí la habían conducido, que le dieran una nueva señal, una constancia certera de lo que le estaban brindando.

Reposando su cabeza muy cerca de las páginas amarillentas de aquel otro libro, volvió a caer en el sedado sortilegio del ensueño revelador. Esta vez fue de tintes dorados la niebla que la envolvía… y lo que alguna vez alguien escribió en forma profética, sintió que se haría realidad a través de ella:

 “Después de cada final habrá siempre un nuevo principio”…

jueves, 21 de junio de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO: Mundial

Esta semana nos conduce Gustavo, quien nos propone escribir sobre los eventos del Mundial de Fútbol. Les dejo mi aporte. Para leer más textos, dar clic aquí.


Resultado de imagen de rusia 2018



MUNDIAL ARGENTO

Respira el gobierno durante el tiempo en que la selección tiene chance de entrar a octavos. Pocos tienen la expectativa que se prolongue más aún la bonanza y lleguemos a finales. Pero no hay que perder las esperanzas. En fútbol y en política este país es impredecible, y la gente también: hoy te quieren linchar y mañana puede que te paseen en andas. Todo depende de los resultados. Ganar o perder, esa es la cuestión… todo lo demás es relativo y poco importan las convicciones, las coherencias o las buenas intenciones.

Con las mieles previas a un eventual triunfo futbolístico, los males inocultables de lo que vienen haciendo hasta ahora los grandes genios que integran “el mejor equipo económico” de todos los tiempos tienen una chance de ser relegados a segundo lugar en los titulares de prensa y televisión… y hay que aprovecharlo: que se hable de goles o de penales errados, que cuestionen al técnico y hasta que se agarren a trompadas frente a cámara discutiendo sobre qué planteo táctico es más efectivo. Todo recurso práctico de distracción vale y pesa a la hora de diluir la tensión social que se cocina con tanta política mal aplicada, tanto vaciamiento de bolsillo, tantas responsabilidades no asumidas.

Dada la tendencia innata que tenemos hacia el exitismo, no hay mejor momento para operar entre las sombras que en estas acotadas circunstancias en las que la celeste y blanca flamea todavía frente a cada televisor argento con cierta chance de triunfo, haciendo latir eufóricos y expectantes los corazones de quienes habitualmente estamos en otra cosa y cada cuatro años nos dejamos llevar por la tramposa ilusión colectiva de soñar que -al fin- en algo podemos ser “los mejores”.

jueves, 14 de junio de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO: Cambios

Esta semana nos convoca Lucía, desde su blog, con la consigna de escribir sobre los cambios. Me disculpo por el tono de mi texto, pero me surgió así. Para leer todos los relatos, dar clic aquí




CAMBIOS

Macerado por el tiempo, el desengaño, la experiencia y el aprendizaje, uno va mutando en su forma y en su contenido (aunque en sustancia y esencia siempre seamos los mismos). En pocas cosas respondemos hoy igual que ayer, aunque con obstinación busquemos vernos siempre igual frente al espejo.

Si bien es cierto que la identidad se va forjando a medida que pasan los años y seguimos siendo -en nuestro fuero más íntimo- los mismos que cuando éramos niños, debemos reconocer que por estar vivos nos hallamos en constante transformación e intentar aceptar esos cambios demuestra el estado de nuestra fortaleza interior, que no siempre crece a la vez que decae la de nuestro exterior.

Aunque duela, aunque insistamos con que no, que en nada hemos cambiado, que todo nos llega igual, que actuamos hoy de la misma forma que ayer cuando éramos jóvenes y puros… no es cierto; no puede serlo, porque la vida viene dejándonos huella, y lo que ayer quizás nos lastimaba profundamente y sin filtro, en el presente no logra calarnos igual que antes, cuando nuestra inocencia era mayor y nos encontrábamos a merced de la tempestad de nuestros sentimientos.

Para bien o para mal uno va construyéndose capas intentando aislarse de todo aquello que no puede controlar, mientras siente que todo alrededor se descalabra, se vuelve irreconocible, ajeno e inexplicable.

Es que a medida que transcurren los calendarios cambia nuestro papel dentro del universo cotidiano en el que nos movemos y las alas que nos alentaban terminan por caer por los hondazos. Si bien tras las primeras pérdidas intentamos ser los cimientos de eso que antes nos sostenía, luego de varios ciclos ininterrumpidos en los que las certezas viran totalmente hacia lo inesperado, uno advierte que el destino dispone que seamos roca en lugar de viento y con tristeza y resignación, pese a no quererlo, termina al fin por entregarse.  

miércoles, 6 de junio de 2018

ESTE JUEVES UN RELATO: EL CUADRO

Nuevamente es el amigo Pepe quien se hace cargo de la conducción de este jueves y nos propone elegir una obra pictórica para inspirar nuestro relato. Para leer todos los textos participantes en la convocatoria, pasar por su blog.




La obra que me inspiró: Oz, de Ricardo Celma





LA TIERRA DE OZ

Duermes, luego de leer el mágico libro y el poder de la ensoñación te lleva esta vez al sitio real en donde todo empezó. Te ves y te palpas con la sustancialidad que sólo se advierte en el mundo concreto, por lo que, más allá de lo que tu razón quiera admitir, aceptas que estás al fin en esa mágica tierra de Oz donde todos logran hacer realidad sus deseos.

No ha hecho falta en tu caso un fuerte tornado para llegar. Han bastado solamente las alas de un libro y la convicción de que en tu vida jamás lograrías ser feliz. Hacia allí querías escapar, ensimismada en tus negaciones, en la frustración de no reconocerte cada mañana frente al espejo, con la certeza de ser rechazada por los demás, a los que a su vez consideras ajenos y diferentes. Piensas que allí, en esa tierra inaccesible para muchos, lograrás refugiarte, aceptada y comprendida sin necesidad de etiquetarte ni aparentar lo que sientes que no eres.  

Pero tu mirada sigue triste estando allí, no has sentido el poder de la magia, no ha llegado la transformación que esperabas, no se ha aclarado tu mente ni te has reencontrado con el corazón que solías tener en otro tiempo.

Dorothy y sus amigos te observan acongojados. No saben cómo ayudarte, no pueden recurrir ya al mago en el que ayer creían, ese que -decían- dominaba el arte de hacer realidad los sueños. Es que han perdido aquella inocencia. Los puros también crecen, no se atan a la esperanza tonta de pretender que sea otro quien destruya sus fantasmas. Ahora lo hacen ellos mismos, por su cuenta y a fuerza de convicción y coraje.

Pero tu dolor los conmueve y de su experiencia rescatan lo que de ellas pueda ayudarte. Conocen lo valioso que puede ser tender una mano. Se saben más poderosos estando juntos y esperan que sientas que tú también puedes sumarte. Comparten contigo sus diplomas, te prestan el reloj-corazón y la inefable Dorothy te regala sus preciosas zapatillas rojas para que vuelvas cuando quieras a ese lugar al que llamas hogar y donde -sabes- encontrarás la fuerza y el motivo para reinventarte.

viernes, 1 de junio de 2018

ESTE JUEVES, no logré acoplarme a las HISTORIAS FAMILIARES

Esta semana Dorotea nos propone escribir sobre una particular familia sobre la que detalla sus características. 
"Las historias tendrán como personajes principales a PACO y SINA, una pareja casi moderna, que viven en CANTALAPIEDRA, esté donde esté. Tienen un hijo que se llama PINCHO por flaco y PEDRO por bautismo."
Sugerencias: De cómo se conocieron, de cuándo se enamoraron, por qué Paco cojea, dónde está el baúl de la tía abuela Mónica, por qué no se hablan con la familia de Sina, qué hace Pincho por las tardes?

Por la forma en que se plantea, surge como adecuado un determinado estilo narrativo al que no me condujeron las musas. De ahí que tenga que disculparme y aclarar que este texto, si bien surgió del tema juevero de esta semana, en muy poco se acerca a lo que debíamos escribir. Así mismo no quise dejar de sumarme a la convocatoria, por lo que lo publico igual. 

Para leer los textos que SÍ SE AJUSTAN, dar clic aquí.



EL VIEJO ARCON

En aquel viejo baúl de la abuela, semi enterrado entre las cosas en desuso del altillo, cada quien en aquella casa encontraba la puerta de escape para sus propias tribulaciones. Como si fuese parte de un rito ancestral que nadie confiesa, todos recurrían a él y a su magia cuando, en secreto, buscaban dejarse llevar por sueños, recuerdos, lágrimas o vuelos infinitos según  fuese la razón que lo impulsara.

Si la crudeza de descubrirse una nueva arruga en el entrecejo llevaba a la mamá a caer en un pozo de depresión más aguda que la acostumbrada, calladita y sin que nadie la viera subía al desván -y cuidándose de tener preparada una excusa creíble por si alguien advirtiera su inusual excursión a los altos de la casa- abría lentamente aquel arcón primorosamente labrado por el paso del tiempo y rebuscando entre las viejas fotos y los ropajes de antaño allí guardados, se dejaba deslizar en su ensoñación hacia sus esperanzados años mozos en  los que sueños y juventud aún estaban intactos. Bastaban entonces unos contados minutos para que su corazón volviese a latir ávido de nuevos horizontes y su venturoso espíritu de madre-a-prueba-de-toda-incertidumbre reencontrara la razón para seguir cabalgando con fuerza y determinación en medio de cualquier tormenta que pudiera acongojar a su familia.

Si la impotencia por sentirse atropellado –ya sea por su desmedida prudencia o por su perceptible renguera- menoscababa la baja autoestima del papá de esa familia, despacito y luchando para que su paso desparejo no lo delatara al subir la escalera, el frustrado oficinista escarbaba entre los tesoros del mágico arcón buscando algún rastro de lo que fueran modestos logros deportivos de otro tiempo: dos o tres copas alguna vez doradas trayéndole recuerdos de un podio ya lejano, sus manos juveniles blandiéndolas en alto con mucho orgullo mientras sus padres sonrientes aplaudían entre la gente desde la tribuna del natatorio. Bastaban esos pocos instantes de evocada felicidad para que otra vez, con las fuerzas renovadas, aquel noble padre de familia decidiera con convicción retomar la batalla diaria para ganarse el pan con dignidad y constancia, parándose de frente ante a las nuevas adversidades que pudieran presentarse.

Si la monotonía de los juegos no compartidos lograba opacar en algún momento la lozanía de la mente infantil del hijo único de aquella casa, la infalible fuente de inspiración para renovar su avidez por misterios y fantasías no podía ser otra que el viejo arcón de la abuela aguardando allá en lo alto. Refugio cálido en tarde invernales el viejo arcón se transformaba en poderoso buque de guerra, fabuloso tesoro de piratas aguardando por ser descubierto, fantástica nave espacial, maravilloso circo ambulante… o lo que fuera. Mil formas diferentes de hacer reales todos los sueños que aquel niño solitario desease crear en base a los viejos trastos allí guardados. Rastros palpables de vidas mágicamente cercanas, siempre disponibles para lo que se quisiera evocar.

Pero lo que nadie se imagina es que allí, en ese mágico arcón, entremezclado con viejas cajas de recuerdos, ropajes ajados y papeles atesorando amados registros de familia, sigue habitando efectivamente el espíritu dulce de la abuela, quien -pese a haber traspasado hace mucho el umbral hacia la inmortalidad- sigue presente allí en la casa, sobrevolando a sus queridos vástagos velando por sostenerlos siempre en su lucha por la felicidad.

SÚMATE

Archivo del blog

RANKING DE ESTE BLOG SEGÚN WIKIO

Wikio – Top Blogs

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000