Feliz Navidad 2016!

Feliz Navidad 2016!
Dedicado a toda la comunidad bloguera

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

sábado, 31 de marzo de 2012

CUANDO A LOS RELOJES SE LES DABA CUERDA

Inspirándome en el texto de Julio Cortázar del post anterior, algo propio:









Hubo un tiempo en que a los relojes se les daba cuerda. Los televisores se encendían pocas horas y con imágenes en blanco y negro. La radio estaba presente y era grata compañía. Los saludos se enviaban con postales y las cartas de amor llegaban desde lejos y en sobre estampillado.

Hubo un tiempo en que jugar en la calle no implicaba peligro. Las veredas lucían rayuelas dibujadas con tizas, no era raro ver chicos en cuatro patas jugando a las figuritas. El que tenía coche era casi casi un potentado. Los kilómetros marcaban las distancias y mudarse al extranjero suponía una despedida definitiva.

Hubo un tiempo en que la gente solía hacer visitas por la tarde o los fines de semana y se servía té con masitas o torta hecha especialmente en casa. Las noticias llegaban con retraso. La palabra empeñada era palabra santa y ser deshonesto estaba mal visto.

Hubo un tiempo en que las siestas eran moneda corriente. Los padres llegaban a casa al mediodía, se almorzaba todos juntos, se descansaba una hora y luego volvían a trabajar en jornada discontinua. Había médicos de familia, uno sólo trataba y conocía desde el más viejo al más chico.

Hubo un tiempo en que los domingos la gente comía pastas amasadas por la abuela, suficiente para toda la prole que llegaba con sus hijos. Se festejaba en familia se discutía sin odios y se gritaba en compañía, haciéndose mala sangre a la hora de los partidos.

Hubo un tiempo en que la luna era tema de enamorados. Ni se pensaba que era satélite ni menos que un día se la pisaría. Los tocadiscos portátiles resultaban la novedad. Amenizaban las fiestas bailables en casa de alguno de la barra, con la presencia paterna cercana, siempre atento para controlar.

Recuerdo con mucha nostalgia esa época…no porque haya sido mejor, sino porque yo era distinta…o igual, pero recién estrenada…y los sueños estaban intactos, la verdad me parecía una sola y era una enormidad el tiempo que tenía por delante…

18 comentarios:

Juan Carlos dijo...

Muy buen texto y acompañado de estupenda música. Ojalá pudieramos volver a esos tiempos, en que se daba cuerda a los relojes (que extraño suena hoy) con muchos de los avances que tenemos hoy.
Besos, Mónica.

izara dijo...

Hubo un tiempo, en que el futuro,
era un tiempo a estrenar,
el pasado no existía
y el presente era verdad.

Un abrazo Mónica.

Jan Puerta dijo...

Yo añoro el viejo reloj de cuerda de mi Padre. Lo encuentro a faltar para que me guíe correctamente en los espacios de tiempo, tiempo.
Un abrazo

Rochies dijo...

tanta verdad, que provoca nostalgia.
y diremos nada es como era, y entenderemos a quienes nos lo decían de pequeños, y nos costaba tanto entender...

La sonrisa de Hiperión dijo...

De nuevo por tu casa amiga.

Saludos y feliz domingo.

mariajesusparadela dijo...

Yo conservo y practico todavía mucho de ese tiempo.
Y me va bien.

alfredo dijo...

¿Realmente existió ese tiempo? Tengo una vaga idea, un diluido recuerdo, me suena como algo de ayer, pero... me perece demasiado mágico para que fuera verdad.
Y si lo fue, ¿cómo hemos sido tan torpes para perderlo?

Una gozada de texto, tan sencillo, que da gusto.

Abrazos

enletrasarte(Omar) dijo...

genial inventiva, saludos

Maruja dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maruja dijo...

Me encanta como escribes.
Un abrazo.

Susana Peiró dijo...

Ese tiempo también fue mi tiempo Querida Amiga, y también lo recuerdo con nostalgia. Sí, éramos recién estrenadas, el futuro nos pertenecía…y también la alegría y varias certezas.
Era, un mundo distinto y los temas cotidianos, también eran distintos. Las puertas y las ventanas, no tenían rejas, las casas no necesitaban alarmas, las personas se sentaban en las veredas para disfrutar el fresco del verano. Los niños corrìamos tras las luciérnagas por las noches.
Volver a ese territorio es una experiencia feliz ¡Muchas Gracias guapa! Mi abrazo, siempre con mucho cariño!

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Qué buena forma de recrear a Cortázar.
Quizá añoramos el gesto. El mero gesto de dar cuerda a un reloj.

San dijo...

Otros tiempos Neo, como bien dices ni mejores ni peores, otros.
Y no hace tanto ¿verdad? aunque lo parezca.
Precioso texto.
Un abrazo.

Gastón Avale dijo...

sin dudas esta entrada me llega al corazón, seré joven pero sin duda me estoy atado a esos momentos de disfrute y goce, de sencillez, de amor incondicional, de cosas familiares... ay ay... mónica... sabes escribir muy bien, siempre lo dije eh... me encanta tu manera de transmitir estas ideas, tenes una buena muñeca y soltura a la hora de dejarte llevar por esos tintes viejos, hoy ya superados, lamentablemente por la globalización y la producción en masa de todo... como se disfruta una torta!

Gastón Avale dijo...

y además de una torta... esa compañia de sobremesa... muy buen relato amiga.... un beso!

Juji dijo...

Cuanta nostalgia... pero que belleza de texto. Yo, intento que todo siga casi igual. Lo intento y a veces se logra y otras no.
Un besazo.

ShaO dijo...

sabes que con tus palabras he vuelto al tiempo que solo medía el reloj de bolsillo del abuelo?... tiempos y tiempos sí...
Besote y medio

Ángel Iván dijo...

Hay una preciosa poesía de Garcilaso de la Vega en la que evoca que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero si siempre pensamos así nunca escribiríamos en las páginas nuevas del libro de nuestra vida y hacerlo es siempre más enriquecedor y disfrutable.

SÚMATE

Archivo del blog

RANKING DE ESTE BLOG SEGÚN WIKIO

Wikio – Top Blogs

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000