Feliz Navidad 2016!

Feliz Navidad 2016!
Dedicado a toda la comunidad bloguera

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

lunes, 29 de noviembre de 2010

DE SUEÑOS Y SUICIDAS -Parte final

Parte final: CIUDADELA DE UTOPÍAS




















Lejos de lo que cualquiera hubiese previsto, el hombre solitario logra atravesar sin mayores contratiempos los límites de la ciudad derruida. Si aún tuviese capacidad de sorpresa, el hecho de haber llegado indemne hasta los últimos muros de la frontera habitada, lo llenaría de asombro. Pero nada queda en él que no sea desaliento y desesperanza, por lo que, sin perder tiempo en consideraciones infructuosas, retoma con determinación la ruta de su exilio definitivo.

En su largo trayecto, algunas noches logra refugiarse entre las rocas salientes de los más escarpados acantilados, alejándose todo lo posible de las espesuras enmarañadas que bordean lo que alguna vez fueron carreteras. Es en la oscuridad donde más abundan los peligros y descansar bien –bajando  la guardia aunque más no sea unas horas- resulta imprescindible si se pretende andar tan lejos como él se propone. Pese a haber andado ya largas distancias, el paisaje que lo rodea continúa siendo igual de caótico y hostil.

El hombre decide continuar pese a todo, persistiendo en su loco intento de hallar un horizonte abierto y despejado que le recuerde a la llanura que lo viera nacer. Paradójicamente, un lugar adecuado para disponerse a morir.

Otra vez la lluvia cae, dulce y mansa haciéndole rememorar viejos tiempos. No son tan vívidos los rostros como aquella última vez, pese a que él se esfuerza por reencontrarlos. Sabe que están ahí, los presiente, percibe su presencia, pero no logra verlos…y eso lo angustia. Le entristece no poder recuperar con el mismo grado de intensidad la emoción que sintiera en esa bucólica noche de antiguas evocaciones, pero se consuela al menos con conseguir que el sueño lo transporte otra vez fuera del alcance de las tinieblas de la realidad. Las formas del pasado regresan esta vez como leves siluetas, apenas fantasmas desdibujados que lo acarician desde lejos… y eso le basta para que otra vez las lágrimas se asomen y resbalen por su rostro.

Algo parecido a un rayo de sol le descubre que nace un nuevo día. Hay murmullos breves en el aire. El silbido de algún ave irredenta intenta a susurrarle sus secretos.

El hombre se despereza con cierta liviandad que tenía olvidada y de inmediato se dispone a continuar, sin más, su vagar indefinido.

A lo lejos, sobre unas cumbres rocosas parece vislumbrarse la silueta de una ciudadela. Otra vez la inquietante opresión con la que ha convivido casi toda su vida retorna a su pecho: la sola idea de toparse con la bestialidad de algún congénere lo inquieta en forma extrema.

De improviso, algunos extraños se le acercan y con una amabilidad que logra destruir sus más elementales defensas, lo invitan a reponer fuerzas dentro de aquellos muros.

Esta vez el asombro sobrepasa los límites de lo conocido y en lugar de enfrentarse a oscuras individualidades mal entrazadas, es recibido por seres que aún conservan aquello que alguna vez se ensalzaba y se llamaba “humanidad”. Son hombres y mujeres que a pesar de la lógica cautela con la que lo tratan, insisten en aliviarle sus heridas, calmarle la sed y el hambre, brindarle calidez y cobijo. Se muestran interesados en saber de dónde ha venido, qué novedades trae, qué busca, qué planes lo llevaron a animarse por esos rumbos alejados. Le muestran y comparten sus pertenencias, le confían sus inquietudes.

Se le ocurre que aquellos pobres ingenuos han decidido guarecerse en una impensada burbuja de irrealidad en medio del desierto de destrucción inmisericorde en que ha quedado convertido el mundo.

Aquellos seres -tan distintos a los que él está acostumbrado a ver y padecer- no se limitan a entender sus días como sucesión infinita de pesares y violencias. Ellos han apostado todas sus energías intentando recuperar lo que, recuerdan, solía tener importancia en épocas remotas. Se las vienen ingeniando para recuperar los rastros de lo que fue llamado “civilización”. Se esmeran en reciclar, componer, recoger testimonios, integrando sus conocimientos en función de un objetivo común que les devuelva -o les de la ilusión de recuperar- la dignidad humana ayer perdida.

Algunos de ellos, por ejemplo, se empeñan en hacer funcionar antiguas cajas de música. Otros destilan aromas intentando reproducir algún perfume que los transporte a la felicidad de la infancia o rememorar viejos amores. Los más meticulosos han logrado organizar completas colecciones de antiguas postales, miniaturas pintadas a mano, piezas de cristalería tallada, antiguos candelabros, viejas revistas… No son pocos los que dedican horas y horas a componer molduras en viejos edificios, apuntalando muros, recomponiendo esculturas, restaurando vitrales y restituyendo la belleza de las más antiguas construcciones. Otros muchos van ganándole verdor a la tierra seca, dejan sus sudores a cambio de hacer brotar otra vez vida del suelo ceniciento.  A pesar de lo absurdo que parezca, son muchos los que siembran flores además de las imprescindibles hortalizas y legumbres. Entre todos van ganado tiempo a la muerte en lugar de entregarse mansos a su destino cierto de mortales transitorios.

Lejos de limitarse a la mera supervivencia, en ese lugar, la gente ha decidido recuperar algo del pasado para después intentar volver a construir…y aunque a él le parezca inútil -titánica tarea destinada a seguras frustraciones y fracasos- comprende que aquellas cándidas personas en definitiva, están intentando ser felices… o, aunque más no sea, poseen la ilusión que pueden llegar a lograrlo.

Sopesando su decisión tomada de apelar, al fin, al suicidio como única salida, mientras contempla la incipiente hierba luchando por ganarle al suelo hasta ayer arrasado, el hombre considera seriamente la posibilidad de sumarse a la utopía de esos locos…y mientras una suave melodía renace de improviso de entre sus recuerdos, concluye que tal vez lo haga. 


fin

16 comentarios:

El Gaucho Santillán dijo...

Muy bien!!

Se veìa venir!!

no podìa terminar sin alguna esperanza.

Ultimamente, necesito finales felices.

Buen texto. bien escrito.

Un abrazo.

RGAlmazán dijo...

¡Qué bello y qué bien escrito! Las utopías dan vida y las locuras fabrican esperanzas.

Salud y República

mar dijo...

¡Por supuesto!
La esperanza siempre debe tener un lugar.
Un beso de Mar

Manuel dijo...

Un buen planteamiento el que has dibujado, en mi opinion viene a reafirmar que el ser humano es un animal gregario que no puede sobrevivir en soledad, necesita verse a roopado por la colectividad y por un proyecto de futuro.
Un timido pero voluntarioso renacimiento de lo que se puede definir como "civiizacion"
Siempre sera mejor un sueño que realizar a un suicidio, ¿Verdad?
Besos

Ciberculturalia dijo...

Estupendo relato que como iba retrasada he leído todo seguido. Las tres partes.

Los sueños son tan necesarios como el aire. Sin ellos no podríamos vivir.

Un beso y gracias por compartir con nosotros la maestría de tu pluma

Any dijo...

Estoy con el Gaucho, me alegro de que por la cabeza de este hombre haya pasado la idea de esperanza (a esta altura del año también necesito finales felices y perdices). Prefiero creer en la ilusión de que todo cambiará para mejor.
un abrazo vecina!

CAS dijo...

Buen final: necesario. El futuro aterra, presuponemos mundos parecidos a los que describís. No se está lejos, pero somos muchos los que deseamos preservar ese mundo de sueños y utopías, que no es más que el esfuerzo cotidiano de una humanidad que construye en paz....
Te dejo un beso, con el mayor respeto y admiración por tus letras.

RoB Dangal TV dijo...

Hola Moni!!
Una vez más, excelente trilogía... Creo que sos la persona que mejor escribe de tod@s mis amig@s de la web (y eso que hay gente que escribe muy bien!)... Digo esto porque te adaptas a cualquier estilo y lo haces con muy buen gusto y un gran manejo del idioma y de la forma, ya sea poesía, prosa, etc.
Un verdadero placer es leerte.
Besos!

RoB

Ángel Iván dijo...

Creo que has hecho un gran planteamiento en el escrito,era como mostrar una puerta a la que dirigirse para dar un volantazo.
Que la esperanza a la lo último que nos agaramos no es algo novedoso lo que me crea dudas es si realmente y a pesar de que todos necesitamos esperanza, vayamos a tener un final-desenlace tan esperanzado.
Un fuerte besote y genial por cierto.

javier dijo...

me recuerda la epopeya de los pueblos germánicos, que habla del Crepúsculo de los dioses
Esa lucha de titanes que finaliza con el exterminio de todo átomo de vida en la tierra.
Al final, el narrador, nos alerta, que la hierba brota, que los pájaros surcan de nuevo los aires, que la vida comienza de nuevo.
Es muy bueno tu relato Mónica

IRLANDA dijo...

De un tirón como siempre y embelesada hasta el final, y con un granito de esperanza que ha sido realidad.
Neo la esperanza es lo último que se pierde, lo sabes y lo has plasmado.
Muy bueno.

Petonets amiga.

XXXXXXX-Desaparezca aquí-XXXXXX dijo...

la esperanza a veces es la madre de todas las cagadas...

LUNA dijo...

Wouuuuuuuuu, de tirón, sin aliento, esperando el final!!!!!

Me ha encantado MARAVILLOSO!!!!!
Y es que Esperanza es siempre mi fiel compañera...

La quiero, la mimo, la tengo siempre cerca de mi.
Es mi mejor aliada en la vida, en los peores momentos, en los de zozobra, de angustia y agonia, que en larga vida, de todo nos acompaña...

Una oda en toda regla, mi querida amiga
Noi son utopias, son realidades.
Sólo depende de cada uno...
Yo, siempre elijo la vida.

Un besito, grandote, grandote.

Miguel Vivas dijo...

Maldigo al tiempo que me ausenta de tus rincones... Por suerte o desgracia atravieso una etapa en la que apenas alcanzo a descansar levemente en forma de visita, pero pronto espero volver a la calma. Gracias por seguir ahí, besos y mordiscos.

J.M. Ojeda dijo...

¡Hola!
La unión y la esperanza, siempre fue regeneradora.

Saludos de J.M. ojeda

Carol dijo...

Cuánto me alegro por él, por este final, por nosotros los humanos...

Hasta en los peores momentos no debemos de perder la esperanza de un futuro mejor para todos.

Excelente tu forma de describir, me parecía estar dentro de la historia, se siente.

Abrazos Mónica.

SÚMATE

Archivo del blog

RANKING DE ESTE BLOG SEGÚN WIKIO

Wikio – Top Blogs

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000