Feliz Navidad 2016!

Feliz Navidad 2016!
Dedicado a toda la comunidad bloguera

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

lunes, 19 de octubre de 2009

EL MENSAJERO DE LOS DIOSES - Parte Final





LA MISIÓN

Tres días después de aquella primera experiencia trascendental en su nueva realidad chamánica, luego del descanso ritual que sucede a toda ceremonia y con la profunda convicción que aquella será la última vez que verá a su gente y a su pueblo, el que ya se asume como mensajero de los dioses parte, envuelto en la que es ahora su segunda piel, sin más armas que las que le da el conocimiento.

Un collar de cuentas negras con plumas de quetzal que entretejiera su madre y un brazalete en forma de serpiente emplumada son los elementos destacados de su ajuar místico, ese que el viejo chamán usaba sólo en ocasiones especiales.

Lleva algunas hierbas con grandes poderes alucinógenos, algo de pedernal, cinco piezas de piedra labrada para decidir ante alguna encrucijada y un trozo de cuero con inscripciones antiquísimas, oraciones a los dioses que su abuelo, en su infancia, le enseñó a invocar.

Para orientarse y encontrar el paso para cruzar el murallón de rocas que encierra su mundo, confía en su instinto, en sus creencias y en la gran sabiduría ancestral que se encargará, sin duda, de abrir las puertas que haya que abrir, tender los puentes que haya que tender y tallar las escaleras que sean necesarias.

Confía en su destino. Se dejará llevar, como ya aprendió a hacerlo, encomendándose a sus ancestros para que dispongan el rumbo.

Su voluntad no deberá interferir en los designios instaurados, en las decisiones ya tomadas.

Su cuerpo y su espíritu son instrumentos. La voluntad superior que unifica los seres y las cosas será la hacedora.

Es hora que se transpongan las barreras hasta hoy establecidas y se abran los horizontes. Hacia todos los confines deberá ser llevada la verdad revelada, la intrínseca razón de toda existencia, la causa y el efecto del círculo permanente de la vida en el que todos los seres y las cosas participan.

Inicia ya su misión, esa que todo hombre descubre cuando abre los ojos del alma y se encuentra en medio de un universo eterno e inabarcable.

No debe mirar atrás. Esos lazos no son buenos para el camino. El alma se aligera cuando los recuerdos no nos atan al lugar que nos ha visto nacer, mientras se nos abren, en compensación, todas las fronteras.

Las luces del alba van enrojeciendo el cielo y la negritud profunda de la noche que ya muere, cae, como manto de olvido, sobre su pasado, que desde ahora, será sólo un recodo en su memoria.

Su condición de chamán se estrena a la claridad del día y su nueva circunstancia lo hace sentir íntimamente ligado a todo lo que lo rodea.

Se adentra otra vez en su jungla, sintiendo cada ser vivo como extensión de su propio cuerpo.

Se dirige hacia el naciente. El punto en el que sol se asoma cada mañana. Es un buen comienzo para su peregrinaje. La mejor guía para su camino.

Atraviesa claros y ríos, praderas y nuevos bosques. Llega hasta donde nunca antes había llegado, y no se detiene. Sabe que está apunto de atravesar los confines de los territorios que su gente ha tenido como propios desde que así lo dispusieron los dioses. Llegará hasta los pies mismos de las barreras de rocas. Las murallas infranqueables que desde el inicio de los tiempos han sido los límites de su universo, pero en su interior tiene la certeza que más allá sigue habiendo otros territorios, mundos desconocidos en los que seguramente hallará nuevos desafíos, nuevos acertijos, nuevas respuestas.

La imponencia de esos muros pétreos y verticales lo asombra sin mesura, pero no se deja amedrentar por la inexpugnabilidad que aparenta.

Sabe que si los dioses quieren que las atraviese, esas paredes lograrán ser por él escaladas.

Antes que la noche revele sus estrellas, el joven enciende fuego junto a las rocas. Come apenas algunas frutas que recogió en el camino y se deja caer en el encantamiento que las llamas le tienden desde su bailoteo.

El silencio se intuye como una presencia más. Nada lo quiebra. Apenas su respiración se atreve a dejarse oír en esa quietud que todo lo invade.

El magnífico cielo se va poblando lentamente de estrellas titilantes. Desde las alturas quizás, sus ancestros lo contemplen y a la distancia, que sólo es aparente en la conciencia y el espíritu del universo, ellos le inspirarán las fuerzas y la templanza que necesita.

El cansancio lo va venciendo y lentamente el sueño lo acerca a esos espíritus que antes invocaba.

Ellos le reafirman su misión. Su vocación de enviado está revalidada y la importancia de su mensaje logrará atravesar los muros que ahora lo separan de un mundo que urgentemente necesita reconectarse con sus raíces.

No sin espanto y con mucho dolor logra avizorar la realidad que le espera más allá de los desfiladeros.

Logra ver un mundo donde los hombres han dañado a la tierra que los alimenta. La han saqueado, abusado, destruido. El aire, el suelo, el agua, las plantas y animales vienen siendo maltratados e irrespetados. La insensatez de esos hombres les ha hecho perder el contacto primordial que alguna vez tuvieron con la naturaleza. Su creciente soberbia los ha enceguecido. Sus ansias de poder los han perturbado al punto de olvidarse del valor de la vida en cualquiera de sus formas. Se sienten absurdamente superiores, dueños de la tierra, ignorando que en realidad son ellos los que a ella pertenecen. Su desprecio por lo que la naturaleza les brinda ha hecho que presuman de ser autosuficientes, desconociendo por completo la íntima relación que existe entre todos los seres, aún con los aparentemente más insignificantes.

Esos hombres tan ciegos han envenado el agua que beben, la tierra que los sustenta, el aire que respiran, el mañana que sus hijos sueñan.

Llorando en silenciosa tristeza el joven chaman sufre en su carne el dolor de la tierra que espera, ansiosa, para que su mensaje llegue a tiempo.

Con la luz del nuevo día y la convicción que su misión es imperiosa, el mensajero de los dioses emprende con decisión y fortaleza la última etapa de su peregrinaje.

Antes de decidir por qué ladera comenzar el ascenso, extiende el cuero de las invocaciones y sobre él arroja las piedras labradas. Sabe que serán sus ancestros los que lo guíen en sus decisiones y para ello deberá interpretar los signos de las piedras. Así lo hace y encomendándose a los dioses inicia la travesía.

Haciéndose uno con la identidad del jaguar que lo confirmara en su vocación, se abre camino entre las rocas que hieren sus manos y sus pies.

Logra con titánico esfuerzo ascender por la muralla vertical asiéndose como puede del filo de las rocas. No hay casi vegetación que le brinde sustento pero implorando no decaer en fortaleza y tenacidad, lentamente va alcanzando la cima.

Ningún otro miembro de su estirpe llegó alguna vez hasta aquellas alturas. Solamente las águilas sobrevuelan en su cercanía.

La imponencia del paisaje del que fue su mundo lo sobrecoge, pero a la vez le renueva las fuerzas. Debe continuar.

Al mirar hacia delante sobre los picos más altos, por primera vez, logra ver el nuevo mundo, la tierra nunca antes explorada. Su idea de lo que es inmensidad cobró una nueva dimensión.

Ante él, por fin, el nuevo horizonte. Un descomunal desafío. Todo un universo por salvar…


(fin)



16 comentarios:

Natàlia Senmartí Tarragó dijo...

Neo, una bella leyenda en la cual el ser puro, inocente, desnudo de lo superfluo, lleno a amor por todo lo que le rodea, valiente, sin raices, sin recuerdos, uno con el Todo, inicia su travesía hacía el horizonte, ojalá siga su viaje para hacerse aún más sábio. En el camino tropieza con la soberbia y la brutalidad que destruye y contamina aquello que necesita, aquello a lo que pertenece. Lamento que sean infinitos los ciegos y pocos los chamanes.
Hermoso canto a la pureza, te felicito, me sentí en medio de aquella jungla, vi al colibrí y al jaguar, natalí

RGAlmazán dijo...

Pues sí, necesitamos de muchos chamanes capaces de levantar la venda de los ojos de los poderosos. Gente que le haga ver el futuro desastroso que nos espera si no se cambia. Asusta pensar en un mundo podrido, seco y devastado. Pero parece que si no se toman medidas con seriedad, ese es el mundo que espera a las generaciones venideras.
Bello relato, escrito con pulso y precisión, con ritmo. Como siempre.
Besos.

Salud y República

Javier D dijo...

Hola, Mónica,
¿sabes?, a medida que iba leyendo este relato… y sobretodo, esta última entrega… me sucedió algo extraño… me puse a pensar en qué sucedería si a este joven chamán lo trasladásemos a nuestros días… y, de repente, para llevar a cabo su “destino asumido”, pudiera contar con un ordenador y una conexión a internet… todo ese mundo nuevo y desconocido, de los otros, completamente a su alcance, con sus enormes miserias y a la vez todas sus inmensas riquezas y posibilidades… !y sin “alejarse” de su anterior, conocido, cercano y reservado mundo de los suyos!… ¿este joven chamán, se hubiera hecho “bloguero”? …
Un besote (“siempre” tiernoo.. ejej)
PD: Mónica, ya sé que no me vas a contestar acá (pero igual en algún otro sitio..ejej)… ¿has publicado o intentado publicar, alguna vez estos relatos tuyos? (me refiero, claro, aparte de en tus blogs)..

Sinuhe dijo...

Jo Moni, te superas relato a relato. Creo que nunca había entendido tan bien como ahora el significado de esos viajes iniciaticos de los antiguos chamanes de los que tantas historias he leído. Visualizando paso a paso toda la vida de este joven y con tu voz en off narrando sus sensaciones y sentimientos.

Todo esto que consigues con tus relatos no tiene precio¡¡

Mis aplausos otra vez más (ya perdí la cuenta), por brindarnos estos momentos de buena literatura y sueños gratuitos. :)

Abrazos

JR dijo...

Me encantas estas historias de las ciencias ocultas, los chamanes esos sabios tan conectados con lo que comunica la naturaleza.
Linda historia.
Saludos, buena semana.

Lala dijo...

Y quedan abiertas las posibilidades, los finales de esta historia!!! Ohhhh!!!
Si me permites, y desde mi pesimismo ante la humanidad, lo veo como un mesías al que pocos discípulos siguen. Lo veo en los canales de TV como un show novedoso, y oigo las risas de los todopoderosos humanos del progreso.
Finalmente, lo veo olvidado, como que la atracción de ese ser extraño ya pasó de moda. Y los humanos del progreso continúan con la vida basada en la destrucción.

Lo siento, es mi visión...
Ojala escucháramos lo que la gente que vive en comunión con la naturaleza tiene que decir!

Pero el relato es fantástico, como todos! :D


Un besito


Lala

Neogeminis dijo...

Les agradezco a todos, infinitamente, no sólo por sus amables comentarios, sino, fundamentalmente por la atención y el tiempoque dedican al leermis historias. Son un enorme estímulo.
se los agradezco de corazón!!!

..(y copiándole a la querídísima Lala, me despido con una gran :DDDDDDDDD!!!!!)

Besotes!

mi nombre es alma dijo...

Tus trilogias siempre hacen pensar aunque esta vez no me ha dado tiempo a leer toda la historia, ya vuelvo.

Un abrazo

Cornelivs dijo...

EStupendo final para una trilogia de lujo, amiga Neogeminis.

Enhorabuena...!

Besos enormes...!

Pepe dijo...

Hola Neo:
Hermosa historia la del joven chamán.
Meticulosa y bellamente desarrollado todo el proceso de comunión con la naturaleza, de aprendizaje, de descubrimiento de su lugar, de su misión, y la forma en que asume la misma con determinación y arrojo.
Me ha encantado mucho.
Un abrazo.
Pepe.

Pepi dijo...

Precioso Noe, me gusta ese final abierto que deja el relato, cada uno puede pensar el final que tendrá el joven chamán, yo le deseo mucha suerte ante el mundo que se abre ante él, pero también pienso, que por desgracia no le escucharán muchos, y nuestra querida tierra seguirá llorando. Un relato precioso, que da para pensar, y mucho. Besitos.

norma dijo...

Hermosa historia, me imaginé el paisaje como en la película La misión, y fúe como ver una película, te felicito, un abrazo.

Cecy dijo...

Me gusta, siempre a pesar de las dificultades, se encuntra un mensaje de esperanza y cambio.

Muy bueno, Noe.
Besos.

Basileia dijo...

El final de la trilogia y me dejó un sabor agridulce. Quisiera decirle al joven chamán que se diera media vuelta y regresara, que el mundo que se va a encontrar está enfermo ya, pero la esperanza de que se pueda curar late en mí y con la preseverancia de este joven valiente quizás se consiga.

En cualquiera de los casos, fué estupendo este relato, creo que de los que más me han impactado, eres única preciosa.

Besines.

ShaO dijo...

ainss pues a mí que conste que me ha encantado tu historia, bueno cuál no? XD pero temo por esa alma pura en el otro lado de las montañas, con la cantidad de alimañas disfrazadas de persona...
Quizás deberíamos de ser nosotros los que pasasemos al otro lado pero creo que me estoy desviando por el camino de la utopía. Un abrazo bien fuerte Neo y como siempre más que un placer leerte : )

Mayson dijo...

Un nuevo mundo por explorar, por salvar...

Los yanomamis tienen amenazada su supervivencia por el hombre talador de árboles, el que se llena los bolsillos sin importarle la degradación de la Amazonía.

A otros indígenas se les engaña con "cuentas de colores" y acceden participar en un reality.

El gran hombre abre sus fauces y se traga todo lo que encuentra.

SÚMATE

Archivo del blog

RANKING DE ESTE BLOG SEGÚN WIKIO

Wikio – Top Blogs

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000