Feliz Navidad 2016!

Feliz Navidad 2016!
Dedicado a toda la comunidad bloguera

FIGURA Y FONDO

FIGURA Y FONDO
mi último proyecto

FLIN EN LA LIBRETITA

...un personaje nacido de mi mano...

Cartas que no fueron enviadas

..quedan invitados a conocer el blog de Eduardo, mi papá (que sigue vivo desde sus letras)

LADY DARK

un relato ilustrado

Seguidores

miércoles, 30 de noviembre de 2011

GRACIAS, GASTÓN!

Hoy comencé mi mañana con una muy grata sorpresa. El cartero me trajo un paquete y dentro de éste, los dos hijos-libros del amigo Gastón, quien tuvo la amable gentileza de regalármelos.


Apenas pueda iré leyéndolos y subiendo hasta aquí alguna que otra entrada dedicatoria.


Mientras tanto, quiero hacer público mi agradecimiento por tan cálido detalle que pone de manifiesto los lazos de amistad que van surgiendo entre la gente bloguera. Es un placer comprobarlo!








lunes, 28 de noviembre de 2011

DE LA HIERBA AL CRECER






















Dices
querer oír crecer
la hierba
y me sumo
a esa expectativa
grácil
de sintonizar
profundo
con el latido
de lo divino.

Discernir
la sutileza
misma
del proceso
del vivir,
separando
lo que estorba,
de lo que son
vitales
murmullos.

jueves, 24 de noviembre de 2011

YA SOMOS 38...

...los que estamos posando para la tarjeta navideña. El año pasado fuimos 47 y me encantaría que este año seamos muchos más. Les recuerdo que esta vez la foto debe ser más o menos actualizada, parcial o de cuerpo entero, con una aceptable definición y no importa que cuente con determinado entorno. Las edito según convenga al conjunto. Por si no tienen idea de cómo posar, les dejo algunos ejemplos que pueden servirles de guía! =)












y un pensamiento como para meditar:


"La vida puede ser tan intensa como nosotros nos propongamos que sea; sólo hay que disponerse a vivir el tiempo que nos toca con pasión, entrega y compromiso".


Que tengan un buen fin de semana.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO: Extranjeros e inmigrantes


Este texto lo publiqué hace ya unos años, en uno de mis viejos blogs en Spaces –cuando existía esa plataforma- Como la temática se adapta a la consigna de este jueves, quiero volver a compartirlo (con algunas leves modificaciones).



A partir de 1880 se inicia en la Argentina un proceso de inmigración masiva propiciado por el Estado y motivado por la prosperidad que se estaba viviendo aquí en esos momentos.
Con algunas pausas la afluencia continuará hasta los años posteriores a la Primera Guerra Mundial.
Fue tan importante el aporte de esta gran masa de inmigrantes para la formación de nuestro país que se llegó a decir que así como los mexicanos descienden de los aztecas y los peruanos de los incas, los argentinos descendemos fundamentalmente…de los barcos.
De las de origen europeo, las comunidades españolas e italianas fueron las más numerosas.
Como la gran mayoría de mis compatriotas, en mis venas tengo sangre de estas dos colectividades (de Mallorca, Piamonte y Sicilia, para más datos).
Quiere ser esta entrada un pequeño homenaje a todos aquellos que llegaron esperanzados buscando un nuevo futuro; dedicado, entonces, a mis ancestros y a quienes hoy, miran a la tierra de sus mayores, buscando el fin de sus pesares.

ANCESTROS

Cruzando los mares
con bagajes de promesas,
-algunas recién compradas -
que colmaban sus maletas.
 
Con dolor y en el destierro,
encerrando en sus baúles
añoranzas de otras aires,
arribaron a estas tierras.
 
Con sus recuerdos  intactos
dejando atrás lo vivido,
entre sus manos vacías
nos trajeron nuevos bríos.
 
Horizonte al fin alcanzado,
-destino hasta ayer incierto-
labrando la tierra fértil
cosecharon su destino.
 
Construyendo  sus promesas
entre alegrías y fríos
entre soles y tristezas
se fueron haciendo un nido.
 
Sus hijos se hicieron al mundo
desde esta tierra bendita
crecieron por sus esfuerzos
y su trabajo fecundo.
 
Un día pidieron descanso
 y bajo esta tierra lo hallaron,
dejaron entre sus cantos
la herencia de sus mandatos.
 
Hoy sus nietos se van yendo
a buscar nuevos caminos,
son ellos los que por dentro
se llevan el alma herida.
 
Haciendo el trayecto inverso
al que hicieron sus abuelos
hoy ellos son los que marchan
en busca de un cielo nuevo.
 
En historias de emigrantes
se repiten las angustias
al buscar en otras tierras
lo que les niega la suya.


Más textos de inmigrantes, en lo de Gustavo

DE ROLES, JUEGOS Y VIDAS






























Tanto en la vida como en el juego,
se aparentan roles.
Se producen reacciones
en función de lo que se pretende
de nosotros,
de lo que se acepta como válido,
de lo que se estila decir,
según dictan las reglas estipuladas.

Tanto en el juego como en la vida
no todo sale a pedir de boca
a veces se pierde,
otras tantas se gana…
y en el no saber enfrentar
tanto pérdidas como ganancias
uno muestra su necedad
a la hora de definir importancias:

no importa tanto el llegar
sino el andar,
disfrutando, en tanto, la instancia.

domingo, 20 de noviembre de 2011

LAS HORAS (nueva versión)

















Horas, minutos, instantes…
Por sus caprichos
el tiempo
es mucho más
que algo que pueda mensurarse.
A veces es duende
o mago
que juega
con su relatividad
y nos engaña.
Otras es tirano que se apropia
en su brevedad
de lo que sabe que regala.
Es efímero en el placer,
eterno en la nostalgia.
Fugaz en la juventud,
implacable
en la desesperanza.
Se codea en su inmortalidad
con la muerte
que nunca lo marca.
Puede ser
aliado inmemorial,
enigma a develar,
o un simple
testigo que pasa…

viernes, 18 de noviembre de 2011

SON 20...

...los blogueros que están posando ya para la tarjeta navideña!


Gaga posando
(imagen, L.Gaga posando)




y espero sean aún muchos más los que se sumen a esta idea, haciéndome llegar su foto (actual) a mi correo
moni_fr_123@hotmail.com


¡Que tengan muy buen fin de semana!

TU RISA






















Si oportunamente hubiese
conseguido la magia
o alcanzado el conocimiento
de almacenar las risas
-preservarlas siempre vivas,
listas para el recuerdo-
hubiese atrapado la tuya
-un bien escaso,
sobre todo en ciertos tiempos-
para soltarla en secreto
hoy –y mañana, por supuesto-
con primoroso encanto
y así volver con ella a mi origen,
a aquella infancia,
a aquellos cielos…
en que te tenía tan cerca,
custodiando todos mis vuelos.

jueves, 17 de noviembre de 2011

ESTE JUEVES UN RELATO: El grito de l@s excluid@s





Ante la indiscreta cámara
de estrafalarios turistas
uno a uno se suceden
rostros ajados, miradas hundidas…
y entre tantas -como al pasar-
perdida, alguna sonrisa.

Exóticos y atractivos atuendos,
harapos, de abalorios coloridos.
Fondo verde, naturaleza con vida,
sencillez que se sentía perdida,
alguna casucha mustia…
mucho barro, flores en perspectiva.

Captadas con estética argucia
las miserias se vuelven delicias:
el turista se ufana orgulloso,
escapando raudo de sus rutinas
mientras tanto, sin entenderlos
los pobres, sobreviven otro día.

Dos mundos de claros contrastes
se observan, breves, por un segundo:
sorpresa, ante extraños mirones,
-no comprenden sus pretensiones-
euforia, con inciertos matices…
-se les confunden las reflexiones-

No escucha -quien busca distracciones-
la verdad que grita el excluido
sólo compra en porciones asequibles
-tras un cristal y en cuotas cómodas -
la apariencia -de lo que es penuria-
y se vende en frasco pintoresco.

Ignora el extraño que se asoma
-sin sentir las carencias del que observa-
en su afán de emociones recortadas
colectando "souvenires" variopintos
que no es justo un mundo que no incluye
ni es ajeno el hermano que se ignora.


Este jueves convoca y conduce Gastón

miércoles, 16 de noviembre de 2011

EL ORIGEN



(imagen tomada de la red)


…Y su Impulso decidió manifestarse.

Densificó parte de su energía al punto de hacerse materia y fue así que se iniciaron los sucesos. El germen del tiempo quedó sembrado para marcar lo que sería el inicio. Nació así, desde el caos, el orden primigenio.

Decidió separar la luz de lo que, por oposición, sería oscuridad para siempre y en el proceso de la creación, fue estableciendo en todo pares complementarios que le dieran a sus opuestos su inseparable sentido.

Liberó su fluir con omnipotencia extendiéndose hacia el infinito a medida que lo creaba. Hacia lo inmenso y lo diminuto, infinidades de mundos se fueron intrincando unos con otros, respetándose en todos los mismos principios. El mismo equilibrio establecido.

Su  voluntad fue haciéndose forma y la maravilla del Todo buscó a sí misma replicarse.

En encadenamiento de transformación perpetua materia y energía fueron retroalimentándose haciendo que el Universo entero se sometiera al incesante transcurrir de nacimientos, desarrollos y muertes sucesivas.

Nada desaparece todo se transforma. Sólo el mismo Todo –en su eternidad- permanece con su existencia inapelable. Desde la Nada, la aventura de la Vida inauguró así, en inmensa diversidad, su reinado.

Y entre aquella Vida hizo que surgieran entidades capaces de tomar conciencia de sí mismas y su limitada existencia. El pensamiento comenzó a persistir indagando el origen y el sentido de todas las cosas. El conocimiento asumió su importancia dándole función a la simple experiencia. La búsqueda de la Verdad se instaló como inquietud en aquellas criaturas lanzadas al desafío de ser, comprender y transcurrir en armonía, junto con el resto de la Creación a la que les fue dado pertenecer.

La diversidad comenzó su intrincado camino hacia la evolución y el descubrimiento. Proceso en el que quedó instaurado el círculo por el que –en definitiva- es el mismo Impulso quien experimenta sobre sí mismo en su retorno.



Nota:

Les aviso que la convocatoria para la tarjeta navideña está siendo un éxito. Aprovecho para reiterarles  -a TODOS- mi invitación para participar. 
(ver entrada anterior)



sábado, 12 de noviembre de 2011

PREPARANDO LA TARJETA NAVIDEÑA 2011

Estamos ya en las cercanías de fin de año (el tiempo vuela literalmente!) y cada quien sabrá cómo estará siendo su balance.


Alegrías, tristezas, arribos y despedidas. La vida es un fluir constante y está en nosotros disponer cómo asumirla.


Por mi parte, intento siempre salir adelante con una sonrisa, honrando la vida con agradecimiento y dejando el alma y el corazón abiertos bien dispuestos para el futuro.


Dada la excelente acogida que tuvo mi propuesta del año pasado y queriendo propiciar otra convocatoria similar para esta próxima Navidad, invito a tod@s quienes quieran ser parte de una nueva tarjeta navideña grupal, a enviarme una foto suya ACTUAL (las del año pasado eran de la infancia) -blanco y negro o color, parcial o de cuerpo entero, de aceptable definición (no es excluyente)- con las que iré armando un collage fotográfico alusivo para conmemorar otro enriquecedor año de intercambio bloguero.


Como sabrán, se trata de un operativo que lleva tiempo y dedicación, por lo que les pido vayan buscando ya entre sus fotografías la que consideren más adecuada para integrar la postal de este año, cuya convocatoria aspiro a sea aún mucho más numerosa que la del 2010 (que fue magnífica!)








Paulatinamente iré haciendo entradas informando sobre el avance de la convocatoria y esclareciendo las dudas que puedan presentarse. Me encantaría que se decidieran a participar TOD@S quienes habitualmente me visitan honrándome con su compañía y amistad virtual que tanto me conforta.


Les recuerdo mi correo moni_fr_123@hotmail.com y espero ansiosa por sus envíos.


¡Que tengan muy buen fin de semana!


p.d
para facilitar un poco la cuestión de la identificación de cada foto, les rogaría que en sus envíos conste claramente la URL de su blog y su nick



viernes, 11 de noviembre de 2011

SOBERBIA



















Se suele caer
en la torpeza de pensar
que nuestra estatura
es la medida
con la que se debe
comparar
el Universo
y que
el propio ombligo
es el justo centro
de rotación
de todo lo existente.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

ESTE JUEVES (con notable adelanto) UN RELATO: Pequeña muerte



La convocatoria de esta semana se inspira en el famoso texto de Galeano, basado a su vez en la expresión francesa la petite mort















Pequeña muerte.
Se deja de vivir por un momento,
leve en el éxtasis,
por ese amor que se hace entrega.
Pequeña muerte.
Solo así se justifica.
Suspender el alma en un segundo
por sobre la inquietud de la vida
que se hace, en esa pausa, eterna.
Pequeña muerte.
Renace en ella
el germen vital de todo lo creado
por un segundo
se alcanza el Todo entre dos cuerpos
y todo lo demás...

ante esa pequeña muerte
...se desvanece.


..más sobre Pequeñas Muertes, en lo de Gustavo

martes, 8 de noviembre de 2011

OTRA RE-EDICIÓN (hasta que llegue la inspiración fresca)


EL ESPEJO





















1-UNA RUEDA INACABABLE

Otra tarde de domingo estaba acabando. El cielo, enrojecido por el sol que parecía despedirse llevándose con él la sensación de tregua momentánea, variaba sus colores minuto a minuto.

El hombre, en silencio y soledad, hubiese querido que no fuera así. Si dependiera de su voluntad, el tiempo podría detenerse para siempre allí, en ese preciso momento, justo antes que la tarde muriera y se hiciera noche… y la esperanza que aquel fuese un fin de semana especial agonizara con la oscuridad, apenas al encenderse las primeras estrellas de su nostalgia.

Su vida era gris. Al menos él lo sentía así…y aquel momento culminante de la semana solía hacer que sintiera más aún la pesadez de retomar su rutina habitual, haciéndole sentir que otra vez comenzaba la rueda inacabable de monotonía y rituales repetidos, de tareas cotidianas que oxidan el alma, de amaneceres sin promesas y noches sin euforias, del precario equilibrio en el que oscilaba día a día su vida unitaria y previsible. Ni siquiera le quedaba el consuelo de sentir que aquel transcurrir de chatura y costumbre implicara seguridad o certeza.

Todo lo contrario, el ajetreo y la inestabilidad propios de la época hacía que los vaivenes de todo lo que pasaba a su alrededor lo afectara en forma íntima y profunda, socavando la poca confianza que le quedaba en la especie humana y su ya escasa vocación de sueños.

Meditando sobre lo previsible de sus días y la insolvencia de sus ilusiones se fue a dormir, ensimismado en la impotencia de no estar conforme con lo que era ni en lo que se habían convertido aquellas ilusas expectativas de su juventud.

El agudo llamado del despertador perforó el silencio de su noche, abriéndole otra vez paso a la tan tediosa mañana del lunes que desde siempre lograba opacar su humor en demasía.

Se duchó con el agobio de lo que es costumbre. Bebió su café con la inercia de lo que es sólo rito de subsistencia. Ni encendió el televisor. Menos aún la radio. La catarata de malas noticias y quejas solía aumentar, como era de esperar, el desgano de sus lacónicos despertares.

Dejó las instrucciones, junto con el pago, para la señora de la limpieza que llegaría en unas horas.

Tomó las llaves del auto y como quien retoma el camino de un sufrimiento se lanzó a la impiedad de la ciudad que se desperezaba en un bostezo.

Buscando no pensar, dejando que su cerebro opere mecánicamente, condujo como siempre su auto hasta el centro, ingrato corazón de la urbe en que nació y que lo mastica lentamente.

Como uno más de los individualistas nadies que se suman a la maquinaria despiadada que los deshumaniza día a día, se siente un ser miserablemente anónimo, desconocido, apático, sin envergadura…minúscula porción de lo que antes quizás fue humanidad y hoy apenas le resulta ser sistema. Engranaje sin nombre dentro de una totalidad que no le da cabida a la solidaridad y menos aún a los sueños.

La jornada transcurrió como todas, entregándose el hombre a ella con la aceptación de quien no tiene más remedio.
Las luces de la ciudad ya se encendían abriendo otra vez paso a la noche que con su breve alivio interrumpía, misericordiosa, la angustiosa agonía de los que sobreviven en lo urgente.

2-JUEGO DE LUNAS

Al llegar a su casa un inusual llamado de su hermana alteró la frugal cena de alma solitaria. Casualmente le solicitaba su ayuda en la ingrata tarea de desmantelar la vieja casona de la abuela. Luego de la reciente muerte de la anciana el caserón sería vendido y habría que darle destino a lo poco del mobiliario que se salvaría de ir a parar a alguna institución de ayuda para los más necesitados.

Quedaron en encontrarse el fin de semana siguiente. Ambos tenían una vida atareada y horarios intransigentes.

El pedido de su hermana hizo que sin quererlo su emoción se adueñara de sus recuerdos y lograra, como entre nubes, trasladarse hacia los primeros años de su infancia en los que solía pasar los domingos, junto a su familia, en aquella casona tan querida, de galería sombría y salones acogedores. Allí los juegos infantiles se apropiaban de los rincones de ensueños, donde cada hueco era una cueva de piratas y cada escalón una colina o el mismo Everest.

Sus acostumbrados incomprensibles flashes oníricos fueron esa noche, por el contrario, nítidas evocaciones. Aquellas caras amadas cobraban otra vez la frescura de la vida, las promesas de lo que es nuevo.

A la mañana siguiente una extraña impaciencia lo invadió, ansiando que la llegada del encuentro no respondiera a la cruenta lentitud que suele adoptar el tiempo, cuando el corazón requiere, en cambio, que se acelere el paso de las horas.

Por fin, llegó el sábado y sin que encontrara lógica alguna, la proximidad de la cita le provocaba un deleite especial que hacía mucho no paladeaba.

No fue lo que esperaba. La sensación que experimentó al reencontrarse con aquella casona ya abandonada, asfixiada por la falta de habitantes, hizo que la dulce nostalgia que lo había embargado desde el momento del llamado se diluyera, dando paso a la tristeza hueca que se siente luego de rememorar idealmente una belleza y reencontrarla después de muerta.

El olor acre del polvo del tiempo cubría el viejo mobiliario que décadas atrás sus manos de niño curioso, siempre dispuestas a las nuevas sensaciones, recorrían alerta, acariciando cada curva de la madera tallada como quien busca comprender con sus sentidos un milagro.

La sensación de encontrarse dentro de una gran tumba de la que su propio pasado era parte, lo embargó en forma tal que una lágrima imprudente se dejó caer por su rostro.

La premura que su hermana llevaba por culminar la tarea que los había convocado lo fue contagiando, de manera que fueron pocas las reliquias que ameritaron ser rescatadas de aquel abandono: dos o tres jarrones de porcelana azul, un álbum gastado con desteñidas fotos familiares, un juego incompleto de cubiertos de plata, una lámpara con caireles de cristal, algunos bronces y un no muy grande espejo de pared con marco de madera repujada. Apenas verlo supo que era lo único que quería conservar para sí.

En su luna espejada, polvorienta y apagada, de inmediato recordó ver el reflejo de su amada abuela, anciana ya, peinándose con cuidado su largo cabello cano. Con la elegancia que sin duda tendrían las hadas si existieran, los dedos blancos y finos de su abuela trenzaban con maestría de ángeles sus cabellos de nieve sin necesidad de ver, apenas guiados por el reflejo de su rostro que adivinaba, una a una, las volteretas de las mechas. En aquella época, esa mujer de edad sin tiempo se le antojaba a su alma de niño como portadora de la magia y sabiduría de las mejores heroínas de sus cuentos. En su mirada clara y sus ojos de cielo solía encontrar el consuelo, la ternura, la contención que da el cálido hogar cuando afuera sopla el viento.

Fue entonces eso lo único que se llevó: aquel espejo.

En su casa ya, mientras caía la noche, lo desempolvó. Mimó cada una de sus curvas cepillando con esmero e infinita ternura los pétalos labrados en aquel marco maravilloso.

El cristal espejado tardó algo más en pulirse. El gris de los años había dejado huella y lograr desprender la niebla de humedad y tiempo de aquel espejo requirió de mucho empeño.

Por fin, renovada en sus brillos, aquella magnífica pieza de destellos y flores exóticas recobró la belleza que ya casi había olvidado. Su luna plateada ubicada ahora sobre otros muros se disponía a enfrentar nuevamente al mundo con su reencontrada hermosura.

Curiosamente, en la posición que su halo había hallado, era también otra la luna que en el espejo se reflejaba: la eterna, la primordial, la de la noche… que iluminando con singular encanto parecía embelesarse contemplando en aquel otro esplendor su propia blancura.


3-UN EXTRAÑO SORTILEGIO

Así, en ese juego de sutiles reflejos, las dos lunas lograron sumirlo en extraño embrujo, cálido, placentero, atemporal, melancólico y envolvente.

En blando estado de somnolencia aquel hombre taciturno y solitario logró traspasar el marco de flores talladas perdiéndose entre los límites del tiempo, espacio y reflejos, y así transportado se halló con la absoluta certeza de estar y no ser visto en aquella lejana tierra de sus ancestros, en otros años, entre otras tristezas…

Desde un ángulo que no podía ser real, el hombre lograba ver ahora a otros hombres.

Uno, el más joven, era alto, no demasiado corpulento, con cierto parecido a él mismo que lo hizo intuir que se trataba de alguien de su sangre. No comprendió bien cuál fue el dato que lo corroboró, pero tuvo la certeza que se trataba de su propio abuelo, aquel que no alcanzó a conocer, ese que vino a estas tierras desde lejos, con su joven esposa y dos pequeños. Más tarde luego de haber cruzado el Atlántico, les nació otra hija, esa que muchos años después sería su propia madre y que sin haber conocido la tierra de sus ancestros siempre supo que la nostalgia hacia aquellos rincones habitaría en ella para siempre.

El otro de los hombres, mucho más viejo, apenas podía moverse. Postrado en un camastro, iluminado su rostro cansado por la tenue luz de una vela, sabía que estaba próximo a morir y con la convicción de quien no tiene más tiempo, le encomienda a su hijo el lugar preciso en donde quiere ser enterrado. Será bajo un viejo olivo, ese que su padre plantara, allá lejos, en otro siglo, cuando con sus propias manos sacó una a una las piedras de su pedazo de tierra y allí se decidió a vivir, a sembrar, a criar a sus hijos, a soñar…y también a morir. El hombre más joven sabe que no es mucho el tiempo que le resta. Le sostiene la mano con infinita tristeza. No sólo porque intuye que pronto su padre va a morir, sino porque también comprende que no estará allí para llevarle flores a su tumba cuando llegue la primavera. El hambre y la guerra lo apremian y pronto deberá partir intentando alcanzar un sueño. Un mundo nuevo lo espera y ese otro, el tan amado, quedará atrás para siempre. Sus tierras, sus padres, su historia, su vida, sus amigos, su lugar, sus costumbres…todo deberá dejar, llevando sólo una esperanza, su mujer, sus hijos y apenas algún recuerdo. Cuando el sol sale nuevamente en el horizonte espejado, el viejo ya ha cerrado para siempre sus ojos. El más joven, ahoga entre lágrimas su despedida.

Desde su privilegiado sitio de testigo sin tiempo, logrando sentir y comprender toda la angustia y el miedo de los otros como si fuera propio, el futuro nieto observa el pasado de su abuelo con la nitidez con la que se enmarca aquella lejana realidad dentro de la luna mágica del espejo.

Atado a dos polvorientas valijas, embalado entre cuatro maderas, el espejo tallado acompaña a los desterrados en su travesía, símbolo espejado de alguna vieja quimera, el espejo cruza poblados, ríos y océano para llegar después de meses hasta la que fuera la tierra prometida. En aquellos primeros años el espejo cuelga sobre un muro descascarado, lujo impensado entre las paredes de un pobre conventillo de aquella extraña ciudad arcana y cenicienta. En su reflejo se trasluce el esfuerzo, las angustias, las injusticias, los sueños, las promesas incumplidas. También se van mostrando los primeros logros, el trabajo pago, los primeros ahorros, la certeza de lo que es posible. Espejados en la luna de reflejos los hijos van creciendo, las canas ennoblecen, los sueños se concretan, las paredes ya son propias, el horizonte se va ensanchando. Mudanza tras mudanza el espejo acompaña y atesora cada una de los momentos de las vidas sufridas y soñadas de aquella gente… y los hijos ya no son inmigrantes, son ahora hombres y mujeres arraigados en aquellas tierras. Se establecen, crecen, ganan y pierden, son parte viva en los sueños, de los que están, de los que se han quedado y de los que están por nacer.

El tiempo se desliza sin su acostumbrado ritmo dentro del espejo y los años se trastocan y se vuelven instantes y la historia de la sangre se muestra breve, auténtica, vigorosa…y el hombre se presiente ya fuera de aquel áureo mundo intemporal de reflejos contenidos y se emociona, se conduele, se nutre, se instruye en el pasado vivo de su historia esa que por mucho tiempo, por menosprecio, desapego, negligencia, egoísmo, impiedad o ignorancia, olvidó y enterró en algún sustrato nimio de su persona, dejando a un lado y reemplazando lo importante por lo urgente.

En un rincón anónimo y gris habían quedado los nombres, las historias, las palabras, los sueños, los compromisos, las miradas, el esfuerzo, las angustias, las hazañas, las alegrías de aquellos hombres y mujeres que habían luchado por él y su propia historia…y gracias a aquella magia atrapada y ahora liberada del espejo, sus recuerdos salían a la luz, para infundirle orgullo, ganas, nuevos rumbos, esperanzas…Un pasado y un porvenir.

Sumergido aún por el encanto de las dos lunas el hombre contempla el fulgor redescubierto de la noche, que se abre ante él como una gran promesa, un infinito horizonte que le propone que lo recorra, lo perciba, lo disfrute minuto a minuto, porque la memoria de los que fueron y ya no están, lo amerita…y el futuro de los que aún no son, si hacemos lo posible…sin dudas, lo llegará a merecer.

SÚMATE

Archivo del blog

RANKING DE ESTE BLOG SEGÚN WIKIO

Wikio – Top Blogs

BLOG REGISTRADO

IBSN: Internet Blog Serial Number 1-958-000-000