Feliz Navidad 2016!

Feliz Navidad 2016!
Dedicado a toda la comunidad bloguera

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

viernes, 24 de julio de 2009

LA LEYENDA DEL NIX - Parte dos





Parte dos: CON EL BESO DE LAS OLAS


Aquella anécdota sirvió como entretenimiento de los parroquianos del bar por varios meses.

El hecho de que uno de los suyos sobreviviera a una caída en un mar embravecido como el de esas latitudes era ya, en sí mismo un hecho como para destacar. Que hubiese aparecido sano y salvo a muchas millas de donde cayó, le agregaba la cuota de especialidad que el suceso ameritaba, pero que encima, calmada ya la fiebre, el afortunado sobreviviente destinara sus primeras palabras a responsabilizar de su salvataje a un casi desconocido ser mitológico, que sólo constaba en la fantasía de los cuentos de viejos pescadores, era algo mucho más difícil de aceptar como normal.

Desde ese día, cada vez que el muchacho se acercaba a un grupo de aldeanos, entraba a la taberna o partía otra vez mar adentro, alguien dejaba caer como al paso, con remarcada ironía, algún comentario burlón sobre el nix y el misterioso rescate.

Esa impensada situación descolocaba totalmente al joven que toda la vida se había esmerado por ocultar su vocación de soñador empedernido. Nunca buscó llamar la atención, mucho menos convertirse en el centro de las burlas de sus amigos y vecinos. Tan mal llegó a sentirse a causa de las bromas y las indirectas que recibía constantemente que un día decidió juntar sus pocas pertenencias y alejarse para siempre de la aldea en la que había nacido.

Mientras caminaba con gran padecimiento por la decisión que se vio forzado a tomar, su mirada se detuvo a lo lejos, en el horizonte, buscando despedirse de su mar, de sus paisajes, de ese cielo ceniciento que casi siempre se mostraba con reticencias, como la misma gente que bajo él habitaba.

Quiso tener por última vez una vista completa de aquel paraje de su infancia, por lo que decidió desviarse del camino y hacer un alto en el viejo faro abandonado.

Atravesó sin problemas el portón desvencijado, subió con esfuerzo los escalones que conducían hacia la torre, se despidió con melancolía de los recuerdos de su niñez que llegaban a borbotones, envueltos en el frío viento de la mañana y mientras dejaba elevar con melancolía su mente, allí, con las gaviotas y los albatros que sobrevolaban el Islote de los Pájaros, la vio. Era la nix que lo había rescatado.

Raudo como el viento bajó la escalera caracol saltando de dos en dos los viejos peldaños. Su corazón agitado parecía querer salírsele del pecho. Sin dudarlo siquiera, se lanzó al agua helada, nadando hasta el islote donde hacía un momento había vuelto a ver a aquel ser fantástico de sus libros y de sus sueños, etéreo como el aire, mágico como la luz de un amanecer, misterioso como la luna tras las tinieblas…

Tiritando de frío pero con el calor de su alma alentándolo a seguir, logró rápidamente llegar hasta la otra orilla y desde allí, corrió hacia los peñascos donde había visto a la nix. Desorientado, mirando con desesperación hacia los cuatro puntos cardinales, pensó con aflicción que el extraño ser se había hundido otra vez en el mar buscando huir de su intempestiva presencia. Recordó que se trataba de un ser muy tímido, hábil para esconderse y temeroso de los humanos, que, sin duda, a lo largo de los siglos le habían dado sobradas muestras de sus estupideces y violencias.

Pensó que, quizás, la nix que aquella vez se había apiadado de él rescatándolo de una muerte segura, no quería ser observada de cerca. Tal vez sólo se dejara ver desde lejos y en circunstancias extraordinarias, para mantenerse a salvo y alejada de la curiosidad y la ignorancia de los humanos desaprensivos. De ser así no encontraba cuál era la razón de que justo esa mañana, cuando él había resuelto marcharse para siempre de allí, la nix hubiese decidido aparecérsele otra vez, en forma fugaz e inesperada pero clara e inequívoca.

Ninguna señal había quedado de su presencia. Nada extraño indicaba que por allí hubiese pasado un ser tan especial y fantástico. En la arena no se veían más huellas que la de los pájaros, en el mar, abundante espuma blanca, en las rocas, sólo el registro del paso del tiempo.

Cuando ya había decidido dar por finalizada la búsqueda, sin la más mínima esperanza de lograr adivinar la silueta deseada en el horizonte, de improviso y como si de una leve fragancia se tratara, presintió que detrás de sí alguien o algo lo observaba.

Con mucho cuidado de no realizar movimientos bruscos, conteniendo la respiración y rezando para que su intuición no lo traicionara, lentamente, como quien no quiere espantar un sueño, fue girando muy despacio hasta quedar por fin y sin mediaciones, cara a cara frente a la nix, que con más curiosidad que miedo lo contemplaba desde la orilla.

Temblando de pies a cabeza, emocionado a más no poder, el joven pescador se hallaba incapaz de pronunciar palabra y lejos de hacer algo se limitó, extasiado, a disfrutar de ese mágico momento.

Aquel maravilloso ser tenía la apariencia de una joven bellísima, como nunca antes había visto. De largos cabellos oscuros, piel blanquísima y ojos claros y expresivos. Su presencia hacía que el aire se tornara más transparente, más diáfano, con el intenso perfume del mar que los embriagaba. La nix se hallaba reclinada sobre una roca, asomado su torso por sobre ella, mientras el agua salpicaba, como si hiciera una travesura, el rostro del perplejo pescador.

Hubieron transcurrido varios minutos sin que ninguno de los dos hiciese nada para que el otro no saliera de su aparente ensoñación. Sólo se movían las olas, los cabellos de ambos mecidos por el viento y alguna gaviota entrometida que revoloteaba de roca en roca.

Primero fue un paso. Leve, tímido, pausado… Después un grácil movimiento del cuerpo de la nix que se acomodó mejor sobre la roca. Siguieron un segundo y tercer paso, quizás algo más atrevidos. Luego fue un mohín, ligero como espuma, con la gracia seductora de las hembras que buscan ser correspondidas. No se supo qué leve movimiento siguió, quizás fueran varios al unísono. Lo cierto es que al atardecer aún estaban los dos tomados de sus manos, mirándose profundamente a los ojos sin hacer ya caso al frío, al viento, o a las olas que besaban con su sal aquellos dos cuerpos que ya se conocían.

Nadie supo en detalle lo que ocurrió aquel día, nadie sospechó siquiera que el joven pescador había planeado irse para siempre de su aldea. Al caer la noche retornó radiante a su cabaña con el alma inquieta de quien ha encontrado su destino.

A partir de entonces, fueron otras muchas las mañanas, las tardes y las miradas. Fueron muchas también las promesas y los regocijos.

Al fin, un día, luego de haber cavilado ambos amantes cómo querrían compartir para siempre sus vidas, el joven pescador llegó al pueblo acompañado de una joven a quien presentó a todos como su prometida.

La sorpresa cayó como brisa de primavera. Inusual mensaje de los dioses que parecían bendecir con delicia a aquel manojo de sencillos pescadores. Poco a poco los aldeanos se fueron habituando a ver a la bella muchacha aquí y allá, siempre mesurada y leve, casi sin pronunciar palabras, pero con una sutil y encantadora sonrisa que iluminaba a quien la veía. Sus breves incursiones por la aldea eran siempre en compañía del joven pescador que lucía, de su mano, tan feliz como su enamorada.

La reservada nix había puesto, como condición para quedarse, que nadie supiera nada sobre su identidad. Ni siquiera su propio amante debía preguntarle más detalles de los pocos que sobre su misterioso origen había logrado entrever. Eso la perturbaba y lograba entristecerla a tal punto que sus ojos se tornaban brillosos y melancólicos, dejando asomar por ellos alguna lágrima cristalina, tan salada como el mar.

El joven enamorado estaba tan feliz de tenerla a su lado que, en un principio, logró vencer sin dificultad la tentación de satisfacer su curiosidad sobre el secreto de los nix y su recóndito origen.

Con el correr de los meses, la joven pareja se fue habituando a la convivencia de tal manera que se compenetraron profundamente uno con el otro: se amaban de verdad.


(continuará)



8 comentarios:

yonky dijo...

Lo cierto es que al atardecer aún estaban los dos tomados de sus manos.

Terminado de esa manera tendriamos un final feliz,tipico de cuentos de hadas a lo que nos tenian acostumbrado en nuestra infancia,temo que Neo nos tiene preparado distinto final como sorpresa,a esperar entonces.

vigoroso,agudo e ingenioso
ta la vuelta.

Mimí dijo...

Qué bien relatado está! Me encanta!He visto estrellitas y todo, jejeje.
Un besito, cada vez mejor, Neo, vas a acabar en la luna, propulsada por este cohete.
¿Vas a participar en el sábado literario?

eva pardellas dijo...

me he convertido en una adicta a tus lecturas.......geniales mil besos!!!

Aire de Alhena dijo...

Fantástico sus fantasia hecha realidad, pero ¿romperá la promesa de no hacer preguntas?
Sólo Neo lo sabe y nosotros debemos esperar :)

Un abrazo y espero con impaciencia el desenlace.

Any dijo...

Oiga vecina, no me va a decir que esto termina mal no? Mire que hoy es mi último día de vacaciones, no me haga un feo! jajajjaja
besos

Cecy dijo...

Ohh, que lindo Neo.
Me esta gustando mucho.

Como siempre que te leo.

Besos.

norma dijo...

No será la condicion que el se convierta en Nix tambien no? y se lo lleve al fondo del mar?. Voy por la tercera parte, besos. allá voy!!!

Pepi dijo...

Que bonito Noe ¿sabes? me encantan las sirenas, a mi segunda nieta le escribí un cuento de una pequeña sirenita, y a Javier otro, aunque el del él no acababa muy bien, je, je. Sigo leyendo.

SÚMATE

Archivo del blog

RANKING DE ESTE BLOG SEGÚN WIKIO

Wikio – Top Blogs

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000