Feliz Navidad 2016!

Feliz Navidad 2016!
Dedicado a toda la comunidad bloguera

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

miércoles, 20 de enero de 2016

ESTE JUEVES UN RELATO: Sucedió a bordo...de un tren

Esta semana Pepe nos propone narrar una historia (real o ficticia) de un suceso ocurrido a bordo de algún medio de transporte. Traigo a propósito de la convocatoria, parte de una historia que escribía hace bastante y que tal vez muchos no hayan leído. Mis musas están últimamente algo aletargadas. Espero sepan disculpar mi falta de inspiración fresca.
Un abrazo.


Foto tomada de la red


(...) Lo que mejor recordaba de ese último día, era la costa. Ese mar helado siempre desafiante burlando los sueños y las esperanzas de quienes buscan, al menos con sus pensamientos, alejarse de allí. Las olas rugientes rompiendo bravas sobre el espigón. El horizonte impávido, el cielo blanco. Dos o tres gaviotas haciendo de vigías conteniendo el silencio eterno de aquel páramo de viejos marinos añorando siempre otro mar. Si la desolación hubiera podido elegir un lugar para anidar, sin duda hubiera sido allí, entre esas rocas.


Después resurgían, dispersas, algunas imágenes borrosas en un tren. Viejos vagones zarandeándose al unísono a medida que el paisaje invernal se desplazaba ante sus ojos resignados. Por más que lo intentaba, no recordaba el motivo por el que había emprendido aquel viaje, pero sí la inequívoca sensación de haberse sentido sumamente inquieto durante el trayecto. De improviso venían a su mente algunos de los rostros macilentos de los otros pasajeros: un cura somnoliento, una oscura dama que viajaba con un niño quejoso, dos o tres extraños que hablaban un idioma que no lograba identificar…
Hurgando con dificultad en lo más solapado de sus borrosos recuerdos logró adivinar al fin una presencia estremecedora en todo aquello que con dificultad iba reconstruyendo luego de su prolongado letargo. Unos ojos muy grises fueron abriéndose camino entre las nubes de su disuelta memoria. Grises. Tan grises como el camino de humo que el viejo tren iba dejando tras su marcha. Por un momento logró evocarlos en toda su magnitud, en todo su misterio. Unos ojos tan intrigantes como la voluptuosa dueña de aquella mirada que lo traspasaba sin piedad aún en el recuerdo. 
Aquella mujer que apareciera de improviso sentada junto a él en el desvencijado camarote logró estremecerlo de pies a cabeza, descolocándolo de cuajo de su elaborado rol de hombre silencioso y circunspecto con el que acostumbraba enfrentar el mundo. Por un momento perdió todo sentido del decoro y las buenas costumbres -ahora lo recordaba bien- no podía dejar de mirarla, aún a riesgo de resultar grosero e irrespetuoso. Algo en ella le resultaba  terriblemente atrayente. Maliciosamente atrayente. Se sintió desfallecer ante aquella mirada posesiva, de la que -tuvo la certeza- no podría apartarse ya más.
Después todo se hizo bruma en su cabeza. Todo confusión, niebla, angustia, miedo e imprecisión. Como si él en su integridad se hubiera disuelto en un abrir y cerrar de ojos…un abrir y cerrar de aquellos ojos grises que lo trastornaron al punto de disolverlo como hombre y como persona.
Y ahora él estaba allí, en aquel extraño cuarto entre penumbras, perdido y lastimoso, solamente iluminado por una débil y temblorosa flama, intentando recomponer en su memoria los hechos que le sucedieron a aquel encuentro fatal que lo dejara casi inmóvil, postrado y loco, internado como estaba en una clínica perdida en medio de la nada. Donde nadie iba a verle, más que esos deshumanizados enfermeros que lo inyectaban cada seis horas y lo forzaban a comer esa papilla amarillenta que sabía a medicamentos y que tanto le asqueaba(...) 

18 comentarios:

Diva de noche dijo...

Vaya de cosas que deben haber pasado a bordo de ese tren...cosas que lo marcaron tan profundamente que puede haber olvidado todo menos esos ojos..o quizás, el accidente impidió que algo pasara....quien sabe...quien escribe esta historia se guardará ese secreto hasta el final......besos jueveros

Ester dijo...

Ojalá recobre la memoria de lo sucedido y nos lo cuente a nosotros, debió ser impresionante. Saltibrincos

María Perlada dijo...

Qué triste es perder la memoria y no recordar nada de lo que se ha vivido.

Me encantó tu relato, a mi esta vez se me paso.

Un besazo!

Ilesin dijo...

Realmente no te falta inspiración para recrear un relato espectacular.
Besos

Pepe dijo...

Nos dejas en la intriga sobre la identidad de la misteriosa dama de ojos grises y mirada penetrante. ¿Tal vez la muerte?. Si es así, estuvo cerca de su objetivo pero fracasó puess sigue vivo aunque su mente esté envuelta en una permanente bruma.
Un fuerte abrazo Mónica y gracias por sumarte a mi convocatoria.

Tracy dijo...

Un tren es un pozo de acontecimientos.

Yessy kan dijo...

Es un viaje espeluznante que mantiene al filo hasta el final. Pobre del protagonista que cayó bajo el embrujo de esa extraña mujer. Casi coincidimos con el relato, Mónica. =)
Saluditos

H... (Perla Gris) dijo...

Una historia que a mi me ha estremecido sin duda alguna, no ser capaz de recodar las cosas, ver que se van borrando, que se desvanecen debe ser muy duro... y tu relato tan lleno de detalles se ve como una película en mi cabeza... genial Mónica...
Besines...

* dijo...

Al leer este texto tuyo lo he ido entonando de tal modo que parecía una especie de letanía, una genuflexión con uno mismo. Un paseo largo donde los detalles que un día fueron perfecto se van diluyendo en la memoria...

Un beso enorme.

San dijo...

Que angustiosa experiencia, un viaje al que yo no me apuntaré por lo que pueda pasar. Has transmitido una sensación opresiva total. Felicidades.
Besos.

MOLÍ DEL CANYER dijo...

Que sensacion de agobio! Y es que eso de perder la memoria y recordar todo como dentro de un sueño impone, enigmatico relato que te tiene en vilo hasta el final.Besos.

Alma Baires dijo...

La sensación que crecía a medida que leía es de terror... por lo que pudiese suceder, por esa incertidumbre... oprime realmente.

Un relato magnífico, sin dudas Mónica... un beso.

Mar dijo...

Mónica, tu texto me ha parecido muy bueno. Muy creativo, muy original pues sin hablar de ese encuentro, nos hablas de él. Un final contra el que se choca, que aunque se veía venir que la cosa iba a acabar mal (la atmósfera te va preparando... la angustia va creciendo...), a mí me ha movido, me ha zarandeado Las descripciones de paisaje y atmósfera están super bien elaboradas, con un vocabulario riquísimo. A mí eso me cuesta muchísimo. Felicidades. Un beso

Carmen Andújar dijo...

A veces hay un suceso que te marca tanto para bien o para mal, que en este último te puede hacer perder la razón.
Muy buen relato.
Un abrazo

Alberto V. dijo...

Un relato de lo más narrativo. Se nota que tienes un lenguaje rico y una mente ágil. Escribes con seguridad y no te pierdes en ninguna línea. Sabes a dónde nos llevas. Hasta un final más de sorpresivo que de coherente. Disfruto con tu pluma, y así deseo que sigan los jueves.

Un abrazo grande.

Charo dijo...

Consigues crear una atmósfera muy inquietante y misteriosa, tanto que produces una gran angustia en el lector aún sin saber qué es exactamente lo que ha ocurrido. Te felicito Mónica!
Un beso

Alfredo dijo...

Es un relato con nubes, esas que no te dejan ver el mal pero que algo intuyes. Delicado texto para impresionar y mirar hacia atrás... ¡No, aquí no hay nadie! Menos mal...
Besos

Carmen Magia dijo...

Un buen relato, con esa atmósfera de la que te habla Charo. Me gusta el misterio y tu relato te envuelve en el.

Muchos besos.

SÚMATE

Archivo del blog

RANKING DE ESTE BLOG SEGÚN WIKIO

Wikio – Top Blogs

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000