Feliz Navidad 2016!

Feliz Navidad 2016!
Dedicado a toda la comunidad bloguera

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

lunes, 11 de junio de 2012

HISTORIAS EN PARALELO 1 - Parte final


Parte 3: PEQUEÑA HISTORIA SOBRE LAS ALAS DE CUPIDO (antes de leer este capítulo, leer los dos anteriores)
 
Cuando su padre murió fueron él y su madre los encargados de salir a ganar el pan para la familia.

Con dieciséis años apenas, debió abandonar la escuela secundaria para trabajar en lo que encontrara.  

Comenzó en una verdulería, luego pasó a ayudar en el bar del barrio gracias a que la flamante esposa del dueño intercediera ante éste despejando la desconfianza que sobre el muchacho tenía el viejo avaro desde siempre.  

Allí trabajó más de un año hasta que al morir el patrón, la joven viuda lo ascendió a mozo. Le compró una chaqueta blanca y le regaló un par de buenos zapatos que el difunto había dejado sin usar.  

Desde ese día trabajó llevando y trayendo pedidos entre la barra y las mesas, atendiendo a los taxistas que suelen detenerse en su rutina de andar la ciudad para tomarse en el bar un rato de descanso. 

Poco a poco se fue transformando en un hombre. Un hombre honesto que se terminó enamorando de su benefactora: una bella mujer, bastante mayor que él, dueña de los ojos azules más bellos que se hayan visto nunca.  

La quería en silencio, desde siempre, con sus virtudes y sus defectos, sin pretender nada por ello; pensaba que sería capaz de cualquier cosa con tal de verla feliz.  

Ella era la única mujer que ocupaba los sueños de sus días y sus noches. Sufría cuando ella sufría y estaba alegre las pocas veces que ella dejaba volar una sonrisa. Sabía que la vida se había ensañado con ambos en forma parecida, arrancándolos a la niñez antes de tiempo.  

Una tarde como tantas, cuando estaba por terminar el invierno, un hombrecito muy formal y de aspecto algo insignificante entró al bar y se sentó junto a una ventana. El joven mozo tomó su pedido y al llevarle su café, olvidó acercarle un servilletero.

Esa fue la excusa que puso el Destino para conseguir que la mujer a quien amaba en secreto se acercara a aquel desconocido que desde ese instante comenzó a caerle molesto. Cuando vio cómo ambos se miraron, intensa y profundamente casi pudo sentir como aquellas dos almas que recién se descubrían, luchaban contra tontos pudores para que su emoción no fuera descubierta.  

La antipatía hacia aquel hombre delgaducho y casi sin presencia fue cediendo cuando vio nacer en los ojos azules de la mujer, una luz extraña que nunca antes le había visto.  

A la mirada le siguió una sonrisa, bella y hasta inocente, que hizo que su adorada pareciera de pronto una chiquilla a quien habían sorprendido en una travesura.  

El joven se enterneció. Su corazón brincó de felicidad al ver que su amor secreto sonreía, por primera vez en mucho tiempo. Sus celos se fueron transformando en esperanza; esperanza por ver que la vida dejara de hacerle trampas a aquella dama de los tan amados ojos de cielo.  

Esperó con algo de desconfianza la actitud que el afortunado hombre de gris tomara, y para su desconcierto, aquel extraño, lejos de cobrar vuelo y envalentonarse con tan abierta aprobación, se intimidó de tal manera que hasta llegó a sonrojarse.  

 -¿De qué estaba hecho aquel hombre?- pensó, sin duda no era como los bravucones que solían adular y hasta molestar a su patrona. No entendía cómo no decía algo, cómo no avanzaba disminuyendo la distancia breve que lo separaba de aquellos ojos para él tan deseados. Sintió hasta indignación por tanta falta de soltura para aquellos menesteres. ¿Sería posible que aquel tonto no se decidiera?  

Después de una media hora de idas y vueltas de miradas casi a escondidas, vio con alivio que el hombrecito lo llamó para pagar la cuenta. - Ahora lo hará - pensó para sus adentros- buscará la oportunidad  de hablarla cuando pase delante de la barra- supuso.

La sorpresa pasó a mayores cuando aquel torpe e indeciso, lejos de aprovechar el regalo que le había hecho el Destino, se dirigió hacia la puerta.  

De repente adivinó que se daría vuelta. Esperó a ver cuál sería la excusa que pondría para iniciar la charla, pero para rematar su asombro, luego de un instante de duda, se retiró saludando sin decir palabras, con apenas un insípido gesto cortés dedicado a su dama.

Aunque sin que sus celos contenidos desaparecieran, llegó a compadecerse de aquel pobre cobarde. Adivinó que tan baja era la confianza en sí mismo, que prefería quedarse sólo con el feliz recuerdo, antes que correr el riesgo de ser rechazado. - Pobre infeliz – pensó indignado contra el Destino – si hubiera sido yo quien recibiera aquellas miradas no hubiese dudado ni un instante y hubiese sacado coraje de donde no tuviera para corresponder aquel regalo de la vida-

El joven vio en el rostro de su amada otra vez la desilusión que la habitaba desde siempre y el corazón se le estrujó de pena.  

Mientras limpiaba la mesa ahora vacía, la que hace unos minutos había ocupado aquel infeliz del traje gris, vio que el Destino quería darles a aquellos solitarios una última oportunidad: el estuche de los anteojos del hombrecito había quedado olvidado junto al servilletero.  

Sin dudarlo y sin dar casi explicación a su patrona, salió a la calle detrás de los pasos del desgraciado. Sería él, entonces, quien poniéndose las alas de Cupido buscaría completar lo que no había podido hacer el Destino. 

Corrió hasta la esquina y allí lo encontró. Lo llamó para detenerlo y le entregó el estuche – la señora me ha pedido que lo alcance para entregárselo, se lo dejó olvidado – dijo haciendo hincapié en “la señora” - Ella ha insistido en que saliera a buscarlo para devolvérselo – agregó, tratando de forzar al hombre para que regresara al bar.
 
Mientras improvisaba una excusa, se preguntaba qué le habría visto su dama a ese pobre tipo que casi tartamudeando, se mostraba sorprendido por su inusual olvido y por el hecho de que “la señora” hubiese insistido en que el muchacho lo corriera.  

- Le agradezco mucho por la atención- dijo el hombre de gris – y a la señora por su gentileza- agregó, mientras recordaba, todavía extasiado, aquellos ojos de puro azul.  

Una vez más intervino la suerte cuando, frente a los dos hombres enamorados de una misma mirada, se cruzó una pequeña vendiendo rosas.  

- A la señora le encantan las rosas… – dijo el muchacho, sin creer él mismo que aquella desubicada frase hubiese salido de su boca – mientras, en su espalda, dos alas invisibles de Cupido iban ocupando el espacio entre sus omóplatos.  

El indeciso hombrecito, totalmente falto de experiencia en el arte del galanteo, tuvo que tratar de interpretar más de dos veces aquellas palabras que a primera intención sonaban fuera de lugar.  

Pero el Destino y Cupido combinados pueden más que la torpeza de un pobre hombre gris que apenas se atreve a soñar; y así, de repente, sorprendiéndose él mismo por escuchar aquella réplica contestó: - Entonces le agradará que le lleve una, devolviéndole gentileza por gentileza – se apuró a suavizar.  

- Seguramente que sí – contestó el muchacho, combinando  en esa frase extrañamente satisfacción y celos.  

La noche casi primaveral se anunciaba.  El sol teñía ya de rojo el horizonte, mientras un tembloroso y formal hombre de gris cruzaba la puerta de uno de los tantos bares de un barrio cualquiera.

Allí en silencio, detrás de la barra, soñando como siempre con ser amada, una bella mujer de ojos azules estaba a punto de recibir una rosa.

(imagen tomada de la red)

16 comentarios:

Marta C. dijo...

Neo, una historia preciosa, muy bien entrelazada. Unos personajes tiernos, sobre todo el joven que se sacrifica por su amada. Mucha ternura, que buena falta nos hace a todos. Un relato magnífico. Besos.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Repito, que buena historia. Interesante el potencial final feliz, gracias a un tercer personaje, un ayudante inesperado. Un potencial rival que ayuda al hombre de gris y a la rubia de ojos azules, que se deslumbron mutuamente. Tal vez Cupido, o Afrodita, actuó a partir de él.

censurasigloXXI dijo...

Ay, caray, si tengo una amiga literaria!

Muy bien argumentado y entramado. Bravo.

Lo de tontos pudores me ha chiflado!

Un beso y un café.

Ana O dijo...

Cupido disfrazado de mozo. Me encanta :)

San dijo...

Bien por el mozo,de no seer por él el hombre gris hubiese seguido siendo gris, ahora se vestirá con el azul de unos ojos y el rojo de un corazón enamorado.
Una historia perfectamente entrelazada Neo, que gusto que la trajeras de no haberlo hecho no la habria disfrutado.
Un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Me gusta. Como la mayaoría de tus historias.

Natàlia Tàrraco dijo...

Has entrelazado magistralmente una amalgama de sentimiento, empatizas con los personajes y nos los haces entrañables, !bravo!
No existen hombres grises del todo, tienen cada cual su color escondido, existen los tímidos con su encanto que desconocen, los callados y elegantes que pueden vestir de gris pero sus ojos centellean.
A esa mujer de ojos azules, le espera la rosa inesperada, esperó demasiado pero existe Cupido, generoso, dulce enamorado, mensajero del amor.
Ha merecido la pena esperar el final, poético, tierno y hermoso.
Felicitaciones amiga Mónica, disfruto siempre de tus intensos relatos. Besitos contentos.

RGAlmazán dijo...

Precioso relato, querida. Me ha gustado mucho. Una combinación a tres, perfecta. Una trama exacta y un ritmo adecuado.
Besos

Salud y República

Lola y Mari Carmen Polo dijo...

Que bonito, Mónica. No te he hecho caso y he leido primero, lo último y luego, lo primero, y me ha encantado. Una misma escena contada desde lso sentimientos de protagonistas distintos. Precioso. Un placer leerte
Un abrazo

Lola

Neogeminis dijo...

Nos cruzamos Lola! jejeje..mientras leìas yo te dejaba comentario en tu blog! casualidades de la blogósfera!
Me alegra mucho que te haya gustado el triple relato!
=)

javier dijo...

debiste dejar el cálculo de estructuras y el estudio de materiales de tu carrera y haber sido escritora: Aún es pronto...Animo Neo

Omar de enletrasarte y masletrasarte dijo...

el final, certero para el cierre del relato, trae una sensación esperanzadora, cálida
saludos

Balamgo dijo...

Neo, gracias por el empuje.
Una historia preciosa, historias así nunca nos agotan.
Abrazos.

Luis de Burg dijo...

me pareció algo forzado, hubiese preferido que el mozo al ver que la dama de ojos azules, había tenido interes en ese hombre que no conocía, que le había hecho suspirar y hacerla sentir como una niña ilusionada, al verlo cruzar la puerta sin el menor interes en buscarla ni cortejarla, al ver su tristesa, su desilución, me hubiese gustado que el mozo tomara valor para declararle su amor y admiración a su patrona, estoy más que seguro que era él, el que se merecía una oportunidad para con la dama que siempre quiso a escondidas, no sól el hombre de gris le faltaba valor para dar el primer paso, también le faltaba valor a él, y creo que esta era la oportunidad, empujado por los celos, empujado por las ganas de perderse en aquellos ojos que para él eran perfectos, quién mejor que él para comprenderla, para saber quererla como ella tanto necesitaba, quién mejor que él que la conocía desde hace muchos años, en vez de aquel tipo que sólo le impresionó su timidez, pero que no sabemos si sus intenciones, al final de cuentas, es lo que ella hasta ese momento había estado soñado...

Neogeminis dijo...

Podría haber sido otro final Luis, seguramente que tendría mucho potencial.
En éste, quizás el amor del mozo sea aún más desinteresado, buscando al felicidad de su enamorada más que la propia. Eso sí, nadie puede -ni aquí ni en la vida real- garantizar resultados!
Muchas gracias a tod@s por leer la historia con tanta atención

G a b y* dijo...

La vida y sus vueltas, las oportunidades, el destino, y la propia voluntad y decisión de cada uno, por alcanzar sus metas (en este caso el amor). Un bella historia, contada de un modo ameno y desde la perspectiva de cada personaje, cada cual, cumpliendo un rol. Un solo detalle puesto de manera distinta, podría haber dado un cambio total a la vida de cualquiera de los tres...
pero... Neo lo quiso así! :D y a mí me encantó!
Un besito al vuelo:
Gaby*

SÚMATE

Archivo del blog

RANKING DE ESTE BLOG SEGÚN WIKIO

Wikio – Top Blogs

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000